Calvo marca el 21 de junio como el fin del estado de alarma

El Gobierno buscará los apoyos para aprobar "una última prórroga" de 15 días

El Ejecutivo impulsará una reforma legal para aplicar la legislación ordinaria en caso de rebrote

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en el Congreso. 

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en el Congreso.  / POOL CONGRESO

Se lee en minutos

Pilar Santos

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, afirmó este martes en la comisión de reconstrucción del Congreso que el Gobierno pedirá "una última prórroga" de 15 días del estado de alarma para "culminar la desescalada" si logra que "una mayoría" de los diputados la aprueben. El último alargamiento alcanza hasta el 7 de junio, por lo que la Moncloa pone el tope para aplicar esa situación de excepcionalidad en el 21 de junio, una fecha en la que es imposible que las zonas más rezagadas, como Barcelona y su área metropolitana, la Comunidad de Madrid y Castilla y León, puedan haber completado todas las fases de deshielo a no ser que se acorten.

Con los cálculos actuales y, siguiendo el plan inicial que marca que cada etapa dura 14 días, esos territorios, que acaban de estrenar la fase 1, no superarán todo el proceso hasta el 5 de julio. No obstante, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya anunció el domingo que está dispuesto a acelerar las etapas si la evolución de la pandemia así lo permite. De hecho, Calvo dio a entender que esa nueva prórroga se aplicaría solo en las zonas que todavía estuvieran en el proceso de desescalada. Galicia, Cantabria o los archipiélagos, según fuentes del Gobierno, pueden acelerar en la fase 3 y quedar fuera de esa nueva prórroga. Se estrenaría así el 'estado de alarma asimétrico'. 

El "plan alternativo" 

Te puede interesar

En caso de que el Ejecutivo no consiguiera que los grupos parlamentarios apoyaran esa "última prórroga", Calvo apuntó que se pondría en marcha "un plan alternativo": un decreto ley que incluiría algunas de las medidas de las órdenes ministeriales que se han ido aprobando estos dos últimos meses con el objetivo de "reaccionar" y dar una "respuesta sanitaria" en las zonas donde el covid-19 está menos controlado. Además, junto a ese decreto-ley, el Ejecutivo planteará también una reforma de la legislación estatal básica "para poder responder a algún rebrote" en los próximos meses y no tener que volver a acudir al estado de alarma y que lo hará sin "recentralizar" competencias. 

Calvo afeó al PP que votara en contra de la última prórroga y aseguró que "algunos presidentes autonómicos" de ese partido quieren la alarma para controlar la pandemia "de la mejor manera posible". "Sus compañeros que tienen obligaciones de gestión dicen una cosa y su grupo parlamentario vota otra", le dijo a la portavoz del partido en la comisión, Ana Pastor.