25 oct 2020

Ir a contenido

LUCHAS INTERNAS

Podemos Andalucía estalla contra Iglesias por preparar una candidatura alternativa

El secretario de Política andaluz carga contra las "injerencias" y la "falta de democracia" del equipo liderado por Pablo Iglesias

Julia Camacho

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias en un mítin en Sevilla. 

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias en un mítin en Sevilla.  / EFE

La posibilidad de que la dirección federal de Podemos intentara el asalto definitivo para controlar Andalucía era cuestión de tiempo con un Pablo Iglesias asentado y reforzado por la vicepresidencia del Gobierno. Los intentos, aún en la sombra, de buscar una alternativa a la todavía coordinadora regional Teresa Rodríguez han abierto una nueva crisis, provocando que la dirección andaluza estalle en las redes sociales y cargue duramente contra lo que considera “injerencias” y “falta de democracia” desde la cúpula morada.

En los últimos días ya habían surgido algunos movimientos muy críticos con Rodríguez, que no obstante aún no ha confirmado que vaya a presentarse a la reelección en la tercera asamblea ciudadana andaluza, prevista finalmente para mayo. Sin embargo, este miércoles trascendían los movimientos de la dirección federal, comandados por el secretario de Organización, Alberto Rodríguez, para armar una lista alternativa y aglutinar a todos esos críticos, según adelantó El Confidencial.

Oficialmente, desde la dirección estatal de Podemos aseguran estar “centrados” en la celebración de la tercera Asamblea Ciudadana Estatal de la formación que se celebrará el 21 de marzo y en la que, salvo sorpresa, Pablo Iglesias será reelegido como secretario general del partido. Así, señalan que hasta que no pase esta fecha no se pondrá el foco en las asambleas autonómicas en nueve comunidades que tendrán lugar en mayo, informa Miguel Ángel Rodríguez.

El debate por el modelo territorial

Sin embargo, la difusión de esas reuniones y del acta del encuentro, donde se ahonda en la idea de una formación franquiciada de Madrid, ha abierto un nuevo frente. El responsable de la Secretaría Política de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, se despachó amargamente en redes sociales, recordando el listado de agravios que el equipo andaluz ha ido acumulando en los últimos años y reprochando la falta de comunicación y las negativas de la dirección federal a siquiera reunirse con ellos.

De fondo subyace el choque por el modelo territorial de Podemos, ya que la andaluza nunca ha ocultado sus aspiraciones de que la formación andaluza tenga más autonomía. “En Podemos Andalucía no queremos ser las representantes de un partido 'en' Andalucía, sino andaluces y andaluzas que construimos Andalucía y construimos Podemos desde el lugar en el que respiramos y nos sentimos, desde el lugar, no sólo geográfico, desde el que vemos el mundo y la vida”, subrayó Pérez Ganfornina.

El número 2 andaluz sitúa el inicio de la crisis en 2015, cuando la dirección federal no solo no consideró a Andalucía “una prioridad” sino que además excluyó a la cúpula andaluza de las famosas Marchas del Cambio celebradas a finales de ese mes de enero, a menos de dos meses de las autonómicas en las que lograron 15 escaños. El dirigente andaluz recuerda que solo se consiguió un acercamiento en 2016, cuando los afines a Pablo Iglesias se alinearon con Teresa Rodríguez “en pos de hacer retroceder a Iñigo Errejón”. La líder andaluza se impuso a las dos listas alternativas, encabezadas precisamente por personas cercanas a éste. De hecho, alguno de esos críticos se pasó posteriormente a Más País.

La alianza, recordó el también secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, duró poco. En 2018 de nuevo hubo un pulso entre Madrid y la dirección regional tras impulsar el entonces secretario de organización Pablo Echenique una nueva candidatura a las primarias para la Presidencia de la Junta. Rodríguez se impuso entonces a Isabel Franco, diputada sevillana cercana a Iglesias y precisamente una de las personas que ahora estarían participando en el nuevo asalto a la dirección andaluza. Según explica Ganfornina, aquel fue el punto de inflexión, y desde entonces las relaciones son casi inexistentes.

Tutelaje, injerencia, bandazos políticos, falta de democracia, ausencia de garantías... Autonomía, descentralización, garantías, democracia, coherencia, pluralidad, soberanía y Adelante Andalucía”, resume el número 2 andaluz, quien además reprocha que pese a que la dirección regional convocó en tiempo y forma la asamblea ciudadana en marzo, “de forma unilateral se publicó un calendario que la atrasaba a Mayo, sin informar siquiera a la dirección andaluza y saltando por encima de la convocatoria ya realizada, la cual nos compete por estatutos”.