29 oct 2020

Ir a contenido

Sánchez pide una última prórroga de un mes para preparar el final de la desescalada

El jefe del Ejecutivo asegura que en esta etapa las autonomías "irán recuperando capacidad de decisión"

El presidente del Gobierno confía en alcanzar la nueva normalidad al "comienzo del verano"

Miguel Ángel Rodríguez

Pedro Sánchez, en la Moncloa.

Pedro Sánchez, en la Moncloa. / AFP

Un mes para alcanzar la "nueva normalidad". Ese es el horizonte que se ha marcado el Gobierno para concluir la desescalada y que llevó este sábado a Pedro Sánchez a anunciar que el próximo miércoles solicitará en el Congreso de los Diputados una prórroga de "alrededor de un mes" del estado de alarma, la última si no hay rebrotes y la evolución de la epidemia es favorable. El presidente del Ejecutivo aseguró que entre las previsiones con las que trabajan esta la posibilidad de que en este plazo todo el país haya superado la tercera fase de la desescalada y ya no sean necesarias las restricciones a la movilidad. Incluso, Sánchez dejó caer que negociará con el resto de formaciones la opción de que el estado de alarma pueda ser "asimétrico" y que se levante antes en unos territorios que en otros. 

Tras dos meses de excepcionalidad y con la economía congelada, el líder de los socialista señaló que "el comienzo del verano" podría coincidir con el final de la desescalada en la mayoría de las comunidades autónomas. Para aquellos territorios que van rezagados y aún no han pasado a la fase uno (la Comunidad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona y las capitales de provincia de Castilla y León) este paso podría llegar un par de semanas después, apuntó. Más aun, Sánchez abrió la puerta a un escenario en el que no sea necesario esperar a dentro de 30 días para retirar las medidas excepcionales en alguna zona. "El Gobierno de España, si ve que antes de ese mes se puede levantar -el estado de alarma- en todo el territorio o en una parte, lo haremos", sentenció.

No obstante, como viene haciendo desde que comenzaron las medidas de alivio, Sánchez pidió precaución a la ciudadanía para evitar los rebrotes. "La prudencia debe ser la regla", apuntó tras reiterar en numerosas ocasiones que todos los pasos que lleve a cabo el Ejecutivo serán de manera segura y atendiendo a los criterios sanitarios y a la opinión de los expertos y de la ciencia. A este respecto recordó que el estudio de seroprevalencia realizado muestra que solo el 5% de la población ha contraido el coronavirus y que eso coloca a España todavía en un "escenario de vulnerabilidad". 

Buscar consensos

El plan de Sánchez queda a expensas de que el Congreso apruebe la prórroga del estado de alarma. Un trámite que se ha ido complicado durante las últimas semanas con la pérdida de apoyos por parte del Gobierno y que en la última votación se consiguió sacar adelante gracias a una negociación 'in extremis' con el PNV y Cs. Ahora, los esfuerzos parecen estar puestos en volver a atraer a ERC al 'sí'

No obtante, los republicanos condicionan su apoyo a reactivar la mesa de negociación entre la Generalitat y el Gobierno, una petición que, Sánchez consideró, no tiene que ir ligada al estado de alarma. Aun así, ciertos anuncios sobre las novedades que incluye esta nueva prórroga podrían facilitar el acercamiento de los de Oriol Junqueras.

Según explicó el jefe del Ejecutivo, la situación es muy diferente a la de hace ocho semanas y esto obliga a hacer ciertos cambios. "Tenemos que adecuar nuestra arquitectura institucional hasta esta nueva etapa", señaló antes de explicar que "decaerán las facultades excepcionales" de los ministros de DefensaInterior Transportes. En consecuencia, la única autoridad delegada será el responsable SanidadSalvador Illa, que seguirá teniendo el mando único para coordinar el proceso de vuelta a la normalidad.

Además, este paso conllevará que las autonomías "irán recuperando su plena capacidad de decisión". Un cambio que podría podría ser visto como una mano tendida a ERC, el PNV JxCat. En concreto, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, defendió ayer que "cualquier decisión de alargar el estado de alarma ha de comportar el retorno de las competencias al Govern de la Generalitat". 

Rechazo a las medidas

Donde no encontrará apoyos será en el PPPablo Casado ya mostró ayer su rechazo a la prórroga a través de Twitter: "Se puede proteger la salud y el empleo con la legislación en vigor, sin abusar más de la excepcionalidad constitucional".

Además, la presidente de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, acusó al Ejecutivo de dejar a Madrid en la fase 0 condenándola a la "ruína". Un reproche que Sánchez negó alegando que los indicadores que se están utilizando para analizar el cambio de fase ha sido acordado con las autonomías y bajo el criterio de los expertos”.

Aunque Sánchez no cuente ahora con los conservadores, sus votos sí serán necesarios para sacar adelante "modificaciones legislativas" que, según dijo Sánchez, serán las que permitan gobernar la situación una vez finalizado el estado de alarma. 

Un mes para alcanzar la "nueva normalidad". Ese es el horizonte que se ha marcado el Gobierno y que ha llevado a Pedro Sánchez a anunciar que el próximo miércoles solicitará una prórroga, la última si no hay rebrotes, de 30 días del estado de alarma. El presidente del Ejecutivo ha asegurado que entre las previsiones que manejan está la posibilidad de que en este plazo todos los territorios hayan concluido la desescalada y ya no sean necesarias las restricciones a la movilidad. Incluso, Sánchez ha dejado caer que el estado de alarma se podría levantar antes en aquellas zonas que presenten una realidad epidemiológica favorable.

El líder de los socialista ha puesto de fecha "el comienzo del verano" para que la mayoría de las comunidades autónomas superen las tres fases de la desescalada. Para aquellos territorios que van más rezagados (la Comunidad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona y las capitales de provincia de Castilla y León) este paso podría llegar un par de semanas después, ha apuntado.

Además, ha abierto la puerta a que laha dejado caer que se podría levantar el estado de alarma en algunos territorios antes de que se cumpla este mes si la evolución de la crisis es favorable: "El Gobierno de España, si ve que antes de ese mes se puede levantar -el estado de alarma- en todo el territorio o en una parte, lo haremos". 

No obstante, Sánchez ha pedido precaución. "La prudencia debe ser la regla", ha sentenciado en una comparecencia desde Moncloa tras reiterar en numerosas ocasiones que todos los pasos que lleve a cabo el Ejecutivo serán de manera segura y atendiendo a los criterios sanitarias y a la opinión de los expertos. 

Una nueva alarma

El miércoles, Sánchez volverá al Congreso de los Diputados para solicitar los apoyos a estos nevos 30 días de estado de alarma. Por el momento, no tiene los apoyos atados y ha asegurado que están trabajando para conseguir los 'síes' necesarias. Sin embargo, ciertos anuncios sobre las novedades que incluirá esta prórroga podría facilitar su aprobación. 

Según ha explicado el jefe del Ejecutivo, la situación es muy difierente a la de hace oho semanas, cuando el Gobierno puso en marcha esta medida extraordinaria. Esto se traducirá en algunos cambios estructurales: "Tenemos que adecuar nuestra arquitectura institucional hasta esta nueva etapa". Así, considera que ya no es necesario que los ministerios de DefensaInterior Transportes mantengan competencias extraordinarias. No obstante, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, seguirá teniendo el mando único para coordinar el proceso de vuelta a la normalidad.

Además, este paso conllevará, segú ha anunciado Sánchez, que las autonomías "irán recuperando su plena capacidad de decisión" según se avance en este proceso. Este gesto podría suponer un acercamiento de formaciones como el PNV o ERC que desde hace semanas solicitan al Gobierno que devuelva las competencias a las comunidades. 

Rechazo a las medidas

Quien ya ha mostrado su rechazo total a esta ampliación ha sido el presidente del PPPablo Casado. "En la reunión con los presidentes de CCAA del PP coincidimos en el rechazo al anuncio de Sánchez para prorrogar "alrededor de un mes" más el estado de alarma", ha afirmado el líder popular a través de Twitter. Según ha explicado, "se puede proteger la salud y el empleo con la legislación en vigor, sin abusar más de la excepcionalidad constitucional". 

 Minutos antes de la comparecencia de Sánchez, la presidente de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, había acusado al Ejecutivo de dejar a Madrid en la fase 0 condenándola a la "ruína". El presidente del Gobierno se ha defendido explicando que "la desescalada no es una carrera de ver quiénes son las autonomías que llegan antes" y que el Gobierno ya advirtió de que el proceso iba a ser "gradual y asimétrico". "Todos los indicadores que se están utilizando para analizar el cambio de fase ha sido acordado con las CCAA y bajo el criterio de los expertos", ha señalado.

Economía y salud

Sánchez ha querido dejar claro que la crisis del coronavirus no se puede trasladar a una dicotomía entre salud y economía. "Salvando vidas, también se salvan empresas y empleo", ha sentenciado. En este sentido, ha apuntado que el "único camino hacia la reactivación económica y laboral pasa por superar de una vez por todas esta emergencia sanitaria".

En este sentido, el presidente del Gobierno ha hecho referencia al turismo, uno de los sectores económicos más importantes de Espaañ y que supone un 12% del PIB. Según ha explicadoes necesario superar la epidemia para "poder relanzar" el turismo: "La gente nos visitará si tienen la seguridad de que viajan a destinos seguros, controlados". Con este planteamiento ha defendido la polémica medida de poner en cuarentena a todos los viajeron que lleguen a España. "Si nos precipitamos podríamos poner en riesgo el crédito internacional que nos ha costado décadas conseguir", ha concluído. 

También se ha pronunciado sobre las ayudas europeas que solicitará España. A este respecto, el líder de los socialistas ha afirmado que acudirán a los diversos instrumentos aprobados por la Unión Eruopea para hacer frente al pago de los ertes y no ha descartado que sea necesario recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Sin embargo, ha matizado que esto no se trata de un rescate. "Estas líneas que se están poniendo en marcha afortunadamente, y bajo el impulso también del Gobierno de España, nada tienen que ver con rescates, tienen que ver con líneas precautorias con una condicionalidad vinculada a la crisis del Covid-19, que no solo es sanitaria, sino también social, laboral y económica", ha apuntado.