EL MIÉRCOLES, EN EL CONGRESO

El Gobierno presiona al PP: "Estado de alarma o caos"

Sánchez cuenta con que Casado se abstenga o sea Arrimadas quien apoye la prórroga

El líder popular exige al presidente que no vincule los ertes y las ayudas a la medida

El ministro de Sanidad ha insistido este lunes en que mantener el estado de alarma es imprescindible también en la desescalada y ha advertido: Mejor no hacer experimentos que nos pueden llevar al caos. / EFE VÍDEO

Se lee en minutos

El Gobierno arrancó esta semana en su momento de mayor debilidad desde que estalló la crisis del coronavirus. Las previsiones económicas son mucho peores que al principio de la pandemia. Las autonomías, entre ellas varias del PSOE, exhiben su malestar ante la escasez de información que les llega desde la Moncloa. Y la prórroga del estado de alarma, que se votará el miércoles en el Congreso, no está asegurada. El PPCiudadanos y el PNV, aliados del Ejecutivo a la hora de sacar adelante las medidas de confinamiento, señalaron este lunes que no apoyarán o que aún no han decidido su voto, aumentando la sensación de inestabilidad. ERC, por su parte, ya anunció que votará 'no'.

Pese a todo esto, el Gobierno no prevé que salga derrotada la prolongación de la alarma, en una versión menos estricta, con la desescalada ya en marcha ante el descenso de muertes y contagios: presiona al máximo al PP para que, como mucho, se quede en la abstención, y al tiempo negocia in extremis con Cs y peneuvistas por si sorprendiera con un rechazo Pablo Casado y, entonces, fuera imprescindible el 'sí' de los naranjas y al menos que los nacionalistas se abstuvieran.

Pero éste último es el 'plan b', porque el objetivo principal de Moncloa  es que el jefe de la oposición critique si quiere, pero sin colocarse en el rechazo frontal. Y para ello varios ministros le dedicaron este lunes un mensaje: "Estado de alarma o caos".

Tono duro

El tono del Ejecutivo hacia los conservadores, hasta ahora más o menos suave, cambió por completo. "El estado de alarma es imprescindible en la desescalada. Para seguir controlando la epidemia y activar mecanismos en el caso de un rebrote, que esperamos que no se produzca. Mejor no hacer experimentos que nos pueden llevar al caos", dijo el titular de Sanidad, Salvador Illa.

A su lado, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, se expresó de forma más dura. "Si la emergencia sanitaria sigue vigente, no hay ningún motivo para prescindir del instrumento jurídico más eficaz. Me dirijo especialmente al PP, para que no se deje arrastrar por quienes se valen de bulos y manipulaciones –señaló, en referencia a Vox- De hacerlo, tendrán que responder ante los ciudadanos si se produce un repunte de los contagios". "¿Qué otra alternativa hay si no es el caos y el desorden?", dijo.

Contacto telefónico

Poco antes, Pedro Sánchez y Casado habían mantenido una conversación telefónica de una hora. En ella, según el titular de Transportes, el líder del PP comunicó que "no va a apoyar" la prórroga, y Sánchez le avisó de "que eso puede llevar al caos económico y sanitario".

"En los términos en que la conocemos, no podemos apoyar la prórroga al estado de alarma", dijo por la mañana Casado en Onda Cero. "No tiene sentido más allá de 60 días". Además, defendió que hay instrumentos en el ordenamiento jurídico para amparar el mando único sanitario y limitaciones de movilidad.

La responsabilidad

El Ejecutivo, en cambio, considera que sin el paraguas del estado de alarma la gestión de la pandemia se hace imposible, porque las leyes sanitarias no tienen la misma fortaleza. Pero las posibilidades de que la prórroga no salga adelante son muy escasas: el PP y Cs tendrían que sumar su 'no' al de VoxJxCat, la CUP ERC, que este lunes anunció su rechazo a prolongar la medida por la "centralización" de competencias. 

Te puede interesar

Y los colaboradores de Sánchez no creen que los populares voten en contra. Casado aparecería en ese caso como el responsable de que el Estado quedase inerme ante una crisis de esta envergadura, señalaron, de ahí que el presidente insistiera el pasado sábado en este mensaje: "No hay plan b". El estado de alarma es una necesidad". En previsión a estos reproches, el líder de los conservadores exigió al presidente del Gobierno durante su conversación telefónica que desvincule el estado de alarma del pago de la prestación de los ertes y de la liquidez a pymes y autonómos porque es un "chantaje" e "inmoral".

Sin embargo el Gobierno prepara otra vía: hay abiertas negociaciones con Cs y con PNV, que también se resiste. Si los populares fallan más de lo previsto al PSOE, el '' de los naranjas y la abstención nacionalista serviría. En todo caso conversaciones hasta el último mínuto y sufriendo harían que la imagen de debilidad del Ejecutivo aumentara varios grados. Tras una votación que se prevé emocionante, los partidos se volverán a ver el jueves en la primera sesión de la Comisión de reconstrucción del Congreso, que arranca sin entusiasmo.