27 sep 2020

Ir a contenido

NUEVO PARTIDO

El nuevo PNC se lanza a la arena política enfrentándose al Govern y al unilateralismo

Abogan por blindar las competencias y diseñar un concierto econonómico

El partido escogerá una dirección operativa cara a las elecciones catalanas

Fidel Masreal

Carles Campuzano y Marta Pascal.

Carles Campuzano y Marta Pascal. / JOAN MATEU PARRA

El próximo día 27 será el de la puesta de largo del Partit Nacionalista Catalana (PNC), la formación nacida del ámbito de reflexión del llamado grupo de Poblet, formado por exdirigentes de Convergència y dele PDECat así como algún exsocialista y profesionales liberales para plantear una alternativa moderada y no unilateralista al independentismo del 'expresident' Carles Puigdemont, y con un posición centrista al margen de ERC.

Según fuentes del partido, la jornada del día 27 servirá para poner en marcha una estructura directiva y un manifiesto, que se basa en proponer el derecho a la independencia sin superar el marco legal, plantear un espacio ideológico moderado sociovergente e intentando atraer al centrismo catalanista.

El manifiesto defiende la vía escocesa hacia la independencia (un referéndum pactado con el Estado) y carga contra la vía radical y contra la inacción del Govern de JxCat y ERC en cuanto a la gestión diaria, tratando de situarse en un espacio de votantes del PDECat desencantados con la vía radical, y también dirigentes no procedentes de ningún partido que puedan sentirse atraídos por un discurso de gestión. Se trata, afirman, de un proyecto a largo plazo consciente de que inicialmente tendrá un espacio electoral reducido.

Respecto a otras iniciativas catalanista surgidas de la antigua CiU, como Units per Avançar, surgido de Unió Democràtica, el PNC ha iniciado conversaciones con este espacio, pero con la intención de ser los que se conviertan en el paraguas político de estos grupos, sin renunciar a cuestiones básicas del nacionalismo catalán como la inmersión lingüística.

En todo caso, las negociaciones no están encarriladas y la voluntad del PNC es la de no ir a fórmulas de coalición sino constituirse como referente, y en todo caso formar una lista con aportaciones personales de políticos procedentes de Units. Se trata, insisten en el PNC, de mirar al futuro en lugar del pasado.

La acción del PNC está encaminada a presentarse a las próximas elecciones. Del próximo día 27 saldrá una dirección política, en la que se está perfilando qué encaje tienen figuras como Carles Campuzano, Jordi Xuclà, Marta Pascal y Lluís Recoder, exdirigentes de CDC. En cualquier caso, el secretario o secretaria general no será necesariamente el candidato dado que el PNC apuesta por un modelo cercano al del PNV, es decir, de separación entre el líder orgánico del partido y el candidato a las instituciones.

Las medidas

El documento de medidas para reactivar Catalunya, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, apunta que la independencia es un objetivo legítimo que tiene que estar dentro de la legalidad, "por lo que la vía unilateral no tiene cabida". "La independencia solo puede ser viable con fórmulas negociadas", apostillan, y hurgan en que la vía unilateral agrava la polarización: "Solo un referéndum acordado puede ser el instrumento adecuado para conocer la opinión de la ciudadanía", añaden.

En cuanto al ‘procés’, señalan que primado el "tacticismo" y la "excesiva improvisación" dejando un deterioramiento de las instituciones. También dicen que el Gobierno reaccionó de forma "grave y anómala" el 1-O y que judicializó un problema de naturaleza política con penas de prisión "desproporcionadas". Piden que se recuperen las previsiones del Estatut declaradas inconstitucionales y blindar las competencias, además de una fórmula parecida al concierto económico

En cuanto a otras medidas, apuestan por el reequilibrio territorial, la meritocracia y el ascensor social, la conversión de pymes en grandes empresas; y la promoción de fusiones entre empresas para tener más competitividad, además de medidas de apoyo al sector turístico y ayudas para la inversión.

En materia fiscal, abogan por reducir el IRPF y aumentar los impuestos por ineficiencia energética, revisar el impuesto de sucesiones y reclamar el fin del dumping fiscal. Sobre medidas sociales, consta mejorar la financiación de los servicios sociales, garantizar rentas mínimas vitales, incentivar la contratación, aumentar la inversión pública para alquiler y rehabilitación de la vivienda, colaboración público-privada en sanidad y recuperar la parte recortada a los trabajadores sanitarios. Reclaman también aumentar la inversión en las escuelas y modificar las pensiones siguiendo el plan danés.

Sobre el asunto de la inmigración llaman a "huir de la demagogia" y abordarlo desde una perspectiva europea, repartiendo cuotas regionales, y por una política de regulación de permisos de residencia y trabajo concretos, vincular la inmigración a la capacidad de talento y dar solución a los menores no tutelados.