SESIÓN PLENARIA

Los partidos reclaman un "pacto nacional contra la corrupción"

Los socialistas sacan adelante un texto crítico con TV-3 por el trato al 'expresident' Pujol

El Parlament acuerda propuestas de regeneración entre reproches entre los grupos

El hemiciclo del Parlament de Catalunya.

El hemiciclo del Parlament de Catalunya. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

Fidel Masreal

El pleno monográfico sobre la corrupción, celebrado a instancias de Ciutadans, ha finalizado esta mañana en el Parlament en medio de un nuevo choque cruzado de reproches entre partidos sobre los diferentes casos de irregularidades que les han afectado. Con todo han prosperado numerosas resoluciones favorables a incrementar las medidas de control, en muchas ocasiones por unanimidad, a propuesta tanto de Ciutadans, los grupos del Govern o los 'comuns'.

También los 'comuns', el PSC, JxCat y ERC han acordado una resolución en favor de un "pacto nacional contra la corrupción" con partidos, agentes sociales, ayuntamientos, Sindicatura de Comptes y la Oficina Antifrau; un "código ético" del servicio público de Catalunya y medidas como que el Govern se persone como acusación particular y perseguir todos los casos de uso indebido de patrimonio público por corrupción y fraude fiscal.

Los grupos del Govern han aprobado diversas resoluciones conjuntas reclamando medidas de transparencia, contratación pública más eficaz, así como de participación ciudadana en la estrategia del Govern sobre la lucha contra la corrupción. También reclama incrementar la transparencia en asociaciones y fundaciones. Pide corregir la tendenciosidad "ideológica" de la cúpula judicial estatal.

Josep Maria Forné, de JxCat, ha afirmado que la corrupción española es, por proporción, "más grande y peligrosa" que la catalana, y existe una mayor tendencia al abuso de poder. En un discurso genérico sobre las condiciones éticas para evitar la corrupción, Forné ha comparado la información y transparencia del Govern con la de la Junta de Andalucía. Las resoluciones de JxCat.

Reproches cruzados

ERC ha cargado contra Ciutadans por plantear el debate en términos "supremacistas" respecto a la corrupción únicamente en Catalunya y les ha acusado de "postureo". Los republicanos han reclamado blindar las 25 medidas anunciadas por el Govern cara a los próximos años, en relación a la protección a los alertadores de la corrupción o la colaboración entre la Agencia Tributaria y los Mossos y la mejora de la transparencia en las agendas públicas de los altos cargos. Los republicanos, en referencia implícita a la antigua Convergència, ha reclamado regular la inyección económica a los partidos a través de las fundaciones.

Los 'comuns' han reclamado un pacto nacional contra la corrupicon en que esten partidos, sindicatos, patronal, y los órganos de control, para "mejorar la transparencia" y proponer cambios legislativos, según ha explicado la diputada Marta Ribas, que ha reclamado una financiación únicamente pública de las fuerzas políticas. 'Comuns' y la CUP acusaron a los grupos del Govern de plantear el pleno como un mero trámite.

La pluralidad de los medios públicos

La representante del PSC, Rosa Maria Ibarra, ha criticado entre otras cuestiones la falta de pluralidad que, a su juicio, tienen los medios públicos catalanes. De hecho, los socialistas han logrado que se aprobara, con la abstención de JxCat, una resolución crítica con el tratamiento de TV-3 al 'expresident' Jordi Pujol --que recientemente apareció en un reportaje sobre el 0,7% y en otro sobre los Mossos-- y reclamando a los medios de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) "rigor informativo". ERC no se ha opuesto al texto.

Y la CUP ha vinculado la corrupción con el sistema capitalista y el régimen del 78. La formación anticapitalista, que ha denunciado que no se han desplegado las medidas acordadas años atrás en el Parlament. Y ha reclamado una cumbre sobre la corrupción y desplegar el mecanismo catalán de la lucha contra la corrupción y el fraude para coordinar a los diferentes organismos.

El PP ha relacionado la corrupción con las "ensoñaciones mágicas" que sientan "las bases de la tiranía", según el discurso de Esperanza García. Los populares han recibido las críticas de la mayoría de grupos por ser el "partido más corrupto de Europa". "No estamos para señalar quién es el campeón de la corrupción en el Europa pero en Catalunya desde luego sabemos que es y les pedimos que reaccionen", ha afirmado.

El pleno monográfico sobre la corrupción, celebrado a instancias de Ciutadans, ha finalizado esta mañana en el Parlament enmedio de un nuevo choque cruzado de reproches entre partidos sobre los diferentes casos de irregularidades que les han afectado. Con todo han prosperado numerosas resoluciones favorables a incrementar las medidas de control, en muchas ocasiones por unanimidad, a propuesta tanto de Ciutadans, los grupos del Govern o los 'comuns'.

También los 'comuns', el PSC, JxCat y ERC han acordado una resolución en favor de un "pacto nacional contra la corrupción" con partidos, agentes sociales, ayuntamientos, sindicatura de Comptes y la Oficina Antifrau; un "código ético" del servicio público de Catalunya y medidas como que el Govern se persone como acusación particular y perseguir todos los casos de uso indebido de patrimonio público por corrupción y fraude fiscal.

Los grupos del Govern han aprovado diversas resoluciones conjuntas reclamando medidas de transparencia, contratación pública más eficaz, así como de participación ciudadana en la estrategia del Govern sobre la lucha contra la corrupción. También reclama incrementar la transparencia en asociaciones y fundaciones. Pide corregir la tendenciosidad "ideológica" de la cúpula judicial estatal.

Josep Maria Forné, de JxCat, ha afirmado que la corrupción española es, por proporción, "más grande y peligrosa" que la catalana, y existe una mayor tendencia al abuso de poder. En un discurso genérico sobre las condiciones éticas para evitar la corrupción, Forné ha comparado la información y transparencia del Govern con la de la Junta de Andalucía. Las resoluciones de JxCat.

Reproches cruzados

ERC ha cargado contra Ciutadans por plantear el debate en términos "supremacistas" respecto a la corrupción únicamente en Catalunya y les ha acusado de "postureo". Los republicanos han reclamado blindar las 25 medidas anunciadas por el Govern cara a los próximos años, en relación a la protección a los alertadores de la corrupción o la colaboración entre la Agencia Tributaria y los Mossos y la mejora de la transparencia en las agendas públicas de los altos cargos. Los republicanos, en referencia implícita a la antigua Convergència, ha reclamado regular la inyección económica a los partidos a traves de las fundaciones.

Los 'comuns' han reclamado un pacto nacional contra la corrupicon en que esten partidos, sindicatos, patronal, y los órganos de control , para "mejrar la trasnparencia" y proponer cambios legislativos, según ha explicado la diputada Marta Ribas, que ha reclamado una financiación únicamente pública de las fuerzas políticas. 'Comuns' y la CUP acusaron a los grupos del Govern de plantear el pleno como un mero trámite.

La representante del PSC, Rosa Maria Ibarra, ha criticado entre otras cuestiones la falta de pluralidad que, a su juicio, tienen los medios públicos catalanes. De hecho ha sido aprobada, con la abstención de JxCat, una resolución del PSC crítica con el tratamiento de los medios públicos al 'expresident' Jordi Pujol y reclamando a los medios públicos "rigor informativo". ERC no se ha opuesto al texto.

Y la CUP ha vinculado la corrupción con el sistema capitalista y el régimen del 78. La formación anticapitalista, que ha denunciado que no se han desplegado las medidas acordadas años atrás en el Parlament. Y ha reclamado una cumbre sobre la corrupción y desplegar el mecanismo catalán de la lucha contra la corrupción y el fraude para coordinar a los diferentes organismos.

El PP ha relacionado la corrupción con las "ensoñaciones mágicas" que sientan "las bases de la tiranía", según el discurso de Esperanza García. Los populares han recibido las críticas de la mayoría de grupos por ser el "partido más corrupto de Europa". "No estamos para señalar quién es el campeón de la corrupción en el Europa pero en Catalunya desde luego sabemos que es y les pedimos que reaccionen", ha afirmado.