14 jul 2020

Ir a contenido

Zapatero reclama que Barcelona sea la capital mundial de la paz

"No puede conformarse con ser la capital de Catalunya", sentencia el expresidente que reivindica, junto a Montilla y Collboni, la cocapitalidad

Roger Pascual

José Luis Rodríguez Zapatero, en Barcelona. / JORDI COTRINA / VÍDEO: EFE

Cinco días después de que Pedro Sánchez devolviera a Barcelona la cocapitalidad cultural que perdió con Mariano RajoyJosé Luis Rodríguez Zapatero ha apostado porque sea también la capital mundial de la paz. Lo ha hecho en un encuentro con Jose Montilla y Jaume Collboni, en la sede del PSC de Barcelona y bajo el título de 'Las capitalidades de Barcelona', que se ha convertido en una oda a la capital catalana y al diálogo entre la Generalitat y la Moncloa.

"No hace falta que nadie la nombre cocapital, porque ya lo es. Barcelona tiene autoridad por sí misma", ha señalado Zapatero. Tras lamentar que "la suma de procés y PP" haya supuesto una década de paralisis, ha reclamado intentar recuperar "estos 10 años perdidos en cuatro, y aún podría ser en menos tiempo". "Barcelona no puede conformarse con ser la capital de Catalunya", ha señalado Zapatero, insistiendo en que se convierta en el referente mundial "de la paz, convivencia y la no violencia". El expresidente español ha evocado la figura de Ernest Lluch y ha confesado como la manifestación en Barcelona por la paz y el diálogo tras el asesinato del exministro (del que este 2020 se cumplirán 20 años) le dejó una profunda huella. "Nada será posible en el progreso si no recuperamos y enriquecemos una cultura de la paz y la convivencia para resolución de los conflictos", ha vaticinado Zapatero. Tras proponer, cuando era presidente, una Alianza de Civilizaciones para la construcción de la paz, desde que dejó la Moncloa ha intentado mediar también en la resolución de conflictos, como el venezolano. "Con riesgos de violencia cada vez más amplios, la principal tarea es la de la paz. Por Lluch y por la paz, capitalidad de la paz para Barcelona".

"Por Lluch y por la paz, capitalidad de la paz para Barcelona"

José Luis Rodríguez Zapatero

Expresidente español

En la intervención inicial, Collboni ha propugnado recuperar el diálogo y los puentes que se tendieron cuando Zapatero y Montilla gobernaban en la Moncloa y la Generalitat, poniendo como uno el Mobile World Congress como uno de los logros obtenidos de esta colaboración. "Es una reivindicación de un etapa de hegemonía, pero no de nostalgia", ha matizado el primer teniente de alcalde de Barcelona, reclamando subir la moral y recuperar la "ambición" de la ciudad tras el "largo invierno institucional". "Necesitamos que vengan de fuera y nos recuerden 'ey, sois Barcelona'". Además de apuntalar también la apuesta de Sánchez por la cocapitalidad de Barcelona, Collboni ha proyectado la ciudad como capital digital del sur de Europa y Montilla como capital de la macroregión euromediterránea y de una área metropolitana con mayor proyección internacional.

Montilla considera vital "recuperar el tiempo perdido en la medida que se van despejando los nubarrones, no solo de la crisis sino de la división de la sociedad catalana y también entre la catalana y la española". Consciente de que el concepto de cocapitalidad "despierta recelos" en algunos sectores, ha puesto el ejemplo de Alemania, donde hay ministerios e instituciones en varias ciudades sin que esto suponga un problema. Defendiendo la apuesta de Zapatero por la capitalidad mundial de la paz, el 'expresident' ha considerado que Barcelona puede asumir este papel como "ciudad de acogida" y por la capacidad de integración de personas de fuera algo que, ha lamentado, "desgraciadamente en otros lugares no se ha dado". 

El expresidente pide "contención" a la derecha con Venezuela

José Luis Rodríguez Zapatero ha pedido "contención" a la derecha -"se pueden tener visiones distintas y no insultar ni descalificar", ha dicho- a la hora de hablar de Venezuela, donde ha confiado en que se acabe imponiendo el diálogo para resolver el conflicto actual. En declaraciones a los medios durante su visita a Barcelona, el expresidente español ha ironizado con que Venezuela haya centrado gran parte de las críticas de la oposición al Gobierno en el pleno de este miércoles en el Congreso."Debe estar muy bien España", ha resuelto.