03 jul 2020

Ir a contenido

PROTESTA

El rugido de León

Más de 57.000 personas salen a la calle para expresar el malestar territorial en la provincia

La muestra de fuerza llega después de que una veintena de ayuntamientos hayan pedido separarse de Castilla y crear la región Leonesa

Roger Pascual

Miles de leoneses salen a la calle para exigir un futuro para la provincia. / J. CASARES / EFE / VÍDEO: EFE

León ruge con fuerza para que su voz llegue hasta los leones del Congreso. Más de 57.000 personas, según fuentes policiales (80.000 según los organizadores), se han manifestado este domingo por las calles de León, Ponferrada y Villablino  para airear el malestar territorial en una provincia que UGT y CCOO consideran "muerta" y "en caída libre" tras el cierre de la minería y el retroceso del sector industrial. Una muestra de fuerza que llega en pleno resurgir del 'leonesismo', después de que que más de una veintena de ayuntamientos hayan revindicado separarse de Castilla y crear la Región Leonesa.

"Futuro para León" era el lema de las tres manifestaciones simultáneas. En la capital provincial han sido más de 35.000 los manifestantes a los que hay que sumar las 20.000 personas de Ponferrada y los dos millares de Villablino, capital de la comarca minera de Laciana. 

La movilización, convocada por UGT y CCOO, ha contado con la presencia en León de los secretarios federales de ambos sindicatos, Pepe Álvarez y Unai Sordo, respectivamente, así como representantes de todos los partidos políticos, agentes socioeconómicos e instituciones junto a la ciudadanía, que ha dado una respuesta multitudinaria. 
"Es el momento de que se le devuelva a León una parte de lo mucho que ha dado a este país durante mucho tiempo", ha sentenciado Luis Tudanca. El líder socialista en Castilla y León ha afirmado que "es un día para alzar la voz y luchar en las calles por un mejor presente y futuro para León".

Movimiento con tres décadas de historia

La manifestación también ha tenido una fuerte reivindicación de los colectivos leonesistas, que han respaldado la protesta para reivindicar la autonomía para la Región Leonesa, un debate más actual que nunca con la aprobación de esta petición por más de una veintena de ayuntamientos. 

El ‘leonesismo’ es un movimiento con tres décadas de historia, que tiene en Unión del Pueblo Leonés (UPL) su mayor exponente político, un partido que cree que la construcción de Castilla y León es una "aberración histórica, administrativa y democrática". Aunque el leonesismo llevaba tiempo dormido, ha vuelto a resurgir con la aprobación el pasado 27 de diciembre en el Pleno del Ayuntamiento de León de una moción que reclama la separación de León, Zamora y Salamanca de la actual Castilla y León para formar la Región Leonesa, en una suerte de derecho de autodeterminación. A la iniciativa se han unido 19 municipios más. "Autonomía, país leonés" ha sido uno de los gritos que se han coreado durante la manifestación de este domingo. Una muestra más del malestar territorial y que entronca con el de la España vaciada que ha puesto sobre la mesa la entrada en el Congreso de Teruel Existe.