01 jun 2020

Ir a contenido

MEMORIA HISTÓRICA

Córdoba recupera dos calles franquistas gracias a un ardid para eludir la ley

Evita los nombres de pila y justifica así retomar el nombre "popular" con el que eran conocidas las vías José Cruz Conde y Conde de Vallellano

Julia Camacho

Cambio de nombre de la calle cordobesa anteriormente denominada José Cruz-Conde por el de Foro Romano, que ahora pasará a llamarse Cruz Conde.

Cambio de nombre de la calle cordobesa anteriormente denominada José Cruz-Conde por el de Foro Romano, que ahora pasará a llamarse Cruz Conde. / DIARIO DE CÓRDOBA / A. J. GONZÁLEZ

Desde primera hora de la mañana, las calles Foro Romano y Avenida del Flamenco ya no forman parte del callejero de Córdoba. La corporación municipal de PP y Cs han culminado su compromiso de investidura y ambas vías han recuperado finalmente los antiguos nombres que las vinculaban con personajes de la represión franquista. Pero para poder esquivar la Ley de Memoria Histórica, el Ayuntamiento se ha justificado en que se elimina el nombre de pila y se quedan sólo los apellidos, los “nombres populares” con los que se conoce tradicionalmente esas calles, por lo que no se vulnera la normativa. La decisión ha provocado enorme malestar entre asociaciones memorialistas y formaciones de izquierdas, que se plantean llevar a los tribunales un asunto que para PP se trata simplemente de una “polémica artificial”.

  

La reversión del callejero se incluía entre los primeros puntos del acuerdo de investidura pactado por PP y Cs para hacer alcalde de la ciudad a José María Bellido (PP) tras las pasadas municipales. Y tras superar todos los trámites, la Junta de Gobierno local aprobó este lunes el cambio de denominación en un paquete que incluía otras nuevas inclusiones en el callejero. Así, Foro Romano se llamará desde hoy Cruz Conde, mientras que la Avenida del Flamenco se denominará Vallellano. El militar y político José Cruz-Conde fue uno de los artífices del levantamiento militar en Córdoba, mientras que el Conde de Vallellano fue alcalde de Madrid durante la dictadura de Primo de Rivera y ministro franquista. Para el Ayuntamiento, al perder el nombre completo, se pierde la connotación franquista, por lo que no supone ningún problema para cumplir la ley memorialista y se recuperan al tiempo los nombres con los que la mayoría de cordobeses conocían ambas vías.

En conocimiento de Junta y Gobierno central

No lo ve así el PSOE, que ha llevado el caso tanto al Ministerio de la Vicepresidencia como a la Consejería de Cultura, administraciones competentes en la cuestión, ante lo que considera un “fraude de ley” en la norma sobre Memoria Histórica. “Queremos que nos den su opinión”, afirmó la portavoz municipal socialista y exalcaldesa Isabel Ambrosio, recordando además que “esta triquiñuela que ha hecho el gobierno local del PP y Cs no va a pasar desapercibida ni para la Oficina del Defensor del Pueblo ni para ninguna otra institución”. Bajo el mandato de Ambrosio, que gobernó en coalición con IU, se conformó una comisión de memoria histórica en la que grupos políticos, colectivos memorialistas, Universidad e incluso asociaciones de vecinos se pronunciaron sobre los argumentos históricos para eliminar las referencias franquistas del callejero, haciendo además la propuesta para su sustitución. La propuesta final fue aprobada en Pleno, aunque las formaciones de derechas se opusieron a cualquier cambio de denominación en estas dos emblemáticas vías.

También desde Podemos Andalucía, IU y otros colectivos memorialistas han mostrado su disconformidad con el cambio del rótulo, que no descartan incluso llevar a los tribunales. En sus redes sociales, la líder de la formación morada, Teresa Rodríguez, se ha hecho eco de la campaña ciudadana de recogida de firmas iniciada por el guitarrista Manolo Sanlúcar contra la decisión del Consistorio de retirar una calle al Flamenco. En cuatro días la propuesta acumula ya más de 7.530 firmas.