05 ago 2020

Ir a contenido

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El Congreso rechaza la ofensiva del PP contra Ábalos por Venezuela

Las derechas acusan al Gobierno de "mentir" sobre el encuentro entre el ministro y Rodríguez en Barajas

PSOE, Podemos, PNV, ERC, JxCat critican a los populares por "instrumentalizar" al régimen de Maduro

Iolanda Mármol

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante una intervención en el Congreso.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante una intervención en el Congreso. / Ballesteros (EFE)

Venezuela parece haberse convertido en el tema estrella del inicio de la legislatura en el Congreso de los Diputados. El PP está determinado a seguir indagando en la controvertida visita de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, para esclarecer las posibles responsabilidades que pudiera tener el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. En plena ofensiva por este asunto, los populares llevaron este martes a la Cámara baja una moción para cuestionar la gestión de la cita en el aeropuerto de Barajas y reivindicar el estatus de Juan Guaidó como presidente encargado. Los populares sabían que no contarían con mayoría para que saliese adelante, pero a nadie se le escapa que el debate sirvió para tratar de erosionar a uno de los pesos políticos del Gobierno de Pedro Sánchez, que se ausentó hasta la votación. 

El Congreso tumbó la propuesta promovida por los conservadores, con 190 votos en contra frente a 148 a favor. El PP acusó a Ábalos de "mentir" sobre su encuentro con Rodríguez en el aeropuerto de Barajas, acusó al Gobierno de "ocultar" los detalles de esa "reunión" y tildo de "despropósito" la actitud del Ejecutivo en este asunto. en un "despropósito". En su intervención, la diputada popular Marta González, aprovechó para exigir también a Sánchez que no "abandone a Venezuela" y que apoye al presidente encargado, Juan Guaidó. "Venezuela nos importa y nos duele", aseguró. 

Ciudadanos, que votó a favor, se sumó a las críticas al Gobierno. El diputado Edmundo Val consideró que es "absolutamente inaceptable" que no exista una comisión de investigación sobre el caso. "Nos importa que mienta un ministro en Congreso", lamentó, y acusó al Ejecutivo de ser "desleal" con la UE y de "legitimar a un dictador", en referencia a Nicolás Maduro. 

Vox repasó los informes internacionales que critican los incumplimientos de los derechos humanos en el régimen de Maduro. “Venezuela es una tragedia y una advertencia de cómo un régimen próspero puede acabar pauperizado por el socialismo y comunismo radical”, auguró el diputado de ultraderecha Víctor González Coello de Portugal.

La iniciativa de los conservadores no consiguió los apoyos de grupos clave, que reprocharon al PP su "obsesión" con Venezuela en el Parlamento.  Unidas Podemos acusó al PP de tratar a los venezolanos con “displicencia colonial” y pidió que se utilice el Parlamento para problemas que afectan verdaderamente a los españoles. El PSOE acusó a los populares de "instrumentalizar" los problemas de Venezuela para tratar de comparar al Gobierno de Sánchez con el régimen de Maduro. 

El PNV, que también votó en contra, admitió que la gestión del Gobierno no fue la adecuada, pero defendió que se cumplió con la normativa europea e insistió en que el planteamiento del PP solo sirve para cuestionar todavía más la figura de Guaidó.

JxCat también rechazó la iniciativa. Su diputado, Ferran Bel, opinó que a Ábalos "le tocó gestionar la falta de diligencia de otro compañero",  calificó la gestión de "desastrosa", y afeó a los conservadores que utilicen sus intervenciones parlamentarias para debator sobre Venezuela. Este mismo argumento fue recogido por la diputada de ERCMarta Rosique, que reclamó al PP que no solo defienda los derechos humanos en ese país, sino siempre, y también en relación a Catalunya

El debate en el Congreso llegó tras una batería de medidas para esclarecer lo ocurrido con Rodríguez. El PP acudió a los juzgados para solicitar que AENA no elimine las imágenes de la noche del encuentro entre el ministro y la vicepresidenta venezolana.  A última hora de la tarde, el juzgado de guardia de Madrid decidió estimar la medida cautelar y requerir a las autoridades competentes del aeropuerto que conserven las imágenes grabadas en el circuito de vigilancia la madrugada del 20 de enero.  Vox, que acudió al Tribunal Supremo también para evitar el borrado de las imágenes y presentó una querella contra Ábalos.