07 abr 2020

Ir a contenido

PRIMERA SESIÓN TELEMÁTICA DEL PARLAMENT

"Hola, ¿se me recibe?"

Los problemas técnicos dificultan el debate de los líderes catalanes

Torra avisa de que el pico de contagio podría llegar a finales de abril y Aragonès revela que se ha curado

Daniel G. Sastre

El ’president’ de la Generalitat, Quim Torra, comparece por videoconferencia.

El ’president’ de la Generalitat, Quim Torra, comparece por videoconferencia. / EUROPA PRESS

Otro día histórico en la Catalunya del 'procés'. La pandemia del coronavirus provocó este miércoles que el Parlament celebrara su primera sesión telemática. Como experiencia política, fue pintoresca e interesante: el presidente de la Generalitat y los líderes de los grupos parlamentarios hablaron sobre la crisis sanitaria desde el salón de su casa, cada uno con su atrezo. Como ensayo tecnológico, fue fallido, y menudearon expresiones como "no le veo", "¿se me recibe?" o "encienda la cámara", tan familiares para todos en esta época.

Abrió la sesión el presidente del Parlament, Roger Torrent, desde un despacho en el que destacaba un retrato de Francesc Macià. Enseguida empezaron las quejas. "No oigo al 'president'", dijeron a la vez Pere Aragonès, Jéssica Albiach y Alba Vergés. Y eso que Torrent fue de los más avezados en el uso de la aplicación Cisco Webex, la que se utilizó para articular el debate.

Finalmente Quim Torra pudo empezar a hablar. Enfermo de coronavirus, confinado en la Casa dels Canonges –la residencia oficial de los 'presidents'– pudo prescindir de la bandera española, a diferencia de lo que le ocurre cuando habla en el Parlament. Con la 'senyera' como única acompañante, el 'president' dio malas noticias a los catalanes: el pico de la crisis podría llegar "a finales de abril", dijo.

Imagen congelada

Sus críticas contra el Gobierno fueron menos contundentes que en otras ocasiones; Torra se centró esta vez en pedir que dejen de lado las diferencias. "Todo el mundo es responsable", decía justo cuando se congeló la imagen y le dejó varios segundos ante los espectadores con una graciosa expresión.

Pero el 'president' no se abstuvo de defender de nuevo el "confinamiento total", para el que según él se necesita entre otras cosas que se paren los trabajos en las obras. Horas después se conoció que la Generalitat no va a detener las suyas.

Carlos Carrizosa, de Ciutadans, apareció en pantalla junto a una pared que contenía imágenes de pulpos y peces. Miquel Iceta, del PSC, eligió presumir de librería rebosante, pero eligió mal la iluminación: le refulgía la calva mientras pedía a Torra que especificase cuáles son los servicios esenciales que según él deben quedar abiertos. También le recordó a Torra los grandes recortes que CiU introdujo en la sanidad catalana, que el actual 'president' siempre olvida citar.

Los problemas técnicos serios empezaron con Jéssica Albiach. Cuando tomó la palabra, a la portavoz de los 'comuns' se le oía, pero no se le veía. "Vamos a un minuto de pausa", la cortó Torrent. Después sucedió lo mismo con Miquel Buch y con el propio Torra. 

El Gernika y la media de Sara Montiel

Otros detalles estéticos. La representante de la CUP eligió como atrezo una reproducción del Gernika de Picasso. Sergi Sabrià, de ERC, apareció en pantalla tan borroso que parecía que o bien su módem fuera todavía de marcación telefónica o bien que hubiera colocado una media en la cámara, como hacía Sara Montiel para disimular las arrugas.

Pere Aragonès, que había empezado su intervención con el "¿se me recibe?" de rigor, reveló que ha superado el coronavirus. Por suerte en ese momento la conexión funcionaba: estos días no abundan las buenas noticias