02 abr 2020

Ir a contenido

EL TABLERO CATALÁN

El dilema de Units per Avançar

La formación de Espadaler debate si repetir la alianza con el PSC o ir a las catalanas con otros catalanistas moderados

Roger Pascual / Júlia Regué

Ramon Espadaler, diputado de Units per Avançar, en el Parlament.

Ramon Espadaler, diputado de Units per Avançar, en el Parlament. / FERRAN SENDRA

En el 2015 CiU, el referente del catalanismo durante más de dos décadas, consumó su divorcio. Unió, tras separarse de Convergència por su rechazo al independentismo, se presentó en solitario a las elecciones del 27-S del 2015 y se quedó sin escaños en el Parlament pese a recibir 102.970 votos. De las cenizas de Unió nacieron formaciones como Lliures Units per Avançar. Esta última apostó por una alianza estratégica con el PSC para los comicios del 2017, que le brindó un escaño en el Parlament. Ahora, con los movimientos que se están dando en el catalanismo moderado, Units se plantea si reeditar su pacto con los socialistas o integrarse en alguna de las plataformas que aspiran a concurrir a las próximas catalanas.

"No haremos saltos al vacío, pero no hay que instalarse en la comodidad", explica Ramon Espadaler. Cabeza de cartel de Unió en el 2015, logró un escaño en la Cámara catalana gracias al acuerdo con el PSC. El secretario general de Units per Avançar valora muy positivamente la entente con los socialistas, que les ha permitido también tener presencia en una treintena de ayuntamientos. Pero cree que el contexto actual es distinto al del 2017 y que el 'procés' y la sociedad catalana han cambiado desde entonces. Asegura que no tienen una "decisión tomada, cerrada ni prejuiciada" aunque no quieren eternizar la respuesta al dilema.

Pese a ser consciente de que un proyecto nuevo en solitario podría irse de vacío como ya le ocurrió a Unió en el 2015, avisa de que "no funcionaremos por inercia". "Con el PSC siempre nos hemos reconocido como diferentes y hemos tenido una relación de honestidad", puntualiza. El líder de Units explica que están hablando con todo el mundo, con los socialistas y con otros agentes como El País de Demà (pese a que discrepen con los convergentes de Poblet sobre la independencia) y como la Lliga Democràtica

De hecho, mantienen encuentros con la ejecutiva de este nuevo partido para abordar una eventual coalición e incluso hay miembros de Units per Avançar que rompieron el carnet y que ya se han incorporado ya a la ejecutiva de la Lliga Democràtica. Por otro lado, varios miembros de Units, entre ellos su vicepresidente Ignasi Rafel, acudieron el viernes a un acto en el Cercle d’Economia en favor de la reagrupación del catalanismo. 

La decisión, a debate

El sábado 22 en el Consell Nacional del partido se debatirá sobre con quien ir a las catalanas. "No tememos por la integridad de nuestro espacio", sentencia Espadaler, que apunta que el objetivo es ampliarlo con alianzas pero "sin disolver la identidad". "Que la gente que llevamos la 'senyera' y los que llevan la 'estelada' en el corazón construyamos un proyecto que no sea por la independencia sino para gobernar el país", apunta.

Fuentes del PSC señalan que son conscientes de que Units sigue "muy de cerca de la reorganización catalanista". Recuerdan que el pacto del 2017 fue una "solución de emergencia", un "acuerdo temporal fruto de la necesidad", y que entenderían que si se el "soberanismo pragmático" consigue construir una "alternativa sólida" Units se una a ella. En cualquier caso se muestran convencidos de seguirán trabajando juntos pase lo que pase ya que, aunque se presentaran por separado, podrían seguir trabajando juntos después de las elecciones.