13 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA AL LÍDER DEL PP EN CATALUNYA

Alejandro Fernández: "Aragonès engaña a la gente, va a tener que hacer ajustes"

"Torra se queja pero repite los errores de Sánchez corregidos y aumentados. No está teniendo en cuenta a la oposición", espeta

"Tiene que haber elecciones cuando acabe la emergencia. La reactivación tiene que ser liderada por un Govern fuerte", opina

Júlia Regué

El dirigente popular, Alejandro Fernández, a las puertas del Parlament, el pasado jueves, antes del inicio del pleno.

El dirigente popular, Alejandro Fernández, a las puertas del Parlament, el pasado jueves, antes del inicio del pleno. / FERRAN NADEU

El líder del PP en Catalunya, Alejandro Fernández (Tarragona, 1976) critica la falta de diálogo del Govern con la oposición y aleja una coalición con Cs para las próximas catalanas a raíz del estallido de la pandemia.  

Los pactos de Cs con el Gobierno para prorrogar el estado de alarma interfieren en la coalición que negociaban para las próximas elecciones catalanas?

Tendremos que analizar hasta dónde llega el alcance del cambio de Cs en su estrategia, ver si es tan drástico que impide una colaboración electoral. Pero también hay que tener en cuenta que estas elecciones autonómicas no van a ser plebiscitarias, como las de hace dos años, sino que van a ser elecciones en las que la gestión va a volver a la agenda pública. Ya no todo va a ser el ‘procés’ y, por lo tanto, no cierro ninguna puerta pero habrá que analizar si nuestros programas económicos y sociales son iguales o parecidos para ver si es conveniente no ir juntos. 

¿El ‘procés’ está aparcado? 

Hace un año, el mensaje de que entregar 1.714.000 mascarillas es un insulto a la identidad nacional catalana hubiera generado mucha indignación pero ahora la mayoría de la población, incluida muchos nacionalistas, lo vieron ridículo. Cuando estás intentando salvar vidas y que la gestión sea lo más eficaz posible que un miembro del Govern salga con esas tonterías te demuestra que el ‘procés’ está, como mínimo, en la nevera. 

¿La centralización de competencias ha sido un acierto?

Va en la naturaleza del estado de alarma y se tiene que aceptar. El Govern empezó con un desafío muy fuerte, más verbal que otra cosa, insinuando que España nos mataba, diciendo que una Catalunya independiente habría menos muertos, pero luego han pasado cosas que les han hecho bajar el pistón. Como gestionar de forma nefasta las residencias o no ofrecer equipos de protección a sanitarios. El Govern lo ha hecho fatal. El Gobierno de España lo ha hecho muy mal, pero la Generalitat ha estado al mismo nivel de incompetencia. 

El ‘president’ pide ‘sentido de país’ a la oposición, pero aún no les ha convocado para impulsar la reconstrucción.

Torra no está teniendo en cuenta a la oposición. Ha abierto un grupo de trabajo entre Conselleries sin informarnos y se nos ha venido a decir que un día nos llamará, pero no está articulada la participación de la oposición en estos instrumentos. Torra se queja pero repite los errores de Sánchez corregidos y aumentados.

Se han cumplido dos años del Govern Torra. ¿Qué balance hace de su mandato?

No puede ser más desastroso. En los dos años no ha habido mayoría parlamentaria, es el Govern con menor actividad ejecutiva y con menor producción legislativa de la historia de Catalunya. Y ha habido peleas entre socios nada más empezar que han imposibilitado una acción de Govern eficaz. Cuando pensábamos que era imposible empeorar el de Carles Puigdemont, Torra está con todos lo números comprados de la lotería para que le toque el premio de peor presidente de la Generalitat.

¿Es el momento de fijar el calendario electoral?

Tiene que haber elecciones cuando acabe la emergencia sanitaria. La reactivación tiene que ser liderada por un Govern fuerte.

Su grupo propone que Torra se someta a una cuestión de confianza, pero una mayoría simple independentista le revalidaría. 

Si Torra, cuando acabe la emergencia sanitaria, mantiene la voluntad de seguir como presidente, debe someterse a una cuestión de confianza para demostrar si puede  seguir o no. A ERC no se les ve muy ilusionados con que Torra continúe. Hace mucho tiempo que se están tirando los trastos a la cabeza.  

¿Augura un cambio de alianzas tras pasar por las urnas?

La sensación es de un pacto ERC - PSC - ‘comuns’. El PSC lo va a negar ahora, y ERC también, pero es el pacto que ha funcionado hasta ahora en el Gobierno, que está renqueante, y lo natural sería trasladar ese tripartito de izquierdas a Catalunya.

Las previsiones de la UE sitúan a España entre los países con mayor descalabro económico por la crisis del coronavirus. ¿Con qué políticas debe abordarse esta situación?

Entendiendo la realidad y no negándola. Cuando la niegas te pasa como a Tsipras y Varoufakis, al final la realidad se impone y luego la gente se siente engañada, claro. Aseguraron que jamás recortarían, igual le pasó a Zapatero. Cuando alguien te presta dinero para salvar tu economía te pone condiciones. La única manera para que las condiciones sean menos duras es ser fiable, tener un gobierno sólido, y que tus socios europeos se fíen de que vas a llevar a cabo las reformas que te piden. Aragonès dijo que no iba a tener que hacer ningún ajuste, que continuaría con políticas expansivas. Eso es engañar a la gente. Si quiere mantener el estado del bienestar, va a tener que hacer los ajustes que le pidan. 

El sistema público está muy dañado por los recortes y ahora se le exige aún más.  

A lo largo de su historia, ha tenido muchísimas reestructuraciones. La administración suele ser más lenta que el sector privado en aplicar reformas, pero si tiene que dar más con menos tendrá que adaptarse como han hecho las empresas. El sector público no puede quedarse estático pensando que va a disponer siempre de los mismos recursos. Va a tener que modernizarse.

Profesionales sanitarios piden que se les devuelva el 5% del sueldo recortado hace 10 años. ¿Comparte la reivindicación?

En una reivindicación lógica y justa. Si algún sector se lo merece, es este. Más asumiendo que luego vendrán años difíciles para todos. En esta situación concreta, creo que tienen muchos motivos para quejarse de que los gobiernos no les han ayudado a protegerse en su trabajo y creo que merecen ese pequeño esfuerzo porque tampoco es una cosa que a corto plazo vaya a poner en entredicho las finanzas de la Generalitat.

¿Qué opina sobre el acuerdo del Gobierno con Bildu para derogar la reforma laboral del PP? 

Los pactos con Pedro Sánchez, aunque estén firmados, tienen una validez relativa si nos atendemos a la historia. Bildu no ha renunciado nunca a la etapa en la que apoyaba los crímenes de ETA ni ha pedido formalmente disculpas y eso le invalida como interlocutor. Por otra parte, esa reforma laboral tiene la virtud de haber sido capaz de crear empleo en un país que estaba a punto de ser intervenido en el 2012. Hasta tal punto es así que tiene un apoyo mayoritario en las cámaras, que el PSOE no la ha derogado, que tiene el apoyo de la UE y de la patronal y que los sindicatos no la critican en público porque saben que ha funcionado. ¿Qué sentido tiene mezclar churras con merinas en un acuerdo por prorrogar la alarma? Es una autentica barbaridad y creo esto que puede acabar con una crisis de Gobierno.