06 abr 2020

Ir a contenido

ELECCIONES EN EUSKADI

El PP y Cs sellan una coalición pese al rechazo de Alonso

Casado desoye la queja del líder vasco y firma un pacto que no le menciona como candidato

El exministro se enteró "por la prensa" de que los naranjas ocuparían dos puestos claves

Pilar Santos

El líder del PP en Euskadi, Alfonso Alonso, en una acto en el 2017.

El líder del PP en Euskadi, Alfonso Alonso, en una acto en el 2017. / JAVIER ETXEZARRETA (EFE)

Los partidos de Pablo Casado e Inés Arrimadas registraron este viernes por la tarde el nombre de la coalición con la que concurrirán a las elecciones del País Vasco el 5 de abril: “PP + Cs”. La alianza nace de la peor manera posible, con una guerra abierta entre el líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, y el número dos del partido a nivel nacional, Teodoro García Egea, que se ha encargado de pilotar la negociación con los naranjas. La relación entre Alonso y la dirección de Madrid es tan tensa que en el texto del acuerdo, según los populares, se establece que "el cabeza de lista" de la coalición será "designado" por el PP. No se menciona a Alonso.

El político vasco rechazó viajar a Madrid el viernes a mediodía a firmar el pacto con los naranjas, porque, según denunció, se enteró de los detalles de la coalición “por la prensa”. El exministro de Sanidad se revolvió cuando leyó en los medios de comunicación que Ciudadanos había anunciado que el pacto al que José María Espejo-Saavedra, representante de los naranjas, y García Egea habían llegado incluía que los segundos puestos en las provincias de Vizcaya Álava los ocuparían dirigentes de Ciudadanos. En estos momentos, el PP tiene nueve diputados en el Parlamento vasco, pero las encuestas le auguran que caerá hasta los cinco o seis. Ese reparto sería muy beneficioso para la formación de Arrimadas, que en este momento no tiene ningún diputado en Euskadi. 

Sin embargo, no está clara la posición de los naranjas. Según el comunicado que emitió la dirección popular para anunciar el nacimiento de «PP+Cs» que finalmente rubricaron García Egea y Carlos Cuadrado, vicesecretario general de Cs, en el acuerdo no se concreta si los liberales ocuparán los segundos puestos en Vizcaya y Álava.  Solo se asegura que el pacto "garantiza dos puestos de salida para Cs". ¿Qué son "puestos de salida" para un partido que puede caer de 9 a 5 diputados? Todavía quedan días para ver qué opina cada parte. El comunicado del PP recuerda que hay de plazo hasta el 1 de marzo para conformar la totalidad de las listas electorales. 

"Nuestro candidato es Alonso, él deberá decidir ahora si quiere encabezar esa candidatura o no", afirman en la sede de Génova cuando se pregunta por el futuro del exministro.

Apoyó a Santamaría

Este es el episodio más negro de la difícil relación entre el dirigente vasco y la dirección nacional. Alonso, que apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP y ha censurado la derechización del partido desde que Casado cogió las riendas, ha vivido semanas muy delicadas en las que ni el líder del PP ni García Egea le querían confirmar como su candidato en Euskadi. Finalmente, el comité electoral lo designó, pero ahora, cuando ha llegado el momento de firmar una coalición que él defendió en un inicio, pero de cuya negociación ha quedado apartado, Alonso ha vuelto a levantar la voz. El exministro se negó a viajar a Madrid a “firmar” el pacto con Ciudadanos. Porque eso, aseguran fuentes de su entorno, es lo que le pidió el jueves por la noche Ana Beltrán, vicesecretaria de Organización del PP. Que bajara a echar la firma. Él avisó de que no iría y le afeó que se hubiera enterado por la prensa de los detalles de la negociación. Sin embargo, según fuentes de la dirección, Beltrán le planteó que acudiera a la capital "a analizar" el acuerdo. 

La fórmula del País Vasco no se repetirá en Galicia, que también celebra elecciones el 5 de abril y donde Arrimadas también quería acudir en coalición. Los populares invitan a los naranjas a integrarse directamente en la lista de Alberto Núñez Feijóo, algo que pueden hacer hasta el 1 de marzo. El caso de Catalunya se volverá a analizar cuando Quim Torra convoque las elecciones.