10 jul 2020

Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

La reflexión de Campuzano sobre el futuro del 'procés' irrita al soberanismo radical

Dirigentes de JxCat critican severamente al exdiputado del PDECat y se recrudece la división interna

Integrantes de la posconvergencia aplauden la invitación del exparlamentario a repensar el discurso

Fidel Masreal

La reflexión de Campuzano sobre el futuro del 'procés' irrita al soberanismo radical

Que un independentista de toda la vida se atreva a plantear sobre como la pandemia invita a repensar al 'procés' es sinónimo de polémica en el seno del soberanismo. Así fue en el caso del artículo del exdiputado de Esquerra Joan Tardà, en EL PERIÓDICO. Así ha sido respecto al análisis de Carles Campuzano -veterano exdiputado y exdirigente de Convergència y después del PDECat- también en EL PERIÓDICO. Campuzano deja claro de entrada que el independentismo no renuncia a sus aspiraciones, ni han desaparecido las razones para la "desconexión", ni el Estado ha formulado una propuesta "integradora" a Catalunya. Es más, asegura que tras el covid-19 no habrá una época más "apacible" respecto al contencioso.

Pero Campuzano sí afirma, y con ello ha llegado la polémica, que "el país no puede continuar atrapado en la lógica de la confrontación estéril y retórica que nos agota y que nos hace imposible el progreso colectivo". Y añade: "aquellos sectores independentistas que mantienen posiciones intransigentes, puristas y extremas, que aspiran a mantener el conflicto enquistado, que necesitan de la confrontación continua con el Estado para mantener su rédito y que todavía especulan con la idea mágica que del hundimiento de España surgirá una Catalunya libre, vuelven a equivocarse". Estas afirmaciones han llevado a cargos de JxCat, en privado, a cargar contra el autor del texto y compararlo con el exlíder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.

España, la autodeterminación y el futuro del PDECat

Dejando al margen la galaxia Twitter, cabe citar el caso de un dirigente del independentismo radical, vinculado al Consell per la República, del 'expresident' Carles Puigdemont: "No ha entendido nada, el movimiento independentista va de abajo arriba y la crisis covid ha puesto de manifiesto la debilidad del sistema autonómico y el agotamiento del proyecto de España".

En el partido en el que todavía milita Campuzano, el PDECat, se ha guardado silencio oficialmente, pero algunos de sus dirigentes estan totalmente de acuerdo con las reflexiones del que fuera una de las cabezas visibles del partido en el Congreso.

Las críticas llegan a la descalificación, entre cargos de Junts per Catalunya (JxCat) consultados al respecto. La confrontación es evidente y se ha agudizado a medida que la pandemia ha generado tensiones sobre la manera de encararla desde el independentismo. El 'exconseller' y dirigent del Consell per la República, Toni Comín, en declaraciones a EL PERIÓDICO, reflexionaba hace escasos días sobre el papel de ERC en la política española: "la autodeterminación es igual o más necesaria todavía que antes de la crisis del coronavirus, queremos ser un estado tan independiente como el resto de estados europeos, no planteamos las independencias del siglo XIX sino las del siglo XXI que es salir de España para seguir siendo soco de España en el marco de la UE; la autodeterminación es igual o más necesaria todavía que antes de la crisis del coronavirus, queremos ser un estado tan independiente como el resto de estados europeos, no planteamos las independencias del siglo XIX sino las del siglo XXI que es salir de España para seguir siendo soco de España en el marco de la UE".

En cualquier caso, el artículo de Campuzano no puede leerse sin atender al contexto: la creación del Partit Nacionalista Català, impulsado por exmiembros destacados de la posconvergencia como respuesta moderada y pactista al independentismo más radicalizado que abandera Junts per Catalunya y el 'expresident' Puigdemont, responsable entre otras medidas de la purga de dirigentes no afines en el PDECat, como fue el caso de Campuzano el pasado año.