18 sep 2020

Ir a contenido

ERC y PNV reclaman más peso autonómico en sus enmiendas a los textos de la Reconstrucción

Los republicanos catalanes y Más País piden mayor justicia fiscal e incluir el impuesto a la riqueza

El PP insiste en condicionar las ayudas europeas y se abre a reformar el sistema de residencias sin perjuicio de las privadas

Miguel Ángel Rodríguez

Los diputados de ERC Gabriel Rufián y Marta Rosique pasan junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante el pleno de este jueves en el Congreso.

Los diputados de ERC Gabriel Rufián y Marta Rosique pasan junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante el pleno de este jueves en el Congreso. / EFE / CHEMA MOYA

A la Comisión de Reconstrucción del Congreso le queda por delante una semana dura tras todas las enmiendas que los diferentes grupos parlamentarios han registrado para realizar cambios en el borrador de conclusiones de PSOE y Unidas Podemos que fue aprobado la semana pasada. El próximo miércoles, los cuatro grupos de trabajo -SanidadEconomíaAsuntos Sociales y Unión Europea- debatirán los cambios propuestos. Entre otros, las peticiones del PNV y de ERC para que el texto recoja un mayor peso de las comunidades autónomas en la Reconstrucción. 

De las más de 200 enmiendas que han presentado los nacionalistas vascos a los cuatro borradores de trabajo, la gran mayoría hacen referencia a la necesidad de respetar el marco competencias vigente. En el documento registrado apuntan a la necesidad de eliminar "un gran número de propuestas" de los grupos de trabajo de Salud y de Políticas Sociales y Sistemas de Cuidados por que suponen una "injerencia" en las políticas que están en mano de las autonomías y, apuntan que las propuestas de carácter normativo que se aprueben "deberán limitarse exclusivamente al ámbito competencial del Estado". 

Una posición similar es la de los republicanos catalanes que han enmendado varios de los puntos redactados por socialistas y morados para incluir la colaboración de las comunidades autónomas a la hora de implantar y diseñar planes que permitan salir de la crisis económica, social y sanitaria provocada por el coronavirus. 

Disputa fiscal

Los de Oriol Junqueras, en este caso coincidiendo con Más País, también intentarán incluir en los documento el impuesto a las grandes fortunas que PSOE UP dejaron fuera para tratar de acercar al PP a su propuesta. No obstante, ERC plantea crear un nuevo tributo mientras que los de Íñigo Errejón apuestan por modificar el Impuesto de Patriminio para grabar a los que más tengan. 

Estas propuestas son las que más podrían chocar con los conservadores. No en vano, Unidas Podemos cedió la semana pasada y no incluyó su idea de reformar el sistema fiscal, permitiendo la elaboración de un documento bastante vago que pudiera encontrar el mayor número de avales. En este sentido, los de Pablo Casado han registrado este miércoles su intención de introducir varias enmiendas para que el Gobierno se comprometa con la sostenibilidad de las cuentas públicas, con el libre mercado y que, además, baje los impuestos

Además, Casado insiste en condicionar las ayudas que provengan de Europa. El documento de los populares especifica que los países que reciban dinero de la Unión deberán comprometerse a "adoptar las medidas necesarias para garantizar la sostenibilidad de sus cuentas públicas y la eficacia en la ejecución de fondos". A este respecto, insisten en "impulsar una mayor disciplina presupuestaria a nivel europeo y animar a perseverar en el superávit de las balanzas de pagos de los Estados Miembros para evitar el uso masivo de la emisión de nueva deuda pública con ratios superiores a los PIBs nacionales".

Las residencias

En el grupo de trabajo de Políticas Sociales y Sistemas de Cuidado, donde se prevé complejo el acuerdo entre PP y PSOE, los conservadores han admitido la necesidad de mejorar el funcionamiento y la calidad del sistema asistencial de las residencias de mayores, como plantearon socialistas y morados en su borrados, aunque puntualizan que no se debe penalizar a las instituciones privadas

Así, en una de las enmiendas defienden la necesidad de "potenciar la colaboración público-privada para dar respuesta a las crecientes necesidades de plazas en centros especializados ligadas al envejecimiento progresivo de la población y a la creciente prevalencia de las enfermedades crónicas" y sostienen que hay que "procurar mejoras en el funcionamiento y la calidad asistencial de los servicios de atención social (residencia de mayores, servicios de ayuda a domicilio, etc.) e impulsar la libertad de elección de los ciudadanos en estos servicios".