28 oct 2020

Ir a contenido

El mundo posconvergente

Las (des)conexiones del PDECat | Gráfico

RICARD GRÀCIA / FIDEL MASREAL

Las (des)conexiones del PDECat | Gráfico

Con unas probables elecciones en otoño, el espacio posconvergente vive momentos cada vez más convulsos, larvados desde la candidatura de Junts per Catalunya del 2017, entre las distintas sensibilidades, egos e intereses que lo componen y que corren en riesgo de resquebrajar este espacio, antaño hegemónico. En juego está el control de un movimiento político que un día lideró un solo hombre, Jordi Pujol, y que hoy es un reino de taifas. Así se demuestra cuando se pregunta a unos y otros donde se situan en el eje izquierda-derecha y si creen necesario volver a la vía unilateral.

El PNC, última escisión nacionalista

La exlíder del PDECat y exdirigente de CDC Marta Pascal ha sido elegida este sábado con un 91% de los apoyos de la militancia secretaria general del nuevo Partit Nacionalista de Catalunya (PNC), en un congreso constituyente telemático. Pascal participó en los debates del conocido como grupo de Poblet, impulsor del PNC, y hace unas semanas se dio de baja del PDECat, del que fue su primera coordinadora y que dimitió por su oposición a la estrategia de Carles Puigdemont.

LOS PRECEDENTES EN DIVISIONES DE CONVERGÈNCIA

Previamente, surgieron pequeñas escisiones. Antoni Fernández Teixidó, que ha pasado por diversos partidos y espacios ideológicos desde la izquerda a la derecha en su larga trayectoria política, fundó Lliures para defender un catalanismo liberal no independentista. Lliures llegó a pactar con Manuel Valls. Por su parte, el 'exconseller' del Govern y exgerente de Convergència, Germà Gordó, investigado por el 3%, fundó Convergents, un pequeño reducto de defensores de las esencias del partido, sin renunciar a la independencia. Y de la extinta Unió -abandonada por Duran Lleida con una deuda millonaria- nació Units per Avançar, liderado por el también exconseller Ramon Espadaler, que pronto acabó asociado al PSC a cambio de una cuota en las listas electorales. Ahora Albert Batlle, exsocialista, se postula para liderar el catalanismo no unilateralista.