13 jul 2020

Ir a contenido

CONTROL EN EL CONGRESO

PP y Vox avivan el incendio que sufre Interior

La derecha pide a Marlaska que dimita por el cese de Pérez de los Cobos

El Gobierno, a través de la Abogacía del Estado, exige revocar la investigación judicial del 8-M

Juan Ruiz Sierra Pilar Santos

Tensión en la sesión de control por el cese de Pérez de los Cobos. En la foto, el ministro Fernando Grande-Marlaska. / EUROPA PRESS / EDUARDO PARRA / VÍDEO: EUROPA PRESS

La oposición de derechas salió este miércoles en tromba contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la crisis en el seno de la Guardia Civil. La destitución del jefe de la Comandancia de Madrid, Diego Pérez de los Cobos, por el informe aportado a la investigación judicial sobre las manifestaciones del 8-M en la capital y los contagios de covid-19 copó buena parte de la sesión de control. 

Tanto el PP como Vox exigieron la salida del ministro. Pero la tensión lejos de bajar va subiendo. este miércoles, con horas de diferencia, se conocieron dos informaciones nuevas: primero, al mediodía se supo que la abogacía del Estado, que representa al Gobierno central, pidió la revocación de la investigación penal del 8-M acusando a la jueza Carmen Rodríguez-Medel de convertir la instrucción "en una causa general acerca de la gestión de la crisis sanitaria"; y, a última hora de la tarde, Marlaska informó de que relevaba al número tres de la Guardia Civil, un relevo pactado previamente y ajeno a esta crisis, pero que acrecenta la sensación de ruido. El general de división Félix Blázquez González sustituirá al teniente general Fernando Santafé

La fuga del Roldán

La mañana empezó en el Congreso con todos los focos apuntando a Marlaska. Primero, en su intercambio con Pedro Sánchez, Pablo Casado pidió la marcha de Marlaska ("sobra", afirmó) y acusó al Ejecutivo de "sabotear la independencia judicial" y "amordazar" a los españoles. "Desde [Luis] Roldán nadie había manchado así a la Guardia Civil", señaló el líder del PP, recordando al director general del instituto armado que se fugó en 1993.

El presidente contestó con una constante en sus debates con el jefe de la oposición: identificarlo con la ultraderecha. "Si usted habla como Vox, actúa como Vox y vota como Vox, si no es lo mismo, empieza a parecer lo mismo que Vox. Y eso es un problema para la democracia española", espetó Sánchez.

Después, el enfrentamiento subió varios grados, con el número dos de los conservadores, Teodoro García-Egea, acusando al Gobierno de "fulminar a todo el que le molesta" y recordando un precedente ocurrido hace más de un siglo, cuando el fundador de la Guardia Civil, Francisco Javier Girón, duque de Ahumada, "se negó a cumplir un orden del general Ramón Narváez", cuando este era presidente del Gobierno. El vicepresidente segundo y  líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, le pidió que aclarara si estaba llamando a la "insubordinación" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Fuentes del PP apuntaron más tarde que en ningún caso ese era el mensaje que quería trasladar su número dos. 

La querella

Y por último, el propio Marlaska tuvo que contestar a siete preguntas sobre la crisis en el instituto armado, acrecentada con la dimisión de su director operativo, Laurentino Ceña, el martes. Ese día, Marlaska redujo el incidente a un "proceso natural" de "cambios de equipos" y anunció un aumento del sueldo de la Benemérita y la Policía Nacional. Un intento de frenar el malestar en el instituto armado, según PP y Vox. Varios diputados populares insistieron en la necesidad de que el ministro se marche, acusándole de "robar la democracia", no respetar la división de poderes y "traicionar a la Guardia Civil". Desde Vox, la portavoz adjunta, Macarena Olona, anunció que su partido se querellará contra el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, y la directora general del instituto armado, María Gámez. "Usted, o sus subordinados, van a caer", auguró en su turno de palabra mirando a Marlaska. 

Algo más cauto que el día anterior, cuando había pedido la dimisión en un mensaje en Twitter, el portavoz de Cs, Edmundo Bal, se centró en la subida salarial recién aprobada. "¿Cree usted que la Guardia Civil es tonta?", le preguntó al ministro el dirigente de Cs, aliado del Gobierno en las sucesivas prórrogas del estado de alarma.

Como el día anterior, Marlaska desvinculó la crisis en el cuerpo de la mejora en los sueldos, insistió en que desconoce el controvertido informe sobre el 8-M y negó cualquier "injerencia" en un proceso judicial rodeado de polémica. 

El delegado del Gobierno

El 5 de junio,  declarará el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por haber autorizado la marcha del Día de la Mujer. Y ha sido ahí, ejerciendo la defensa de Franco, el momento en el que la Abogacía del Estado ha exigido que se revoque la investigación y ha acusado a la jueza. El recurso, al que tuvo acceso Europa Press, fue presentado el 20 de abril, es decir, un mes antes de que se elaborara el informe de la Guardia Civil que se relaciona con el cese de Pérez de los Cobos.

A lo largo de 18 páginas, se denuncia que la instructora ha ignorado las disposiciones del estado de alarma para los tribunales y ha vulnerado el derecho del delegado del Gobierno a un proceso con todas las garantías, por lo que solicita a la Audiencia que declare su nulidad.