27 sep 2020

Ir a contenido

RELEVO EN LAS FILAS NARANJAS

Arrimadas se asegura el control del congreso de Cs

La líder interina arrasa a Igea y consigue el 78% de los compromisarios

El sector crítico carga contra el sistema de reparto de los delegados

Júlia Regué

La líder de Cs, Inés Arrimadas, durante la presentación de su campaña.

La líder de Cs, Inés Arrimadas, durante la presentación de su campaña. / CHEMA MOYA (EFE)

Inés Arrimadas se aseguró este lunes el control del congreso de Cs ganando la primera batalla a su rival, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. La líder interina tras la marcha de Albert Rivera arrasó en la votación de los compromisarios para el cónclave que se celebrará el 14 y 15 de marzo cosechando más del 78% de los delegados en juego –277 de los 355 en disputa– y el sector crítico se quedó con tan solo 21 representantes (5,9%), según el equipo de Arrimadas. Los 57 compromisarios restantes no están adscritos a Unidos y Adelante, la propuesta de Arrimadas, ni a Cs Eres Tú, el proyecto de Igea. A parte, hay otros 200 delegados del consejo general, de la gestora y de la nueva dirección.

Con estas cifras, Arrimadas se garantiza un aval mayoritario a la aprobación de su modelo de partido y de su estrategia, con el consiguiente rechazo a las enmiendas de los críticos, pero no puede certificar aún si será la nueva jefa de las filas naranjas. La dirección de Cs se dirimirá el 7 y 8 de marzo, cuando los 20.979 afiliados están llamados a las urnas para elegir la cúpula por voto directo.

En la elección de los compromisarios participó el 51,67% de los afiliados con derecho a voto, lo que supone un aumento de casi cuatro puntos respecto al 2017, cuando se registró una participación  del 47,79%. 

Fuentes de la candidatura de Igea aseguran que su plataforma tuvo cerca de un 40% de apoyos y lamentan que ese porcentaje no se traslade al número de compromisarios debido al uso de un sistema mayoritario para el reparto que perjudica a la minoría. "La candidatura que se impone en cada circunscripción se queda con casi todos los delegados en juego", apuntan. En Barcelona, afirman haber tenido un 30% de votos pero ningún compromisario debido a este sistema de distribución. En la capital catalana, Arrimadas arrasó con cerca del 60% de los votos, al igual que en Madrid. "Con este sistema Cs no tendría diputados ni concejales", hurgan los colaboradores de Igea.

También critican que las cifras ofrecidas "inducen a error" y  dejan un "consejo general con una unanimidad que no se corresponde con el sentir real del afiliado", ya que algunos de los independientes comparten los postulados de Cs Eres Tú aunque no se computen juntos. 

El resultado alivia al equipo de Arrimadas porque considera que han noqueado las pretensiones de Igea y que han demostrado que a las bases les agrada el modelo de partido vigente y que comparten su estrategia de pactos preelectorales con el PP. Para Igea, la batalla "crucial" será el próximo fin de semana, porque intuye que la líder interina puede perder apoyos en una votación directa de todos los afiliados. 

Igea se lanzó a las primarias sin poder medir sus fuerzas en esta votación porque un fallo informático hizo que se retrasara la elección de compromisarios pese a mantener el calendario  de la presentación de las candidaturas a la presidencia del partido.