25 may 2020

Ir a contenido

INSTITUCIONES PENITENCIARIAS

El fiscal se opone al permiso de Jordi Sànchez por falta de arrepentimiento

La junta de tratamiento de la cárcel propuso conceder una salida de 72 horas al expresidente de la ANC

Sostiene que esta medida es prematura y que el exdiputado hace su propia interpretación de los hechos

J. G. Albalat

Jordi Sànchez, en su primer permiso de fin de semana, en enero.

Jordi Sànchez, en su primer permiso de fin de semana, en enero. / JORDI COTRINA

La Fiscalía de Barcelona se ha opuesto al permiso de salida de 72 horas que la junta de tratamiento de la prisión de Lledoners ha propuesto conceder al expresidente de la ANC y exdiputado de JxCat Jordi Sànchez, al considerar que es "prematuro" y falta de arrepentimiento. El exparlamentario ya obtuvo un permiso de 48 horas en enero.

En un informe presentado ante el juzgado de vigilancia penitenciaria, que debe avalar la propuesta de la cárcel de Lledoners, el fiscal utiliza argumentos similares a los expresados la semana pasada en el caso del  líder de Òmnium Cultural Jordi Cuixart. Tanto en uno como en otro escrito, señala que el haber cumplido la cuarta parte la condena, como en estos casos, y no tener mala conducta no es suficiente para otorgar permisos penitenciarios, "pues se estaría obviando que los mismos están encaminados como instrumentos de preparación para la vida en libertad y no constituyen un fin en si mismo".

El fiscal sostiene que, a pesar de que en el informe del jurista incida que el dirigente independentista ha reconocido los hechos recogidos en la sentencia del Tribunal Supremo, Sànchez hace "su propia interpretación de los mismos", lo que no sopone la admisión del delito. En este sentido, recalca que el reo admite que siendo presidente de la ANC participó en diferentes manifestaciones y realizó discrusos en favor del "referéndum de autodeterminación", "olvidando que se trataba de un referéndum ilegal" y que esas concentraciones son parte del delito de sedición por el que fue condenado.

Liderazgo el 1-O

El ministerio público incide que Sànchez asume, según dichos informes, el "papel de liderazgo que hizo posible el 1-0 y "valora su conducta como una expresión de defensa de los derechos fundamentales, sin uso de la violencia". Esta última consideración es contraria, según la acusación pública, a los hechos declarados probados en la sentencia del Supremo y, especialmente, en el asedio a la Conselleria d'Economia, el 20 de septiembre del 2017.

El interno, precisa el fiscal, "no muestra ningún tipo de arrepentimiento y "no mantiene una adecuada percepción de la gravedad" la actuación por la que cumple condena. También apunta a que no consta que Sánchez haya realizado un programa de tratamiento adecuado en el centro penitenciario