25 feb 2020

Ir a contenido

DEBATE DE ENMIENDAS A LA TOTALIDAD

Govern y 'comuns' encauzan los presupuestos en el Parlament

Aragonès tiende la mano al PSC y a la CUP para que apoyen las cuentas

Albiach insiste en que su abstención no supone un aval al Govern Torra

Júlia Regué Fidel Masreal

El ’vicepresident’ Pere Aragonès y el ’president’ Quim Torra.

El ’vicepresident’ Pere Aragonès y el ’president’ Quim Torra. / ALBERT BERTRAN

El Govern y los ‘comuns’ lograron este miércoles encauzar los presupuestos que acordaron para este 2020 después de rechazar las enmiendas a la totalidad presentadas por Cs, PSC, CUP y PPC en el Parlament. Los ‘consellers’ celebrarán una nueva ronda de comparecencias en comisiones del 24 al 28 de febrero donde se debatirán las enmiendas parciales y el 18 de marzo está prevista su votación final en el hemiciclo. Sin embargo, el calendario se podría dilatar en el caso de que algún grupo decida llevarlos al Consell de Garanties Estatutàries para analizar si cumple con la legalidad vigente.

Uno de los motivos alegados por la oposición es que las cuentas en tramitación, si bien superan las del 2017, no incrementan el total ejecutado en el 2019. En total, prevé un gasto no financiero y no finalista de 27.512 millones de euros, lo que supone un incremento de 3.070 millones (el 12,6% respecto a las cuentas del 2017), mientras que la previsión de ingresos es 26.862 millones, que se traduce en un aumento en términos absolutos de 4.174 millones.

El ‘vicepresident’ y ‘conseller’ de Economia, Pere Aragonès, defendió que las cifras diseñadas permiten pasar página a "la época de austeridad y recortes". Y tendió la mano al PSC y a la CUP para que apoyen los presupuestos y se desmarquen de  quienes "prefieren la inestabilidad y el desgobierno". "Estoy convencido de que el PSC y la CUP no se encuentran tan lejos de unos presupuestos que destinan tres de cada cuatro euros a políticas sociales", espetó. 

El ‘president’ del Govern, Quim Torra, buscó protagonismo en una intervención inicial y apeló a la "responsabilidad" y al "sentido de país". También recordó su compromiso de convocar elecciones una vez se aprueben las cuentas. Al igual que Aragonès, insistió en que no son las cuentas deseadas porque no se enmarcan en un Estado independiente y achacó la falta de recursos al "lastre inmenso" del déficit fiscal y a los "graves incumplimientos del Estado". 

Los ‘comuns’, que se abstuvieron, puntualizaron que si su formación apoya los presupuestos es por la "emergencia social" y que este plácet no debe interpretarse como "un aval a la pésima gestión del Govern". Por su parte, el PSC reprochó al Govern no haber querido negociar con ellos y Cs cuestionó las partidas e insinuó que se destinaban al ‘procés’. Desde la CUP, avisaron a Torra de que una muestra de que el artículo 155 pervive es que no pueda votar los presupuestos de su Govern porque no tiene escaño de diputado. El PPC, criticó que "gastan más, pero continúan gastando mal".