12 jul 2020

Ir a contenido

INFORME TÉCNICO PARA LA TRANSICIÓN

La red sanitaria deberá poder aislar a todos los contagiados y a sus contactos para iniciar la desescalada

Las condiciones de Sanidad se resumen en una: hay que ejecutar todo lo que no se pudo hacer cuando estalló la pandemia

El Gobierno no se plantea test masivos para identificar a asintomáticos ni a los que se han inmunizado

Manuel Vilaseró

Fernando Simón entrega a Pedro Sánchez el plan de transición ante la mirada de Salvador Ila.

Fernando Simón entrega a Pedro Sánchez el plan de transición ante la mirada de Salvador Ila.

Los requisitos para que un territorio empiece la desescalada se resumen en uno solo: la red sanitaria debe estar en condiciones de hacer todo lo que debía llevar a cabo cuando se desató la pandemia pero no pudo ejecutar: hacer pruebas a todos los sospechosos de contagio, aislarlos a ellos y a todos sus contactos y disponer del triple de camas uci que antes de la pandemia. Parece fácil, pero para ello se requieren muchos más medios y personal que deberán proveerse en las próximas semanas.

Documento

Informe técnico de Sanidad para la estrategia de transición

Informe técnico de Sanidad para la estrategia de transición

Son los requisitos que avanzó el pasado viernes el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas. Forman parte del documento 'Recomendaciones sanitarias para la estrategia de transición' que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, han entregado este domingo al presidente del Gobierno para que lo debate con los presidentes autonómicos.

Pacientes no covid-19

El documento recoge cuatro tipos de requisitos: Capacidad de asistencia sanitaria, de vigilancia epidemiológica, de indentificación precoz y aislamiento de fuentes de contagio y finalmente, medidas colectivas de protección para que la incorporación a las actividades cotidianas se haga con seguridad.

En rueda de prensa Simón ha explicado que la clave es "garantizar que el sistema sanitario es capaz de responder si hay otro brote epidémico". El refuerzo del sistema sanitario se tiene hacer, además, con la recuperación de la normalidad atención a los enfermos de otras patologías que no hayan contraido covid-19.

 En la atención primaria, el documento exige que se garantice la capacidad de los centros de salud para detectar precozmente los casos y aislar todos los casos con infección por coronavirus. ¿Qué significa eso? Varias cosas. Que deberán disponer de pruebas PCR para conseguir identificar a los contagiados en un máximo de 24/48 horas. Al mismo tiempo tendrán que poder separar a los sospechosos de covid-19 mediante dos fórmulas alternativas: dedicar algunos centros a la atención exclusiva de estos enfermos o establecer un sistema eficaz de cribado a la entrada.

No son condiciones fáciles de cumplir. Más asequibles se presentan las referidas a la capacidad de atención a  los enfermos. Se pide que el  territorio pueda duplicar la capacidad de camas uci para covid-19, algo que ya ha ocurrido en varias comunidades o está en camino. También que reserven espacios libres y los respiradores necesarios por si fuera necesario triplicarla.    

Sin tests masivos

Hay estaretegias, aún más complejas, que se han aplicado en países asiáticos o que plantean otros expertos, que no se han incorporado al documento. No habrá test masivos a la población para identificar a los asintomáticos, que también pueden contagiar. Tampoco se buscará a los que ya han pasado la enfermedad y han desarrollado inmunidad a la misma.