09 ago 2020

Ir a contenido

MALA RELACIÓN ENTRE SOCIOS

ERC acusa a JxCat de "desleal" por su rechazo al techo de gasto

Los republicanos aseguran que los posconvergentes pasaron al 'no' al saber que ellos iban a abstenerse

El partido de Junqueras no volverá a anticipar su voto en el Congreso a sus socios de gobierno

Juan Ruiz Sierra Xabi Barrena

Pere Aragonès, Quim Torra y Pedro Sánchez, el pasado 26 de febrero en la Moncloa, durante la primera reunión de la mesa de diálogo. 

Pere Aragonès, Quim Torra y Pedro Sánchez, el pasado 26 de febrero en la Moncloa, durante la primera reunión de la mesa de diálogo.  / DAVID CASTRO

Resulta complicado encontrar una coalición tan mal avenida como la que forman, ahora mismo, con las elecciones catalanas a la vuelta de la esquinaJxCat y ERC. La enorme distancia que separa a ambos partidos independentistas ha vuelto a plasmarse este miércoles en el Congreso (solo un día después de la primera reunión en la Moncloa de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat), durante la votación del techo de gasto, el primer paso para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. La iniciativa, al igual que la reciente investidura de Pedro Sánchez,  ha salido adelante, entre otras cosas, gracias a la abstención de los republicanos, mientras que los neoconvergentes, junto a la CUP y las formaciones de derecha, han votado en contra.

Para el partido de Oriol Junqueras, esta posición muestra una vez más la "deslealtad" de JxCat. Fuentes de ERC señalan que el pasado lunes la antigua Convergència pensaba apoyar el techo de gasto, pero que todo cambió cuando supo que los republicanos se iban a abstener, permitiendo así que fuese aprobado. "Ahí es cuando Waterloo ordena votar en contra", explican en ERC, en referencia a la localidad belga en la que reside el 'expresident', Carles Puigdemont.

Por eso, continúan las mismas fuentes, la formación de Junqueras no anunció hasta el último momento que pensaba abstenerse. El cambio de posición de JxCat no estuvo exento de división dentro del partido de Puigdemont, pero hizo que algunos sectores de ERC, "más permeables" a la "presión" del "socio de gobierno", se "inquietaran" y abogasen por volver a analizar si convenía abstenerse.

De haber votado en contra ERC, el techo de gasto habría corrido peligro, porque podría haber arrastrado a otros partidos como Bildu y el BNG. Y con él, el futuro de la legislatura que acaba de empezar, ahondando en la inestabilidad que vive España, que ha celebrado cuatro elecciones generales en otros tantos años. "No había ningún motivo para bloquear", explican los republicanos.

Ahora, tras este precedente, ERC piensa cambiar por completo su relación parlamentaria con JxCat. "Seguramente, con el uso tan desleal que hacen de la información, ya no les vamos a anticipar más el sentido de nuestro voto", señalan.

La buena marcha de la mesa

Los republicanos habían hecho depender hasta ahora su posición respecto al techo de gasto a la marcha de la mesa de diálogo sobre el "conflicto político" en Catalunya. Y la cita del pasado miércoles, la primera de muchas, ya que el organismo se reunirá una vez al mes, fue "bien, sorprendentemente bien", dicen los de Junqueras, con el Gobierno y la Generalitat pactando un comunicado en el que se comprometen a abordar una salida a la crisis territorial dentro de la "seguridad jurídica". Esto, en sí mismo, supone un triunfo para ERC, argumentan en el partido, ya que ellos han sido los principales responsables de la mesa, que pactaron con el PSOE a cambio de su abstención en la investidura de Sánchez.

"Esto acaba de empezar. Ha comenzado a rodar la pelota y estamos donde nosotros siempre hemos defendido que debíamos estar. Ellos [en referencia a JxCat] han hecho mucho ruido, pero ya están en la mesa y han anunciado que no se levantarán. Dan coces para intentar hacer ver que es suya, pero no cuela", resumen en ERC.