25 may 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA SANITARIA

Alud de críticas políticas por la situación de las residencias en Catalunya

Junts per Catalunya reconoce errores en la gestión "mejorable" de Treball, en manos de ERC

Ciutadans propone activar a personal de los centros de día y los 'comuns' piden pasar las residencias a Salut

Fidel Masreal

Un grupo de ancianos en un geriátrico.

Un grupo de ancianos en un geriátrico. / ALBERT BERTRAN / ARCHIVO

Desde hace días, las empresas gestoras de las residencias y los familiares de los internos claman contra la insuficiencia de recursos, de personal y de alternativas para evitar los contagios por el covid-19. Esta denuncia la comparten casi todos los grupos parlamentarios, e incluso en JxCat se admiten los errores cometidos.

El principal partido de la oposición, Ciutadans, propone, ante el "drama" que se está viviendo por la falta de personal, que los trabajadores de los centros de día que fueron clausurados puedan ser contratados ahora por residencias, y que la jornada laboral del personal dedicado a la atención domiciliaria a tiempo parcial amplíe su horario a ocho horas y libere parte de ellas para atender en residencias. El partido naranja pide también aceptar la ayuda del Ejército.

Jéssica Albiach, líder del grupo parlamentario de Catalunya en Comú-Podem, ha exigido también a la Conselleria de Treball i Afers Socials una reacción "inmediata", y plantea que las residencias geriátricas pasen a ser competencia de Salut para que Treball pueda centrar su labor en las rentas de ciudadanía o la atención a la infancia. Los 'comuns' se muestran muy críticos con el "modelo de privatizaciones, falta de recursos, cancelación de tarifas y personal con condiciones laborales absolutamente precarias" en los geriátricos.

Situación "desesperada"

Alcaldes socialistas de la comarca del Baix Llobregat ya remitieron una carta al 'president', Quim Torra, exigiéndole una actuación urgente. Y en concreto, el martes, el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet exigió una "solución inmediata" a la situación "desesperada" en la residencia Ramon Berenguer de esta localidad, donde la mitad de los 144 internos están afectados por el covid-19, y el 65% de los trabajadores están en cuarentena o contagiados, según datos del consistorio.

La alcaldesa colomense, Núria Parlon, reclamó a la 'consellera' de Salut, Alba Vergès, que se hospitalizara el centro o se convirtiera en un hospital de campaña. "Es pública la desesperación de los familiares de los internos, que han denunciado la situación en diversos medios de comunicación y en las redes sociales", insistió Parlon.

Josep Maria Forné, de Junts per Catalunya (JxCat), reconoce que la Administración "tendría que ser más ágil en general" y que "seguramente se podrían hacer mejor las cosas". Achaca a la falta generalizada de tests muchos de los problemas en los geriátricos, pero también asume que "la priorización de las residencias debería haber sido más alta" al inicio de la crisis sanitaria.

En este sentido, el diputado posconvergente lamenta la tardanza en garantizar que los familiares que se lleven a casa a los abuelos en residencias no perderán la plaza. Forné está convencido de que con la comparecencia de este miércoles, Treball muestra voluntad de comunicación y de generar un clima de confianza. Fuentes de JxCat son mucho más críticas en privado con la 'conselleria' que dirige Chakir El Homrani.