28 may 2020

Ir a contenido

Los presos del 1-O no podrán confinarse en casa

Las cárceles se oponen a su salida tras los avisos del Supremo a los funcionarios

El soberanismo critica al tribunal y algunos familiares cargan contra el Govern

Daniel G. Sastre

Los políticos independentistas presos en la cárcel de Lledoners, en diciembre del 2018.

Los políticos independentistas presos en la cárcel de Lledoners, en diciembre del 2018. / ÒMNIUM CULTURAL

Los presos independentistas no podrán salir de la cárcel durante este periodo de emergencia sanitaria internacional para confinarse en sus casas. Las juntas de tratamiento de los centros penitenciarios donde cumplen sus penas impidieron este jueves esa posibilidad, que la Generalitat puso sobre la mesa el pasado martes. Los reclusos, condenados por sedición por haber impulsado el referéndum del 1-O y la declaración de independencia, se quejaron de la decisión en redes sociales, y a esas críticas se sumó el grueso del soberanismo.

Sin embargo, no todos dispararon en la misma dirección. La mayoría de dirigentes independentistas acusaron directamente al Tribunal Supremo de provocar esa decisión de las juntas de tratamiento. Lo hicieron porque el Supremo avisó el martes, justo después de que la 'consellera' de Justícia, Ester Capella, hablara de la posibilidad de que los presos se confinaran en casa, de que los funcionarios que tomaran esa decisión podrían incurrir en "prevaricación".

"La justicia española prevarica"

Oriol Junqueras, el principal condenado, y Quim Torra atribuyeron la decisión a las "amenazas" del Supremo a los funcionarios. "La justicia española, prevaricando. Ninguna novedad", dijo en Twitter el líder de ERC, mientras que el presidente de la Generalitat criticó "la crueldad y la injusticia" de los magistrados.

Pero también afloró el malestar del entorno de algunos presos con la Conselleria de Justícia, en manos de ERC. Blanca Bragulat, esposa del 'exconseller' de JxCat preso Jordi Turull, culpó de la situación al Departamento que dirige Capella. "La Conselleria de Justícia aprueba el confinamiento domiciliario de 15 presos con un 100.2 (y no son los presos políticos). A partir de ahora quizá que cuando los mencionen hablen de políticos presos", criticó. Otros familiares también se quejaban en privado de que los líderes del 1-O se han quedado en la cárcel con los presos más peligrosos, y con carencias materiales –por ejemplo de ropa– porque se ha suspendido el servicio de paquetería, informa Fidel Masreal.

La Generalitat anunció el martes que estudiaría resquicios legales para poder acordar el confinamiento domiciliario de presos con el 100.2. Ese artículo del reglamento penitenciario permite que reclusos en segundo grado, el régimen ordinario en el que están clasificados los impulsores del 1-O, salgan a trabajar o a realizar labores sociales unas horas a la semana, como estaban haciendo ellos antes de que se declarase el estado de alarma. Tras conocer esas intenciones, el Supremo lanzó su advertencia a los funcionarios.

15 reclusos sí podrán irse a casa

Pero lo cierto es que este jueves se decidió que cuatro internas de la prisión de mujeres de Wad-Ras y 11 reclusos de Quatre Camins en la misma situación que los políticos presos pasaran el confinamiento en casa. Sin embargo, en el resto de centros penitenciarios, incluidos los que alojan a los líderes independentistas, "se han descartado todos los casos que se han evaluado". Los 15 internos a quienes sí se ha permitido confinar en sus domicilios representan el 15% de todos los presos con el 100.2 en Catalunya.

La 'consellera' de Justícia también apuntó contra el Supremo por "condicionar" la decisión de los funcionarios de las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas, lo que tachó de "inaudito, vergonzoso e inapropiado de un Estado de derecho". Capella había justificado su iniciativa de que los presos con el 100.2 pasaran el confinamiento en casa por la necesidad de que las cárceles estén menos masificadas durante la crisis sanitaria.

Su partido, Esquerra Republicana, anunció que denunciará ante la Unión Europea y Naciones Unidas lo que considera "amenazas y coacciones" del Supremo a los funcionarios de prisiones de Catalunya. Desde JxCat también se culpó en público a las "amenazas" del alto tribunal, y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont apeló a instancias internacionales: "Los presos políticos deben ser excarcelados, no por capricho ni favor sino porque en un sistema democrático se siguen las órdenes de la ONU, sobre todo en materia de derechos humanos".

"No son una amenaza"

Se da la circunstancia de que el ponente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre los presos del 'procés', el letón Boris Cilevics, había pedido este jueves mismo su excarcelación para luchar contra la propagación del coronavirus, y porque los líderes del 1-O "no representan ninguna amenaza para la sociedad".

"El hecho mismo de su detención es preocupante", dijo el eurodiputado del grupo socialista, que ya tuvo un encontronazo cara a cara hace unas semanas con los fiscales del Supremo que participaron en el juicio del 1-O. Para Cilevics, "los presos con antecedentes políticos, como los condenados por su papel en el referéndum inconstitucional de octubre del 2017", o los turcos en prisión "deberían beneficiarse sin duda" de la libertad durante este periodo