El Gobierno presentará los Presupuestos solo cuando tenga el aval de ERC

El Ejecutivo estima que podrá aprobar las cuentas públicas "durante el verano"

La Moncloa confirma que la mesa de diálogo se reunirá "en breve" pero no concreta fecha

María Jesús Montero y Grande Marlaska, en el Senado. / JOSÉ LUIS ROCA / VIDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Iolanda Mármol / Juan Ruiz Sierra

Gabriel Rufián estaba anoche en el patio del Congreso de los Diputados cuando Adriana Lastra le pidió que lo acompañara. Ambos entraron en la zona reservada al Gobierno en la Cámara baja. Inmediatamente después, entró Pedro Sánchez. Una hora más tarde, los portavoces del PSOE y ERC salieron juntos de allí. La vicepresidenta, Carmen Calvo, confirmó que se había reunido con el republicano. El encuentro llega en un momento especialmente sensible, el día en que el Gobierno explicó que no presentará los Presupuestos Generales del Estado hasta que no haya atado el apoyo de ERC. 

Sánchez quiere todas las garantías para la aprobación de las cuentas públicas y no está dispuesto a dar un paso en falso que pueda arruinarlos, puesto que son la clave de bóveda de la legislatura. Con la intención de proteger al máximo el proyecto, el Ejecutivo ha decidido que no lo llevará ante el Congreso de los Diputados hasta que no tenga todos los apoyos parlamentarios que aseguren que saldrá adelante. El Gobierno mira a ERC, que tiene cierta disposición a validarlos pero se encuentra en un contexto preelectoral de efectos inciertos.

Como adelantó este diario, la intención del Gobierno era comenzar el trámite parlamentario de los Presupuestos en marzo y aprobarlos antes de las vacaciones, en junio. És más, cuando el 'president' Quim Torra anunció elecciones catalanas, la Moncloa asumió que tendría que acelerar para que la votación en Madrid fuese antes de los comicios y, de ese modo, facilitar que ERC los apoyase. "Cuanto antes", admitía Sánchez desde Barcelona el jueves pasado.

Este martes, el Gobierno matizó que ese "cuanto antes" no significa sin garantías. Es decir, que llevará los Presupuestos al Congreso cuando se asegure que los republicanos los respaldan, y esto implica, indirectamente, que avance la mesa de diálogo, la gran conquista que ERC quiere exhibir ante su electorado.

En lo inmediato, Sánchez necesitaría que los de Oriol Junqueras no presenten ninguna enmienda a la totalidad (como sí hicieron el año pasado) ni apoyen ninguna que pueda presentar otro grupo. Este objetivo parece asumible. Los republicanos se muestran favorables a "no bloquear" este primer trámite (debate de totalidad) y están dispuestos a negociar para su apoyo definitivo en la votación final. 

El Gobierno sitúa ya ese último paso no "antes del verano", como había previsto el presidente, sino "a lo largo del verano".

"Siento no poder afinar más los plazos, será antes de que finalice verano. Este Gobierno no tiene mayoría absoluta. Esto significa  que mantendremos los contactos y reuniones con grupos parlamentarios para asegurar que la aceptación del trámite, es decir, que se van a rechazar las enmiendas a la totalidad que puede que algún grupo presente. Las reuniones preliminares con los grupos en el Congreso son las que marcarán la fecha en la que podremos presentar el proyecto de Presupuestos", argumentó la portavoz gubernamental y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros.  Evitó concreciones y habló de llevar los Presupuestos al Congreso "lo más rápidamente posible". 

"En breve", sin fecha

ERC mira de reojo la evolución de la mesa de diálogo para hablar de Presupuestos en Madrid.  Y el Gobierno es bien consciente. Por ello, a pesar de la escasa prisa mostrada por los posconvergentes en sentarse a dialogar, la Moncloa insiste en que la primera reunión será "en breve".

Montero no habló este martes de febrero, como se comprometieron Sánchez y Torra en Barcelona, pero sí manifestó la determinación del Ejecutivo de "profundizar" e "intensificar" el diálogo "a pesar de las elecciones que están en el horizonte, porque el diálogo no puede esperar".

Todavía no está claro qué miembros del Gobierno participarán en ese foro, más allá de Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Fuentes gubernamentales subrayan que el líder morado no tendrá capacidad autónoma en la mesa, puesto que la política exterior y de política con Catalunya la define el presidente.

Control en el Senado

Noticias relacionadas

Horas después, en el Senado, donde se celebró la primera sesión de control al Gobierno en esta Cámara, Montero subrayó ante el independentismo que las cuentas públicas son indispensables para que mejore la financiación de Catalunya. El Ejecutivo tiene muy presente que, sin el aval de ERC, todo quedará nada. La ministra de Hacienda fue interpelada por Josep Lluís Cleries, del PDECat, sobre la necesidad de mejorar el sistema de financiación autonómica, que caducó en el 2014 y desde entonces no ha sido renovado.

Montero argumentó que el actual modelo ha traído consigo un "trato desigual" para las comunidades, e insistió en que el Gobierno se ha comprometido a intentar aprobar uno nuevo, pero para ello, dijo, se necesita "la voluntad constructiva de todos, la cooperación de los territorios". También de Catalunya. En la memoria, el rechazo de los republicanos y los posconvergentes a las cuentas públicas del año pasado, un veto que provocó el adelanto electoral de abril. "Con su 'no' a los Presupuestos han impedido que en Catalunya haya más financiación", dijo la ministra.