01 jun 2020

Ir a contenido

LAPIDARIO

Cayetana Álvarez de Toledo, una 'amazona' en el PP

La portavoz popular en el Congreso se desmarca de su partido con críticas a La Sexta y al feminismo

Daniel G. Sastre

La portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, en el Congreso de los Diputados.

La portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, en el Congreso de los Diputados. / EDUARDO PARRA (Europa Press)

Pablo Casado hizo una apuesta de riesgo al situar a Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos (Madrid, 1974) como portavoz del PP en el Congreso. A la dirigente popular siempre le ha costado amoldarse a las servidumbres de los partidos políticos, y lo ha demostrado de nuevo esta semana con unas declaraciones contra La Sexta. Según ella, esa cadena de televisión "hace negocio con la erosión de los valores de nuestra democracia".

Lo dijo, a cuenta del trato que dan algunos canales al independentismo catalán, en una entrevista en Onda Cero. Esas palabras provocaron una airada réplica del presentador estrella de la cadena, Antonio García Ferreras, que llamó a Álvarez de Toledo "experta en manipulación" y "experta en discursos del odio". También han generado malestar en sectores del PP contrarios a su fulgurante ascenso, que han aprovechado sus declaraciones para señalar la contradicción entre sus ataques a La Sexta y las críticas populares de estos días a las "amenazas" de Pablo Iglesias a los medios de comunicación. 

La personalidad de Álvarez de Toledo también abortó en el pasado reciente alguna operación política. Según escribe Xavier Pericay, uno de los fundadores de Ciudadanos, en su libro '¡Vamos?', Albert Rivera quiso atraerla en el 2015. Le ofreció ser la candidata autonómica de Ciudadanos en Madrid, pero ella lo rechazó porque no quería competir contra la lista del PP. Sin embargo, Pericay apunta razones más de fondo para que el fichaje no se acabara consumando, en ese momento o en algún otro posterior. Según él, sucedió que Rivera se dio cuenta de que, por su carisma, "podría convertirse en una amenaza para Albert". Son palabras que Pericay pone en boca de Fran Hervías, exsecretario de Organización de Cs.

"Nuestra Messi"

Cuando apostó por ella, Casado sabía que no estaba aupando a una persona dócil. La apadrinó como candidata popular por Barcelona para las generales de abril del 2019 presentándola como "nuestra Messi", tanto por su acento argentino como por ser "un crack al que no le piden hablar catalán". En las campañas de las dos elecciones del año pasado dejó otras muestras de su talante polémico y de su difícil relación con los medios, como cuando acusó a TV-3 de "participar en el golpe a la democracia" que según ella dieron los ndependentistas.

En esas campañas fue también sonada su posición respecto al concepto de consentimiento en las relaciones sexuales. "¿Un silencio es un no? ¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí?", preguntó en un debate.

No parece que las críticas que ha recibido la afecten. Este martes se desmarcó de nuevo del PP, que ha decidido volver a la manifestación del Dia de la Mujer. Ella no irá. Para justificarse, se declaró "feminista amazónica, de la escuela de Camille Paglia", la intelectual norteamericana que critica el feminismo moderno.