DOS AÑOS MÁS

Elisenda Paluzie, reelegida presidenta de la ANC con el 85% de los votos

El ingeniero David Fernàndez, cercano a Canadell, ocupará la vicepresidencia de la entidad

Llama a prepararse para "un escenario de resistencia no violenta" para defender otra DUI

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

Elisenda Paluzie fue reelegida este sábado presidenta de la ANC con el 85,1% de los votos de la dirección y se impuso al intento del presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Joan Canadell, de hacerle frente aupando públicamente a una candidata alternativa, Montse Soler.

Paluzie fue la más votada por los socios con 6.078 votos, y contó este sábado con 63 de los 77 miembros del secretariado nacional para continuar dos años más al frente de la entidad independentista. Soler tan solo cosechó 10 votos (13,5 %), y uno en blanco (1,4 %).

El ingeniero y vicepresidente del Cercle Català de Negocis, David Fernàndez, al que varias fuentes sitúan en el sector afín a  Canadell, ocupará la vicepresidencia gracias al 68,9% de los votos a su favor.

El infructuoso intento de Canadell deja a la ANC dañada por el choque interno que se ha vivido estas semanas pero refuerza a la presidenta, que considera el apoyo de los socios y de la dirección como un aval su trayectoria como líder pese a las críticas de los que la acusan de actuar con tibieza y de no enfrentarse a los partidos independentistas.

Los retos

Paluzie tiene por delante el reto de resituar a la ANC para recuperar una influencia política aminorada desde el otoño del 2017, después de ver cómo el Govern desoye sus apuestas y de constatar la marcha de simpatizantes de ERC con el consiguiente el giro hacia postulados cercanos a JxCat y la Crida Nacional per la República. Paluzie deberá hacer equilibrios si quiere recuperar la transversalidad de la entidad y apaciguar la tensión entre los partidarios del independentismo pragmático y los que apuestan por una confrontación directa con el Estado. 

Te puede interesar

Todo esto con la reanudación de la mesa de diálogo entre gobiernos –y ante la que la ANC se muestra "muy escéptica"–, con una Diada cuanto menos insólita por el formato híbrido al que obliga el covid-19 y con una posible inhabilitación definitiva del ‘president’ que determinará el calendario electoral. 

Sobre la mesa, Paluzie tiene una hoja de ruta aprobada por la entidad en marzo que se aferra a la unilateralidad como la "única vía" para lograr la independencia y según la que solo llamará al voto por aquellos partidos que la defiendan en sus programa electorales, al tiempo que "denunciará públicamente aquellos que, pese haber manifestando su compromiso, la incumplan". Pero no solo eso. Si el independentismo supera el 50% de los votos, exigirá una nueva DUI, pese a que ni JxCat, ni ERC ni la CUP se avienen a repetir por ahora otro regate a la legalidad. "Hay que terminar lo que empezamos el 1-O", dijo ayer Paluzie, y llamó a prepararse para "un escenario de resistencia no violenta para defender la DUI".