PRESUNTAS IRREGULARIDADES

La CUP emplaza a Borràs a dejar el escaño como gesto "ejemplar"

La líder posconvergente en el Congreso lo descarta y asegura que "para tener un juicio justo hay que votar 'no'"

El Parlament citará al actual director del Institut de les Lletres Catalanes para dé su opinion sobre el informe de la Sindicatura

La candidata de la CUP al 10-N, Mireia Vehí.

La candidata de la CUP al 10-N, Mireia Vehí. / ACN / GERARD ARTIGAS

Se lee en minutos

La CUP ha planteado este viernes a la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, que abandone su escaño en la Cámara Baja para evitar que sea juzgada por el Tribunal Supremo por presuntas irregularidades en su etapa al frente del Institut de les Lletres Catalanes (ILC).

El Congreso deberá votar el suplicatorio que ha pedido el Tribunal Supremo para investigarla por los delitos de fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental y los posconvergentes presionan a los republicanos y a los anticapitalistas para que voten en contra de este trámite. Las tres fuerzas independentistas mantienen contactos para consensuar una maniobra conjunta, pero tanto ERC como la CUP subrayan que no puede omitirse que la Sindicatura de Cuentas acreditó indicios de corrupción al detectar varios contratos de la etapa de Borràs al frente de la ILC que incumplían la legalidad vigente sobre contratación pública. Concretamente, sostenía que "del análisis de los contratos menores del período 2016-2018 de un importe de 1,32 millones de euros se desprende que a siete adjudicatarios se les adjudicaron diversos contratos menores por importes acumulados superiores al máximo permitido para el contrato menor".

Los 'cupaires' han sorteado pronunciarse sobre el sentido de su voto y han lanzado una fórmula alternativa que evitaría que se llevase a cabo esta votación: que deje su escaño. De esta forma, dejaría de ser aforada y el caso volvería a manos de la justicia ordinaria y, por lo tanto, no sería juzgada en la sala segunda del Tribunal Supremo, presidida por el juez Manuel Marchena, encargado del juicio a la cúpula del 1-O. "Allí no tendrá un juicio justo y no queremos contribuir a la persecución política del independentismo pero tampoco podemos tolerar que haya sombras de mala praxis en términos de corrupción, que en Catalunya la corrupción ha hecho mucho daño", ha expuesto la diputada en el Congreso, Mireia Vehí

"Acto de generosidad"

Sin embargo, los votos de los independentistas no son decisivos y el suplicatorio saldrá adelante. La CUP ha defendido esta opción de dar un paso al lado como un "acto de generosidad con el independentismo": "Nuestra posición es que deje el escaño, que se garantice un juicio con garantías y derecho a la defensa, y que haga un acto de generosidad hacia el independentismo y sea ejemplar, que es lo que tienen que hacer los cargos electos", ha apostillado Vehí.

En esta dirección, ha emplazado a ERC a posicionarse con aquellos que pretenden evitar que "el independentismo siga enmarañado de sombras de corrupción" y ha pedido a Borràs "un ejercicio de ejemplaridad". "El independentismo no se puede permitir ni contribuir ni a más persecución política ni contribuir a que haya sombras de corrupción", ha remachado.

Horas antes, en una entrevista en Catalunya Ràdio, la líder posconvergente en el Congreso ha revelado la propuesta 'cupaire' y ha sostenido que, de abandonar su escaño, se estaría trasladando "a las cloacas del Estado" este mensaje: "Continuad haciéndolo porque es efectivo, porque cuando apuntáis a una persona y le construís casos con informes falsos de la Guardia Civil, el efecto es que esta persona se aparta". Borràs ha vuelto a pedir a ERC y la CUP que voten en contra del trámite parlamentario: "Para tener un juicio justo hay que votar 'no'", ha zanjado.

Borràs compareció ayer ante la Comisión del Estatuto del Diputado del Congreso para presentar sus alegaciones ante el suplicatorio y negó ser culpable de los delitos que se le atribuyen, al tiempo que denunció ser víctima de "persecución política" como independentista, con informes de la Guardia Civil "inventados".

Comparecencia

Te puede interesar

Por otra parte, el Parlament citará al actual director de la ILC, Oriol Ponsatí, para que explique su posición en relación con el informe de la Sindicatura de Cuentas según el cual esta entidad fraccionó contratos cuando la dirigía Borràs. La comparecencia de Ponsatí se ha aprobado por unanimidad en el marco de la comisión parlamentaria que sigue la actividad del órgano fiscalizador externo de la gestión económica del sector público de Catalunya.

Antes de votar a favor de la comparecencia de Ponsatí, la diputada de JxCat Elena Fort ha defendido la conveniencia de que el actual director de la ILC dé las explicaciones oportunas sobre el caso, como en su opinión ya ha hecho Borràs. El resto de grupos han rehusado explicar su voto antes de emitirlo.