01 nov 2020

Ir a contenido

JUICIO EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Batlle declara que dirigentes independentistas veían con "reticencias" a Trapero

El exdirector general de los Mossos asegura que el mayor no era afín al 'procés'

Revela "tensiones" entre el comisario y De Los Cobos por las competencias policiales

ACN

Declaración de Albert Batlle en la Audiencia Nacional. / FOTO Y VÍDEO: SEÑAL INSTITUCIONAL / ACN

El exdirector de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle ha señalado este martes, durante su declaración como testigo en el juicio a los Mossos por el 1-O que se desarrolla en la Audiencia Nacional, que dirigentes independentistas veían con "reticencias" al mayor Josep Lluís Trapero  y ha asegurado que el comisario no era afín al 'procés'

Como ya declaró en el juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo, Batlle ha dicho que Trapero no habría atendido ninguna "sugerencia" relacionada con el proceso independentista. "Quien le conocía se habría abstenido de hacerla. Ni se le podían hacer ni las habría atendido. Estoy convencido", ha dicho. A renglón seguido ha explicado que le constaba que parte del sector independentista vería con "reticencias" a Trapero. "Cuando Ramon Espadaler le nombró comisario, se habló de 'puñalada trapera'", ha dicho en alusión a cómo recibieron el nombramiento sectores independentistas.

También se ha referido a la reunión que Trapero y el secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, mantuvieron en septiembre del 2016. "Se le preguntó sobre qué legalidad cumplirían los Mossos. 'De legalidad solo hay una', respondió Trapero. Así se dio por acabada la reunión", ha relatado Batlle.

Trapero y Puig, "garantía de orden"

Batlle ha explicado que cuando decidió dimitir, en julio del 2017,  le preocupaba "en qué manos" quedaría el cuerpo y pidió a Trapero y a Cèsar Puig que "continuasen" en sus puestos. Ha explicado que veía la continuidad de estos como una "garantía del orden y del buen funcionamiento del cuerpo de Mossos".

Ha reiterado que él dejó el cargo de director de la policía catalana por "incomodidad" con los acontecimientos que se sucedían en Catalunya, con el referéndum del 1-O en ciernes. "Tenía serias discrepancias sobre cómo se harían las cosas políticamente y, además, tenía la percepción de que no contaba con la confianza política del entorno del Govern", ha detallado. Su dimisión se produjo tras el relevo del entonces 'conseller' de Interior Jordi Jané por Joaquim Forn.

En otro momento de su declaración y a preguntas de la defensa de Trapero, Batlle ha admitido que la "tensión dialéctica" que había entre el mayor y el teniente coronel Diego Pérez de los Cobos ya existía antes de la junta de seguridad de julio del 2017. "Había temas sensibles. El cuerpo de Mossos ja estaba implantado, se quería que tuviera más competencias y eso, a veces, puede producir una fuerte tensión dialéctica", ha dicho.