28 may 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA SANITARIA

Torra aleja el escenario electoral en Catalunya por el coronavirus

"Nadie entendería ahora que hubiera elecciones o que se pusiera una fecha", afirma el 'president'

El jefe del Govern sugiere que un estado catalán hubiera podido responder mejor a la pandemia

Jose Rico

El ’president’ Quim Torra, en su despacho, el pasado 17 de marzo. 

El ’president’ Quim Torra, en su despacho, el pasado 17 de marzo.  / GENERALITAT DE CATALUNYA

Antes de que la pandemia del coronavirus arrasase también el laberíntico tablero catalán, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, había dado por finiquitada la legislatura ante lo insostenible de la relación entre JxCat y ERC. Este mes tocaba aprobar los presupuestos del 2020 y, sin solución de continuidad, se fijaría la fecha de unas elecciones cuya incógnita era si se celebrarían antes o después del verano. Los republicanos las querían cuanto antes, pero los neoconvergentes preferían esperar a encontrar un candidato.

Todo eso forma ya parte del pasado. Torra oficializó este jueves lo que todo el mundo suponía: que el escenario electoral queda congelado hasta que la crisis del covid-19 escampe. Y para eso tampoco hay fecha. En una rueda de prensa telemática solo con medios extranjeros, el jefe del Govern dejó claro que "ni se ha planteado" la cuestión de fijar el día de los comicios, y que "nadie entendería ahora que hubiera elecciones o que se pusiera una fecha".

Los presupuestos de la Generalitat se votarán, y con toda probabilidad se aprobarán, finalmente el próximo 24 de abril en el Parlament, en un pleno con solo 21 diputados y votación telemática. El principal escollo de la legislatura quedará salvado gracias al acuerdo entre el Govern y Catalunya en Comú-Podem, pero la legislatura no terminará porque, alegó Torra, hay que "focalizar todos los esfuerzos en esta gravísima situación" del covid-19.

En una entrevista en EL PERIÓDICO el pasado marzo, el 'conseller' de Territori, Damià Calvet, ya avanzó que el escenario idóneo, ante la emergencia sanitaria sobrevenida, era que las elecciones se celebrasen después del verano. Pero incluso estas previsiones podrían cambiar. En función del ritmo al que avance la "desescalada" del confinamiento y se mantengan las medidas de distanciamiento social, los comicios podrían retrasarse aún más.

¿'Procés' aparcado?

Parecería, pues, que Torra ha optado por aparcar el 'procés' ante la magnitud de la lacra vírica. Pero, en su comparecencia con la prensa internacional, el 'president' aprovechó para reivindicar que la autodeterminación debe estar "con toda naturalidad" en la mesa de esos "acuerdos de reconstrucción" que propugna el Gobierno central, inspirados en los Pactos de la Moncloa de 1977. Incluso sugirió que si Catalunya fuera independiente, podría haber afrontado mejor la gestión de la crisis del coronavirus.

Por un lado, Torra afirmó que, si bien preside "un Govern independentista", su única "prioridad ahora mismo es proteger a todos los ciudadanos, voten lo que voten, y salvar vidas". "Me decepcionaría que cualquier partido político tuviera la tentación de aprovechar esta crisis para usos partidistas", reprochó. Pero no esquivó la pregunta sobre cómo hubiera reaccionado un hipotético estado catalán a esta emergencia.

"No somos un estado"

"Los estados pequeños y los más descentralizados son los que han dado las mejores respuestas. Nosotros hemos tenido un proceso de recentralización y no somos un estado", defendió. Y en este punto hizo una controvertida comparación: "¿Alguien se imagina a Alemania suspendiendo la autonomía de los 'lander' en sanidad en medio de esta crisis?". Es decir, Torra equiparó el mando único estatal fijado por el Gobierno central para enfrentar la emergencia con una suspensión parcial de la autonomía catalana.

En cualquier caso, el presidente de la Generalitat no cerró la puerta a llegar a acuerdos con el Ejecutivo central, pero con condiciones: que sirvan para "democratizar el Estado, y no blanquear el régimen del 77"; que en ellos se planteen problemas estructurales de la economía, y que se avance hacia la justicia social.