27 may 2020

Ir a contenido

POR EL CORONAVIRUS

El TSJC suspende el juicio a la anterior Mesa del Parlament por el 1-O

La providencia argumenta la "excepcionalidad del momento y las incertidumbres que se proyectan hasta fechas que pueden comprometer todo el mes de abril"

Efe

Carme Forcadell, junto a Corominas y otros miembros de la Mesa, en julio del 2016, durante la tramitación de las leyes del ’procés’.

Carme Forcadell, junto a Corominas y otros miembros de la Mesa, en julio del 2016, durante la tramitación de las leyes del ’procés’. / EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha aplazado sin fecha el juicio contra los miembros de JxCat en la Mesa del Parlament durante la etapa de Carme Forcadell, acusados de desobediencia por permitir la tramitación de las leyes del 'procés', debido a la emergencia del coronavirus.

En una providencia, el alto tribunal catalán ha decidido posponer el juicio, señalado para los días 23, 24 y 28 de abril, debido a "la excepcionalidad del momento y las incertidumbres" que pueden alargarse durante todo el mes tras la prorrogación del estado de alarma y las consecuentes limitaciones de movimiento decretadas.

Nueva fecha por definir tras el estado de alarma

La Sala de lo Civil y Penal ha dejado de este modo sin efecto el proceso contra los exmiembros de la Mesa Anna Simó, Lluís Corominas, Ramona Barrufet y Lluís Guinó, de JxSí, así como el de la exdiputada de la CUP Mireia Boya, y ha acordado definir una nueva fecha "una vez alzadas las limitaciones del estado de alarma".

Se trata de la segunda vez que el TSJC se ve obligado a suspender esta vista oral, en la que se juzga a los entonces miembros de la Mesa por permitir que la cámara aprobara las llamadas "leyes de desconexión", después de que la elección de Joan Josep Nuet como diputado de ERC en el Congreso el 10N forzara la cancelación del juicio, inicialmente previsto para el pasado noviembre.

Nuet, al Supremo por aforado

El tribunal que preside Jesús María Barrientos propuso entonces que fuera el Tribunal Supremo el que juzgara a Nuet -que era diputado de Catalunya Sí Que es Pot (CSQP) cuando, como secretario tercero de la Mesa del Parlament, se tramitaron las leyes del 'procés'-, dada su condición de aforado.

Finalmente, a principios de marzo, el Supremo se declaró competente para juzgar a Nuet, tal como defendían tanto el TSJC como la Fiscalía, y en contra de las alegaciones que presentó el acusado, que prefería ser juzgado en Cataluña.

Causa desgajada

La causa contra los cinco políticos de la Mesa del Parlament acusados de desobediencia se abrió a raíz de varias querellas de la Fiscalía, pero se separó de la que enfrentaron Forcadell y el resto de la cúpula independentista el pasado año después de que el Supremo decidiera desgajarla y remitirla al alto tribunal catalán para su enjuiciamiento.

En el caso de los exvicepresidentes de la Mesa Lluís Maria Corominas y Lluís Guinó, la ex secretaria primera Anna Isabel Simó, y la ex secretaria cuarta Ramona Barrufet, de JxSí, están acusados de permitir que se debatieran en la cámara una serie de resoluciones a favor del referéndum de autodeterminación, a pesar de que el Tribunal Constitucional les había advertido expresamente que tenían la obligación de impedir cualquier iniciativa que supusiera eludir sus mandatos.

Tramitación de la ley de referéndum y de transitoriedad nacional

Por ese motivo, tras la declaración de independencia del 27-S, los miembros soberanistas de la Mesa declararon ante el Supremo en calidad de investigados por los delitos de rebelión, sedición y malversación.

Fueron citados por permitir la tramitación de la ley de referéndum que preveía el 1-O y la ley de transitoriedad nacional, aprobadas por el Parlament en las polémicas sesiones de los días 6 y 7 de septiembre de 2017 y finalmente suspendidas por el propio Constitucional.

Mireya Boya, imputada por el Supremo

La exdiputada de la CUP Mireia Boya, por su parte, fue imputada por el Supremo en el caso del 'procés' por haber presentado, como presidenta de su grupo parlamentario, la proposición de la ley de transitoriedad, que creaba un marco legal alternativo al español para el caso de que el "sí" a la independencia ganara el referéndum.

La Fiscalía pide para cada uno de los acusados penas de hasta un año y ocho meses de inhabilitación, así como una multa de 10 meses con una cuota diaria de 100 euros por un delito continuado de desobediencia grave.