27 sep 2020

Ir a contenido

EXPULSADO DE LA CUP

El alcalde de Argentona dimite tras reconocer abusos sexuales

La CUP blinda su protocolo y lamenta que Eudald Calvo no dejara el cargo antes de ser expulsado

Los partidos del consistorio condenan "rotundamente" las agresiones machistas

Júlia Regué

Eudald Calvo, a la entrada de los juzgados de Mataró, el 14 de junio del 2018.

Eudald Calvo, a la entrada de los juzgados de Mataró, el 14 de junio del 2018. / ACN / JORDI PUJOLAR

El alcalde de Argentona (Maresme), Eudald Calvo, presentó este miércoles su dimisión tras reconocer que había tenido "actitudes machistas y sexistas" con varias mujeres que denunciaron abusos sexuales en Twitter: "Mi dimisión y disculpas son lo mínimo que puedo hacer", escribió en la red social y borró su perfil. 

La coalición entre la CUPERC y ‘comuns’ que él encabezaba bajo el nombre de Unitat-Argentona per la República, emitió a primera hora de la mañana un comunicado que relata que en una asamblea extraordinaria el martes por la noche Calvo expuso los hechos –según él, "tergiversados" por los medios de comunicación– y puso su cargo a disposición de la formación. 

El texto señala que Calvo "reconoció los hechos machistas de los que se le acusa y pidió disculpas públicamente porque considera que el hecho de identificar un problema subyacente y no siempre consciente en la sociedad como es este es un primer paso para corregirlo". Y, al mismo tiempo, alaba su "generosidad" y "coherencia". En esta dirección, le "agradece la decisión de dimitir de manera consecuente con el ideario del partido" y le "reconoce la labor" al frente del consistorio.

El Ayuntamiento hizo otro comunicado firmado por todos los grupos municipales en el que condenan "rotundamente" los hechos "reconocidos" y manifiestan un apoyo "unánime e inequívoco" a las víctimas.

El protocolo

Calvo, primer edil desde el 2015, fue expulsado de la CUP a finales del 2019 porque se negó a aceptar las medidas reparadoras establecidas por el protocolo de agresiones que requería su dimisión como alcalde por un caso que otra víctima denunció al partido antes de verano. "Hubiéramos preferido que [su dimisión] hubiera llegado antes", espetó la diputada Natàlia Sànchez en los pasillos del Parlament, porque, a pesar de la expulsión, se mantuvo en el cargo. Los anticapitalistas negaron haber intentado "silenciar" el caso, aunque reconocen que no haber hecho pública su expulsión en su momento merece una evaluación para dilucidar "si es acertado o no" hacer públicas las medidas que se adopten tras la aplicación de su protocolo. Y Sànchez insistió en que priman la confidencialidad de la víctima y que no se difunda si la mujer no quiere. 

Tras la denuncia pública en Twitter, Calvo pidió disculpas "sinceras y honestas" pero la exposición de otras agresiones siguió en las redes sociales. Una tercera mujer denunció este miércoles haber sido víctima del concejal: "Te preguntarás por qué ahora. Porque me siento fuerte y bien acompañada y una amiga me ha abierto los ojos", apunta y asegura que los compañeros de militancia se alinearon con Calvo sin cuestionarse que era "un machista de manual". "Si yo quería seguir militando tenía que ser en esas condiciones", afirma y añade que la única forma de superar la situación fue marchándose de la comarca.