30 mar 2020

Ir a contenido

Comparecencia en el Congreso

Grande-Marlaska cree que en las fronteras "la violencia es el límite"

El ministro reitera que la vicepresidenta de Venezuela "no pisó territorio Schengen" durante su paso por el aeropuerto de Barajas

El titular de Interior defiende la acción de las Fuerzas de Seguridad en Ceuta y Melilla: "Se ajusta a la legalidad europea"

Juan José Fernández

Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso.

Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso. / DAVID CASTRO

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha repetido este martes en una comparecencia en el Congreso que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, no pisó territorio Schengen durante su paso por el aeropuerto de Madrid. "No hizo falta decirle nada a la Policía. La Policía sabe que esa señora no puede entrar en territorio Schengen y esa persona no entró en territorio Schengen. Lo decimos por activa y por pasiva", ha dicho el ministro.

Su afirmación respondía a varias preguntas de diputados de la oposición sobre lo que él mismo, irónicamente, también ha denominado "el Delcygate". Ese asunto, y el de la inmigración, han ocupado las partes principales de las intervenciones de los diputados de la Comisión de Interior del Congreso, ante la que comparecía por primera vez en esta legislatura, y bajo presidencia de la que fue su secretaria de Estado de Seguridad en la anterior, la socialista Ana Botella.

Grande-Marlaska ha citado la reciente sentencia de la justicia europea sobre las devoluciones en caliente en las fronteras de Ceuta y Melilla, y ante las insistentes preguntas sobre el efecto del fallo. Esa sentencia "viene a manifestar que la violencia es un límite al ejercicio de los derechos fundamentales", ha dicho Grande-Marlaska, antes de asegurar que España cuenta con "mecanismos suficientes" consulares y en frontera para atender las peticiones de protección internacional por parte de migrantes, y ha vuelto a destacar de la sentencia el mandato del "no ejercicio de la violencia".

Presos y salarios

A preguntas de Vox sobre el acercamiento y los beneficios penitenciarios concedidos a 59 presos etarras, Marlaska ha contestado argumentando que se trata de la aplicación de la legislación penitenciaria, y ha recordado que ninguna asociación de víctimas ha protestado. "Dejemos tranquilas a las víctimas", ha rogado a la diputada de la formación de extrema derecha Macarena Olona.

Sobre la equiparación salarial de las Fuerzas de Seguridad del Estado con las policías autonómicas, y en respuesta a las preguntas que le han hecho diversos grupos políticos, Grande-Marlaska ha asegurado que Interior pagará a los policías y guardias civiles el tercer tramo de la equiparación, 247 millones de euros que se librarán por Real Decreto Ley si no hay presupuestos.

En cuanto a la cesión de las competencias de seguridad vial al gobierno navarro, el ministro ha sido tajante: "Ni un guardia civil va a salir de Navarra si no quiere salir de Navarra. La transferencia de la gestión de tráfico no implica que la Guardia Civil vaya a salir de Navarra", ha afirmado, respondiendo a una de las preguntas del diputado de Ciudadanos Pablo Cambronero.

Nada sobre Catalunya

El ministro del Interior no ha querido contestar a las intervenciones de los independentistas catalanes. El portavoz en el Congreso de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, había anunciado al ministro que su grupo incidirá durante la legislatura en "que este país deje de tener una policía mal llamada patriótica y comience a tener una policía democrática", y en que "de una vez por todas se depuren responsabilidades en torno a lo que sucedió el 1 de octubre".

La diputada de la CUP Mireia Vehí ha reprochado a Marlaska la "gestión a hostias de la disidencia, la aplicación de una doctrina del shock" en Catalunya. "Va camino de seguir la misma estela del señor [Juan Ignacio] Zoido -le ha advertido-: entre los dos ya llevan más de 1.300 personas heridas y más de 290 detenciones".

También se han quedado sin contestación algunas preguntas del Partido Popular, formuladas por su diputada Belén Vázquez, sobre el paso por Madrid de la vicepresidenta del gobierno de Venezuela. Entre ellas, una sobre si dispuso Interior una escolta para la venezolana en el hotel Santo Mauro de Madrid y otra sobre "cuarenta maletas" que traía, y por qué no pasó Delcy Rodríguez el control de pasaportes para entrar en la terminal ejecutiva del aeropuerto de Barajas.

Vázquez le ha pedido que "no retire a la policía de Vía Laietana -en referencia a la comisaría central del Cuerpo Nacional de Policía en Barcelona-, porque sería ceder ante los CDR que acosaron a los policías en ese lugar".

"Seguridad humana"

Grande-Marlaska ha aprovechado su primera comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso para exponer esste lunes las líneas esenciales de su plan de acción al frente del departamento para esta legislatura, un conjunto de proyectos legislativos y organizativos en el marco de "un modelo de seguridad 20-30", que denomina "seguridad humana", y que supone "una reforma integral de nuestro modelo de seguridad".

El ministro ha anunciado, entre un total de 45 medidas concretas -y como ya hizo durante la primera sesión de control al Gobierno en el Senado- la redacción de una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, por ser la llamada 'Ley Mordaza' "una ley fallida". Además, la elaboración de una nueva Ley Orgánica General Penitenciaria, para adaptarla a los cambios en el Código Penal, y la reforma de la Ley de Seguridad Vial, especialmente en el sistema de puntos. 

El titular de Interior ha incluido entre los referentes de su acción en esta legislatura novedades en el control de fronteras -ha recordado cómo en 2019 se redujo el 50 por ciento de las entradas irregulares-, mediante "mejoras en el sistema integral de fronteras para lograr un perímetro más seguro, más moderno y menos cruel".

Entre esas mejoras, el incremento de la  valla de Ceuta y Melilla en un 30 por ciento y "la sustitución de las concertinas por elementos que doten de seguridad sin ser cruentos".

En materia de lucha contra el terrorismo, Marlaska ha puesto énfasis en que ya se está redactando en su departamento un plan contra la financiación del terrorismo, y ha recordado, como ya hizo en su toma de posesión, que potenciará las acciones de memoria en favor de las víctimas, también en el sistema educativo.

Violencia machista y delincuencia virtual

Marlaska, además, ha anunciado su voluntad de que España sea "líder en políticas contra la dominación y el odio". Y para ello ha puesto en valor el Pacto contra la Violencia de Género, ha anunciado un incremento de los efectivos policiales especializados y de las funcionalidades del sistema Viogen, con una valoración del riesgo no solo para las mujeres, también para los hijos, y  un Plan de Acción contra los Delitos de Odio.

Ese plan, el más nutrido de cuantos ha anunciado, incluye potenciar la labor del Centro Nacional de Desaparecidos, un Plan Mayor de seguridad para la protección de las personas mayores de ataques y estafas, un Plan Director para la mejora de la convivencia y seguridad en los centros educactivos y sus entornos, y un plan de prevención de agresiones a profesionales sanitarios.

El ministro ha descrito también ante la comisión de Interior del Congreso planes para potenciar la Oficina de Coordinación Cibernética de las Fuerzas de Seguridad del Estado, en la línea de desarrollar un nuevo Plan de Cibercriminalidad. Y ambas medidas, paralelas a los planes de transición digital del Gobierno.

“Solo con seguridad se podrá hacer efectiva la transición digital”, ha asegurado el titular de Interior, después de recordar que "han incrementado su actividad las nuevas formas de delincuencia” cibernética: de 81.307 delitos declarados en 2017 a 165.000 en 2019, o sea, 84.000. Los más numerosos son los relacionados con la estafa y el fraude.