25 may 2020

Ir a contenido

parte como favorita

La diputada del Parlament Marina Bravo, número dos de la lista de Arrimadas

La aspirante a suceder a Rivera presenta al equipo con el que concurre a las primarias

El crítico Igea propone a Marta Marbán, parlamentaria de la Asamblea de Madrid

Pilar Santos

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. / EMILIO NARANJO (EFE)

Inés Arrimadas y Francisco Igea, los dos candidatos a las primarias de Ciudadanos, registraron ayer los equipos con los que se presentan a la batalla interna. La portavoz en el Congreso ha elegido a la diputada en el Parlament Marina Bravo como su secretaria general y el actual vicepresidente de la Junta de Castilla y León, a la diputada en la Asamblea de Madrid Marta Marbán. La campaña para suceder a Albert Rivera empezará el sábado y concluirá el 6 de marzo. El 7 y el 8, los militantes con derecho a voto, unos 21.900, elegirán.

El organigrama que propone Arrimadas incluye dos vicesecretarías: una para Carlos Cuadrado, que fue responsable de finanzas, y otra para Joan Mesquida, fichaje de Rivera para las elecciones generales de abril. José María Espejo, diputado en el Congreso ahora, será vicesecretario adjunto si gana las primarias. En su ejecutiva, claramente continuista, también estarían el parlamentario Edmundo Bal, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado; la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís; la dirigente catalana, Lorena Roldán, y el eurodiputado Jordi Cañas. El líder de los naranjas en Estrasburgo, Luis Garicano, no ha querido decantarse por ninguno de los dos, al menos por ahora, pero tanto Arrimadas como Igea aseguran que lo querrán en la ejecutiva. 

El crítico Igea propone a Marbán como secretaria general a altos cargos que le acompañan en el Gobierno autonómico, como Fernando Navarro, José Miguel García y Ana Carlota Amigo.  

Ambos aspirantes a las primarias están abiertos a un debate ante los afiliados, para contraponer sus modelos de partido. Igea quiere acabar con el «hiperliderazgo» y que la dirección comparta el poder con los territorios. Arrimadas descarta «las baronías», pero asegura que también desea «un partido más horizontal».