03 jul 2020

Ir a contenido

LAS BARONÍAS, LÍNEA ROJA EN Cs

Igea se postula contra Arrimadas para liderar Cs

El vicepresidente de Castilla y León propone un debate el jueves ante la militancia

La dirigente catalana rechaza un pacto por las diferencias en el modelo de partido

Miguel Ángel Rodríguez

Arrimadas ofrece un cara a cara a Igea. / NACHO GALLEGO / EFE / VÍDEO: EFE

La lucha por la presidencia de Ciudadanos entre Inés Arrimadas y Francisco Igea ha comenzado oficialmente. El vicepresidente de Castilla y León y líder del sector crítico del partido naranja ha anunciado que se presentará para liderar la formación en un acto con compromisarios celebrado en el madrileño parque de El Retiro. Un paso adelante que supone el pistoletazo de salida a la carrera por el control de Cs entre Arrimadas, vista por muchos como la heredera natural de Albert Rivera, e Igea, que pretende imponer un nuevo modelo de partido más descentralizado.

"Hice unas declaraciones hace algunos días en Oviedo diciendo que este partido estaba en parada cardiaca, a la vista está que no", ha dicho Igea ante cerca de un centenar de críticos del espacio 'Ciudadanos eres tú'. A renglón seguido, ha señalado que Cs "está muy lejos de estar muerto" si son capaces de "quitarle el tubo y la anestesia de una administración desastrosa" y bajo el peso de la "jerarquización y el hiperliderazgo". 

El líder crítico ha subrayado que la actual estructura del partido "evita el debate" y, sobre todo, hace que la elección directa de los cargos por la ejecutiva estatal suponga viciar los pocos debates que hay. "Cuando te acarician, lames", ha sentenciado el vicepresidente castellanoleonés antes de señalar que "es una actitud que está en el ADN de todos los mamíferos".

El paso del tiempo

Igea ha admitido que al comienzo del proceso de discusión para decidir si se presentaba o no, defendió que Arrimadas era "la mejor candidata" y que tenía "gran capacidad de empatía". "El tiempo da y quita la razón", ha sentenciado a continuación para defender que lo que necesita Cs "es alguien dispuesto a presidir un partido en el que se escuche a la gente, en el que le lleven la contraria, en el que la organización dependa de los militantes y no de la voluntad de una única persona". 

Además, el político vallisoletado ha querido dejar claro que ha tratado por todas las maneras de alcanzar un acuerdo con Arrimadas que ella misma rechazaba este martes y que, por ello, se presentaba para liderar el partido. La decisión ha venido acompañada de un reto a la portavoz parlamentaria: un debate ante la militancia el próximo jueves, antes de que se voten los compromisarios que el 15 de marzo tendrán que elegir entre Arrimadas e Igea. 

Poco respaldo orgánico

El vicepresidente castellanoleonés ha dado este paso sin saber los apoyos que tendrá en el congreso debido a que la elección de compromisarios, planificada para el fin de semana pasado, se ha retrasado hasta el siguiente por problemas con la votación telemática. No obstante, dentro del partido cuenta con poco respaldo orgánico, aunque parece tener el apoyo de una parte amplia de la militancia que secunda las exigencias de construir una formación más descentralizada y en la que los territorios tengan mayor autonomía. Entre sus propuestas está que sean los militantes los que puedan elegir a los líderes regionales y provinciales. Una competencia que ahora recae sobre la dirección estatal.

La actual portavoz en el Congreso de los diputados ha rechazado en varias ocasiones el llegar a un acuerdo con Igea y ha descartado conceder mayor libertad a los territorios en pro de la defensa de una unidad de discurso en toda España. Un modelo que parece que le dará a Arrimadas la victoria en el congreso pese a que  la candidatura de Igea podría quitarle una parte importante de los votos y restarle autoridad dentro de la formación.