15 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Sánchez anuncia una última prórroga de la alarma con "gobernanza plena" para las autonomías

El Gobierno amarra la votación del miércoles con la abstención de ERC y el 'sí' del PNV

El jefe del Ejecutivo se compromete a reactivar la mesa de diálogo con Catalunya en julio

Miguel Ángel Rodríguez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este domingo que va a pedir al Congreso la última y definitiva prórroga del estado de alarma, de 15 días, que será muy distinto y mucho más liviano pero necesario para culminar el proceso de desescalada en la crisis del coronavirus / EFE VÍDEO

La "última y definitiva" prórroga del estado de alarma durará hasta el 21 de junioPedro Sánchez acudirá el próximo miércoles al Congreso de los Diputados para solicitar 15 días más de esta medida excepcional que, espera, sirva para "acabar de forma definitiva con esta emergencia sanitaria" y alcanzar lo que el llama "nueva normalidad". Entonces,  ya no habrá restricciones de movilidad y estarán permitidos los desplazamientos en todo el país. Además, como novedad, en esta nueva extensión las comunidades autónomas recuperarán su capacidad de decisión cuando alcancen la fase 3 del plan de desescalada. Un gesto que le sirvió al jefe del Ejecutivo para amarrar, el pasado sábado, la abstención de ERC y el ‘sí’ del PNV, garantizándose la mayoría simple en la Cámara baja para prorrogar la alarma.

"La máxima responsabilidad de la gestión se traslada a las comunidades autónomas que estén en la fase 3", sentenció Sánchez tras la duodécima videoconferencia que mantuvo con los presidentes  desde que comenzó la crisis del coronavirus. En este sentido, recalcó que, "a partir del día 8 de junio", más de la mitad del territorio español estará en esta etapa de la desescalada y, entonces, serán sus homólogos autonómicos quienes "gestionen los ritmos y modalidad de la vuelta a la normalidad". Con la única excepción de las restricciones al movimiento, que seguirán dependiendo del Gobierno.

Además, como venía recogido en el acuerdo firmado con los republicanos catalanes, Sánchez trasladó a los presidente autonómicos que serán ellos los que, una vez en la fase 3, decidirán la duración de esta y, por lo tanto, cuando pasan a la "nueva normalidad". "El Gobierno no pondrá objeción", se comprometió Sánchez tras señalar que esta etapa supone abandonar la "cogobernanza" de la que ha hecho bandera durante las pasadas semanas para llegar la "gobernanza plena" de las comunidades autónomas.

Acercamiento a Esquerra

Salvo sorpresa de última hora, Sánchez acudirá este miércoles al Congreso para aprobar la sexta prórroga de la alarma bastante más tranquilo que en el pasado. En las dos votaciones anteriores consiguió el visto bueno de la Cámara baja con un escaso margen de votos y tras unas intensas negociaciones 'in extremis' con Cs PNV. Esta vez, el jefe del Gobierno tiene asegurada la abstención de ERC que, en las dos últimas ocasiones, se negó a apoyar la ampliación de esta medida excepcional y votó 'no'. El cambio de parecer ha provocado una crisis con JxCat, su socio en el Govern, contrarios a secundar los planes de Moncloa.

Los de Oriol Junqueras aseveraron el pasado sábado que el pacto -fruto del diálogo entre Sánchez y el vicepresidente de la Generalitat y negociador de ERC, Pere Aragonès- se debe a que la alianza de PSOE Unidas Podemos "retornó a la vía de la negociación". A este respecto, aplaudieron la devolución de competencias en la fase 3 y señalaron que, "a pesar de no incluirse explícitamente en el acuerdo", existía un compromiso público por parte del Gobierno de reactivar la mesa de diálogo con Catalunya. Este domingo, el jefe del Ejecutivo ratificó esta intención y apuntó a julio como posible fecha para reunir de nuevo este organismo. que surgió tras las negociaciones de enero para sacar adelante la investidura del líder socialista.

Sánchez y Aragonés también acordaron que las autonomías participen en la gestión de los fondos europeos para la reconstrucción que se han comenzado a negociar estos días. Este domingo, el presidente del Gobierno quiso recalcar que, si las negociaciones avanzan por el buen camino, España podría recibir 140.000 millones de euros para reactivar la economía, con especial atención a los sectores más afectados por la crisis del covid-19, el turismo y la automoción, para los que ya se preparan planes de apoyo.

Exigencias territoriales

El trato con los nacionalistas vascos – cerrado por el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, y la vicepresidenta, Carmen Calvo- también pivotó sobre el retorno de la capacidad de decisión a las autonomías una vez alcanzada la fase 3. No obstante, el Gobierno ya acordó con el PNV, el pasado jueves, el traspaso a Euskadi y Navarra del ingreso mínimo vital, iniciativa que el Consejo de Ministros aprobó este viernes.

Estas conversaciones con nacionalistas y republicanos -Sánchez no descartó buscar también el 'sí' de Cs- le valieron al presidente del Gobierno los reproches del líder del PPPablo Casado le acusó este domingo, a través de Twitter, de convertir la votación de la alarma en un "mercado persa" para esconder su "nefasta gestión". Además, el presidente autonómico de AndalucíaJuanma Moreno, y sus homólogos en Castilla y León y CantabriaAlfonso Fernández Mañueco y Miguel Ángel Revilla, respectivamente, exigieron tener también competencias para gestionar el ingreso mínimo vital