21 oct 2020

Ir a contenido

tras la suspensión del 5-a por el covid-19

Urkullu y Feijóo convocan elecciones en Euskadi y Galicia para el domingo 12 de julio

El lendakari vasco y el presidente de la Xunta han citado a sus gobiernos para fijar los comicios autonómicos

El Periódico

El lendakari del País Vasco, Iñigo Urkullu, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, han anunciado la convocatoria de elecciones para el domingo 12 de julio, tras escuchar a los partidos políticos y deliberarlo con sus gobiernos de forma extraordinaria.  El político del PNV firmará el decreto de elecciones esta misma tarde y se publicará el martes en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV).  Urkullu, que convocó a su gabinete antes que Feijóo, ha anunciado su decisión después que el mandatario del PP. En ambos casos, las elecciones autonómicas se celebrarán más de cuatro meses después del 5-A suspendido por la pandemia del covid-19.

Urkullu se ha comprometido a dejar sin efecto las elecciones si se reproducen las circunstancias en las que se encontraba Euskadi con el coronavirus: según ha asegurado, en ese caso, habría alternativa para celebrar los comicios antes del 25 de octubre. A su entender, el mes de julio "ofrece garantías", y ha apuntado que, si se volvieran a reproducir las circunstancias que condujeron a dejar sin efecto la convocatoria para el 5 de abril, su compromiso será volver a anular la nueva convocatoria, y habría alternativa para celebrar los comicios antes del 25 de octubre.

"Es importante recordar que convocar las elecciones responde, primero, a un derecho fundamental de la ciudadanía que hay que respetar; y, segundo, es una obligación legal que debo cumplir", ha explicado.

54 días de plazo

"Tengo que elegir entre lo que me recomiendan por escrito los expertos sanitarios o el rechazo de las opiniones de algunos partidos de la oposición (PSdeG, BNG y En Común). Lo más prudente es seguir las recomendaciones de los expertos sanitarios y legales", ha argumentado Feijóo, quien ha dicho que es lo más "prudente", ya que "dejar pasar el tiempo aumenta las incertezas y la inseguridad sanitaria y jurídica".

Los informes sanitarios esgrimiedos por Feijóo avalan esta fecha como la más segura, al ser la más próxima al principio del verano para la que puede convocar, ya que legalmente deben transcurrir 54 días entre la llamada a las urnas y la votación. Para que se cumpla este margen temporal, el decreto electoral tendría que publicarse a más tardar en la edición de este martes del Diario Oficial de Galicia (DOG). Además, el DOG publica este lunes el acuerdo aprobado en el último Consello de la Xunta que ajusta la situación de emergencia sanitaria en el marco jurídico derivado del último estado de alarma, que deja vía libre a las urnas.

Avalado por la junta electoral y publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el pasado 18 de marzo, el decreto gallego determinaba, al margen de la suspensión de los comicios, el protocolo a seguir para una nueva convocatoria. Pero frente al contenido de este decreto, a cuyos compromisos se aferra la oposición, juega un papel clave la norma aprobada en el Congreso para prorrogar el último periodo del estado de alarma en España, al incorporar una enmienda del PNV que da vía libre, desde una perspectiva jurídica, para la celebración de los comicios autonómicos.

Autonomías en paralelo

Desde que Feijóo admitió que buscaba la "quincena más segura" para las elecciones, los pasos del presidente gallego y del vasco han ido en paralelo. Incluso escucharon a los partidos el mismo día. Habían coincidido también en convocar para el 5-A, aunque tanto en Euskadi como en Galicia se suspendieron los procesos a causa de la crisis sanitaria. 

El 5 de abril hubiera sido la cuarta vez consecutiva desde 2009 que gallegos y vascos acudirían de la mano a las urnas. La primera coincidencia la provocó más de diez años atrás Juan José Ibarretxe, quien se sumó a la fecha previamente elegida en Galicia por el entonces presidente autonómico, el socialista Emilio Pérez Touriño.

Ese 1 de marzo de 2009, Feijóo recuperó la Xunta para el PP y, desde entonces, secundó las dos fechas que fijaron los presidentes vascos para los comicios autonómicos: primero con el socialista Patxi López, quien decidió adelantar al 21 de octubre de 2012, y después, el 25 de septiembre de 2016, ya con Urkullu en la Lendakaritza.

Urkullu y Feijóo, durante unas comparecencias recientes.

Urkullu y Feijóo, durante unas comparecencias recientes.