07 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA AL EXPRESIDENTE DEL GOBIERNO

José Luis Rodríguez Zapatero: "Es probable que la sentencia del Estatut pudiera haber sido más desfavorable"

"Me hubiera gustado que el magistrado Manuel Aragón entendiera España de otra manera, eso no es fácil en ambientes jurídicos"

"Cuando dije 'apoyaré el Estatut' pude haber añadido 'y quitaré todo lo que sea inconstitucional', pero es evidente"

Fidel Masreal

10 años de la sentencia del Estatut. Entrevista con José Luis Rodríguez Zapatero. / ZML

Cuando se emitió la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut, usted se mostró "tranquilo y contento" porque el fallo mantenía más del 90% del Estatut. "Es una sentencia para la tranquilidad", añadió. ¿Mantiene esa valoración?

Dije alguna cosa más. La sentencia, en las cosas reconvenidas de aspectos identitarios, no me había producido satisfacción. Mejor que no se hubiera producido, obviamente. Habíamos vivido un proceso de negociación, de acuerdo, el pueblo de Catalunya había votado, disponíamos de un horizonte razonable para una nueva etapa de convivencia entre Catalunya y el conjunto de España. Desde mi disconformidad con la sentencia, y le puedo asegurar que pasé días difíciles cuando se produjo, siempre llamé a respetarla, a decir que no era tan grave, anticipándome a la reacción. Intenté suavizar el escenario. Debo decir que nunca pensé que la reacción iba a acabar en el llamado 'procés', que ha sido un viaje a ninguna parte.

"Desde mi disconformidad con la sentencia, pasé dias difíciles; nunca pensé que la reaccion iba a acabar en el 'procés' que ha sido un viaje a ninguna parte""

¿Qué opina de quienes dicen que usted no hizo lo suficiente para que el Estatut rebajado que pactó con el entonces líder de CiU, Artur Mas, no fuera cercenado por el TC?

-No sé qué más podíamos hacer. Como presidente, respeté la tarea y la función de los tribunales y del Constitucional. Pero todo el mundo sabe que hubiera deseado con toda mi fuerza que la sentencia hubiera sido plenamente de conformidad de todo el Estatut con la Constitución. Supuso un jarro de agua fría, sobre todo en aspectos esenciales, pero no debería haber llevado al calentamiento que llevó.

El magistrado Manuel Aragón, designado por el Gobierno, se supone que con supuesto talante progresista, tuvo una actitud crítica con el Estatut y se decantó a posiciones conservadoras. ¿Hace autocrítica?

Manuel Aragón era un discípulo principal de Francisco Rubio Llorente, con una trayectoria. Luego adoptó las posiciones que adoptó. Es así el proceso democrático. Me hubiera gustado que tomara otras posiciones, que entendiera de otra manera el Estatut, que entendiera de otra manera España, que entendiera con más profundidad nuestra diversidad. Eso, a veces, no es fácil en determinados ambientes jurídicos institucionales.

¿Pudo haber sido una sentencia más desfavorable al Estatut?

Es probable, es probable, porque era un Estatut de gran enjundia jurídica. Ya hubo una tarea de negociación y construcción jurídica en el Parlamento muy ardua, en la que jugaron un gran papel Miquel Iceta, Francisco Caamaño y Alfredo Pérez Rubalcaba, y en la que se llegaron a equilibrios con una arquitectura jurídica que exigía una revisión a fondo. 

Ernest Maragall, actual concejal de ERC y exdirigente del PSC, ha calificado su pacto con Artur Mas para rebajar el Estatut como una nueva "alianza entre élites" enmarcada en un proceso de sustitución de su hermano, el 'president' Pasqual Maragall.

Me parece fuera de foco. No sé qué elites... si se refiere al presidente del Gobierno, que entonces era yo, ya parte de un error de base elemental. Fue una negociación política pura. No se excluyó a Pasqual Maragall en absoluto. Fue el gran impulsor del nuevo Estatut. Estuve en varias ocasiones con él negociando y dialogando. Pero sucedía un hecho que no era disponible. A ver si entendemos que la política tiene un marco de contingencia y de disponibilidad. Para sacar adelante el Estatut en el Parlament, necesitábamos el voto de CiU. Eso me costó que a ERC no le gustase mucho, se enfadara. Les llamé, estaban compungidos.

¿Fue un error decir, en un mítin con Pasqual Maragall en el 2003, aquello de que apoyaría la reforma del Estatut que aprobara el Parlament?

En aquel momento, el debate era si el candidato a presidente del Gobierno apoyaría un nuevo Estatut o no. Si estábamos dispuestos a encarara el proceso de un nuevo Estaut.

José Luis Rodríguez Zapatero /EFE / Sebastião Moreira

Podría haber cambiado el verbo apoyar por negociar...

Hombre, podría haber añadido: 'y quitaré todo lo que sea inconstitucional', pero 'il va de soi' [se presupone] porque en efecto, no iba a apoyar algo que fuera inconstitucional. Y en el proceso de tramitación parlamentaria se modificaron algunas cosas, y algunas de ellas eran abierta e inequívocamente no respetuosas con la Constitución. Llegamos hasta donde pudimos, quien hizo que se limitara el Estatut fue el Tribunal Constitucional. Es una completa tergiversación del proceso invocar esa frase.

Usted propone ahora recuperar el Estatut del 2006, pero en Catalunya y España nadie parece pretenderlo...

No hablo tanto de recuperar en sentido literal, pero sí de una relectura del Estatut. Eso va a pasar. Cuando la mesa de diálogo se ponga a funcionar, superada la crisis, se va a coger el Estatut, la sentencia, las leyes, los conflictos que hay en el Constitucional... Imagino, en el ideal, un acuerdo político que incluya temas del Estatut, nuevas leyes orgánicas, nuevos compromisos políticos, nuevo modelo de financiación.

¿Un acuerdo sometido posteriormente a consulta refrendaria en Catalunya?

Podría ser un buen cierre, pero a lo mejor no es lo que las partes quieren.

"Imagino un acuerdo que incluya Estatut, leyes orgánicas, financiación...someterlo a consulta podría ser un buen cierre. Esa consulta no podría incluir la independencia"

¿Esa consulta podría incluir una opción A o B que fuera la independencia?

En mi opinión, no. Por razones obviamente constitucionales y de conveniencia. Un referéndum divisorio es una mala herramienta, es un fracaso político.

No parece hoy que reabrir otro proceso parecido tuviera consenso, en especial a la vista de la posición del PP...

Habrá que hacer un esfuerzo para que el PP esté en otra actitud. Esperemos que el Gobierno, el PSOE, en la lectura de lo que pasó en el Estatut del 2006, haga el mayor esfuerzo -y esa es la parte de autocrítica que me hago- para incorporar al PP. ¿Qué más podría haber hecho para incorporar a Mariano Rajoy? Y que el PP haga autocrítica de qué le sirvió aquello.