EL LABERINTO CATALÁN

El Govern evita concretar los términos de la mesa bilateral y la fecha electoral

La portavoz elude detallar la mesa técnica, la reunión entre independentistas y la comisión bilateral

Reclama de nuevo que exista la figura del mediador que ERC no ve imprescindible

La ’consellera’ de Presidència, Meritxell Budó.

La ’consellera’ de Presidència, Meritxell Budó. / Europa Press

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal

Una cuestión ha quedado clara tras la comparecencia semanal de la portavoz del Govern, Meritxell Budó: Quim Torra no parece tener prisa en convocar la célebre mesa de diálogo con el Gobierno para abordar el conflicto catalán. Ni la comisión técnica previa tiene composición, ni los partidos independentistas se han reunido entre ellos para definir las condiciones, ni JxCat y ERC se ponen de acuerdo en si ha de existir la figura del mediador entre ambos gobiernos. También en esta linea de la incertidumbre, Budó ha dicho que la fecha de las elecciones no tiene porque ser inmediatamente después de la aprobación de los presupuestos del Govern.

Respecto a la mesa de negociación, Budó ha afirmado que esta vez la reunión entre partidos y entidades independentistas (a la que la CUP no garantiza su presencia, por cierto) se hará de forma discreta en los próximos días. Esta cita ha de servir, según el Govern, para fijar los términos y condiciones de la reunión con el Gobierno. En esta reunión es donde se pondrá de manifiesto la enésima discrepancia entre JxCat -que reclama que se cumpla lo aprobado por el Parlament con los votos de JxCat, la CUP y ERC y exista la figura de un mediador- y ERC que considera no imprescindible esta figura, que fue la que dio al traste con el inicio de diálogo a principios del pasado año entre la Generalitat y el Gobierno. "Confío en que habrá acuerdo por parte de la parte catalana", se ha limitado a apuntar la 'consellera' y portavoz preguntada insistentemente al respecto.

"No será una cosa rápida"

Tampoco existe concreción sobre quién integrará la mesa técnica entre ambos gobiernos para preparar la mesa. Ni tampoco sobre quién integrará la mesa en si misma, más allá de conocerse que los vicepresidentes del Gobierno y el Govern,  Pablo Iglesias Pere Aragonès, formarán parte de la misma. Budó ha apuntado que una vez constituida esta mesa los eventuales acuerdos "no serán una cosa rápida porque cualquier negociación requiere su tiempo". A todo ello hay que añadir que el Govern sigue insistiendo en que en la mesa "han de poder participar" los presos independentistas y los dirigentes desplazados al extranjero. Tampoco ha concretado si antes o después de la mesa se constituirá la comisión bilateral que ha de abordar lo asuntos sectoriales pendientes entre ambas administraciones y sobre los que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez presentó la semana pasada una propuesta.

Elecciones sin fecha

Tampoco existe ningun indicio, al contrario, de que las elecciones se convoquen inmediatamente después de la aprobación de los presupuestos del Govern, que ratificará el Parlament en marzo. Budó ha afirmado que no se puede afirmar que Torra anuncie unos comicios en la fecha más cercana posible. "No sabemos cuando se celebrarán las elecciones", ha advertido, más allá de apuntar que serán este año 2020.

Noticias relacionadas

Leyes pendientes y renta garantizada

Este calendario incierto hace que la portavoz del Govern tampoco pueda concretar si el Parlament tendrá tiempo de aprobar cuatro de las leyes sociales suspendidas por el Tribunal Constitucional sobre las que el Govern ya presentó, hace más de un año, una memoria preliminar. Se trata de leyes de calado como la de igualdad entre hombres y mujeres, cambio climático, la agencia de protección social y los consumidores de cannabis. Al respecto, Budó no ha sabido afirmar si el Govern llegará a tiempo de aprobar estas leyes. Como tampoco ha concretado si se podrá aprobar el reglamento de la ley de la Renta Garantizada de Ciudadania, que reclaman las entidades del Tercer Sector Social para flexibilizar las condiciones de acceso a esta prestación para familias sin recursos. Budó se ha limitado a apuntar que sí se ha corregido parte de la ley para hacer posible compatibilizar la ayuda con algunos empleos de corta duración.