26 sep 2020

Ir a contenido

GRABACIÓN EN ETB

Montero, el 9-M: "La bajada de asistentes al 8-M se debió al coronavirus, pero no lo voy a decir"

La ministra admite en un vídeo, sin saber que iba a ser difundido, que las "medidas drásticas" de otros países tenían efecto "limitado" contra la covid

PP y Ciudadanos piden que la titular de Igualdad dé explicaciones ante el Congreso

El Periódico / Agencias

La ministra de Igualdad, Irene Montero (segunda por la izquierda), y la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell (segunda por la derecha), en la manifestación del Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo en Madrid.

La ministra de Igualdad, Irene Montero (segunda por la izquierda), y la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell (segunda por la derecha), en la manifestación del Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo en Madrid. / EFE / BALLESTEROS

La ministra de Igualdad, Irene Montero, reconoció el pasado 9 de marzo, un día después de la celebración de las manifestaciones por el Día de la Mujer, que la "bajada de" asistentes a las concentraciones se debió a la presencia del coronavirus.

"O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir. Pues porque, tía, quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación, muy basada en los datos médicos", aseguraba Montero en una grabación previa a una entrevista con ETB, que desvela este lunes 'Abc', y en la que el tono de la conversación entre la política y la periodista que la entrevista evidencia que la titular de Igualdad, en ese momento, desconocía que estaba siendo grabada o que esa charla previa se iba a difundir.

En el vídeo puede verse a la titular de Igualdad conversando con la periodista, que le pregunta sobre las manifestaciones del 8 de marzo. "Como siempre, priorizar la salud pública, no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico generalizado que ya hay", apunta Montero, que reconoce que "la capacidad de control" del virus de otros países europeos que estaban tomando medidas "superdrásticas "era "muy limitada".

"En verdad creo que sí. La cosa es si tienes síntomas no te muevas mucho (...) Es que esto es ya cierre del Ministerio. Porque la gente todo el rato: '¡Un beso ministra!' '¡Bueno dicen del coronavirus pero da igual, muac muac!' Y con la niña: 'Hola, bonita, como estás'... Y es como, la mano no justo la mano no", contaba.

Capote gubernamental

La oposición, tras difundirse este vídeo, ha cargado contra la ministra de Unida Podemos, mientras que algunos de sus compañeros de gabinete, como el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, han salido a subrayar que el Gobierno desconocía la dimensión "exacta" de la covid-19 en España por aquellas fechas. Cabe destacar que hay una instrucción abierta en un juzgado de Madrid precisamente para concluir si el Ejecutivo cometió o no una imprudencia al pemitir las manifestaciones feministas.

Y que, además, ha sido uno de los asuntos más polémicos de la semana pasada por haberse conocido un polémico informe policial sobre este asunto, entregado a la jueza que lleva el citado caso de las manifestaciones,  ligado, según una buena parte de la Benemérita, con el cese del Coronel de la Guardia Civil Diego López de los Cobos y la crisis que eso ha provocado entre el ministerio de Interior y la institución armada.

"En aquel momento lo que no sabíamos exactamente era la dimensión del problema [...]. Pensábamos además que todos los casos de contagios (identificados en España) venían de fuera, no había constancia de que hubiera transmisión intracomunitaria", ha afirmado el titular de Transportes y dirigente socialista, quien ha querido subrayar que "nadie", y tampoco la ministra Montero, a su entender, "tenía un conocimiento exacto de cómo estaba la situación y cómo iba a comportarse la propagación del virus".

PP y Cs piden explicaciones 

Tanto PP como Ciudadanos han reclamado que la ministra acuda al Congreso a dar explicaciones. Desde Génova 13, la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, y la vicepresidenta del Congreso, Ana Pastor, han subrayado que Montero conocía el "riesgo" de las manifestaciones del 8-M para la expansión del coronavirus.   

En concreto, el partido ha registrado la petición de comparecencia de Montero en la correspondiente Comisión del Congreso para que informe "sobre el conocimiento que la ministra tenía del riesgo de contagio del Covid-19 en la manifestación del 8 de marzo".

De igual modo, el grupo parlamentario de Ciudadanos ha pedido la comparecencia en el Congreso.

Sobre Montero ha hablado también este lunes el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha opinado que sus afirmaciones demuestran que la ministra se comportó "con una gran negligencia".

ETB asegura que no filtró la conversación 

La televisión pública vasca ha asegurado que no es responsable de la filtración de la conversación informal con la ministra Montero, y ha manifestado que se "reserva" la posibilidad de plantear acciones judiciales por esta polémica.

ETB afirma en un comunicado que es "ajena" a "la interesada filtración y la difusión hoy, 1 de junio" del vídeo y que lamenta "el daño reputacional que la difusión de esa conversación haya podido causar al Ministerio de Igualdad y a Irene Montero como ministra de Igualdad".

La televisión vasca precisa que la conversación "distendida" y la entrevista posterior "se recibieron en directo en ETB y en otra televisión autonómica, pasando por el circuito de enlaces de la FORTA, tal y como ocurre en muchos directos que ETB realiza en directo desde Madrid".

Tras el informe de la Guardia Civil

Las palabras de la ministra salen a la luz una semana después de que se publicase el informe realizado por la Guardia Civil por encargo de la juez Carmen Rodríguez-Medel en el marco de la investigación contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por la autorización de la marcha del 8-M.

El mismo concluye que a partir del pasado 5 de marzo "no se debería haber realizado ninguna manifestación/concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del covid-19".

En el documento, de 83 páginas, también se afirma que a partir de la mencionada fecha tampoco se deberían haber celebrado unas y cancelado otras, "como al final terminó ocurriendo", en referencia a la convocatoria de la marcha por el Día de la Mujer en Madrid mientras se suspendía un congreso evangélico en la ciudad.

El Gobierno cifró en 600.979 los asistentes a las diferentes manifestaciones que se celebraron el 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer en todo el país, a excepción de Cataluña, que no facilitó al Ejecutivo datos sobre esta materia.