29 mar 2020

Ir a contenido

Vox rechaza puestos de segundo nivel en las comisiones del Congreso como protesta

Los de Abascal acusan al PP de sumarse a un "inaceptable cordón sanitario" impuesto por el PSOE y Unidas Podemos

Miguel Ángel Rodríguez

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y la secretaria general del grupo parlamentario, Macarena Olona

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y la secretaria general del grupo parlamentario, Macarena Olona / BALLESTEROS (EFE)

El Congreso de los Diputados ha echado a andar. Tras la Solemne Sesión de Apertura de la Legislatura Constituyente el pasado lunes y un primer pleno el miércoles, la Cámara baja ha estado a pleno rendimiento este viernes para constituir las 21 comisiones legislativas. El arranque de la legislatura ha llegado con polémica al saberse que ni Vox ni Cs ocuparán puesto alguno en las Mesas de las comisiones. 

La Mesa de las comisiones, el órgano que se encarga de organizar los debates en los que se trabaja y da forma a las leyes que más tarde se votan en el pleno del Congreso, ha sido el escenario del nuevo encontronazo dentre los de Pablo Casado y Santiago Abascal. El reparto de la presidencia, las dos vicepresidencias y las dos secretarías entre las distintas formaciones ha llevado a los conservadores y ultras ha criticarse los unos a los otros. 

El acuerdo alcanzado entre PSOEPP Unidas Podemos deja fuera de las presidencia al partido de Santiago Abascal. El pacto concede 10 presidencias a los socialistas, seis a los morados, cuatro a los conservadores, una para el PNV y otra para ERC. Un reparto que la presidente del grupo parlamentario ultra, Macarena Olona, ha calificado de "inaceptable cordón sanitario" y de "grave anomalía institucional". 

Fuentes parlamentarias de Vox aseguran a EL PERIÓDICO que una vez que el PP se sumó al cordón sanitario para dejarles sin ninguna presidecia ellos decidieron dar por cerradas las negociaciones. "Partíamos de un escenario inasumible", afirman antes de señalar que el rechazo a ocupar las vicepresidencias o secretaría que le habían ofrecido los populares supone un "gesto de protesta".