11 ago 2020

Ir a contenido

El Gobierno admite que adaptará los Presupuestos a las elecciones catalanas

El Ejecutivo reconoce que tendrá en cuenta los comicios para determinar la fecha de la votación en el Congreso

Montero convoca el Consejo de Política Fiscal y Financiera para el viernes, pero Aragonès se niega a ir

Iolanda Mármol / Rosa Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa en la Moncloa. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa en la Moncloa.  / JOSÉ LUIS ROCA

El Gobierno recibió con frío malestar el anuncio de Quim Torra de una convocatoria electoral en Catalunya sin fecha exacta. Entendió que el ‘president’ no solo exhibía el poder de fijar los comicios cuando más le convenga al ala hiperventilada del independentismo, sino que demostraba también su capacidad para interferir en el proyecto que Pedro Sánchez necesita para su supervivencia, los Presupuestos Generales del Estado. Ante el temor de perder el apoyo de ERC por la proximidad de las urnas, el Ejecutivo admitió este martes que ajustará el calendario de tramitación de las cuentas públicas al pulso catalán. La Moncloa quiere evitar riesgos innecesarios.

“El Gobierno intenta adaptarse a la realidad de los entornos que tenemos en la actualidad política”, explicó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Admitió que hasta que el ‘president’ no convoque las elecciones no se pueden hacer cálculos y subrayó la “urgencia” de que la administración central pueda también validar unas cuentas que sustituyan a las del PP porque “que ya no dan respuesta a los problemas” actuales. “Cuando la tengamos [la fecha electoral] contaremos con ella a efectos de nuestra planificación particular”, reconoció la ministra en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que admitió que validar los Presupuestos es “prioridad” del Gobierno.

La intención de Sánchez, como adelantó este diario, era presentar en marzo el proyecto en el Congreso para iniciar una tramitación parlamentaria de unos tres meses de duración y tenerlos aprobados antes del verano. Si este calendario se retrasa depende, ahora, de lo que decida Torra. Adelantarlo se antoja difícil porque el Gobierno tiene todavía que aprobar el techo de gasto.

Consejo de Política Fiscal

En el ‘mientras tanto’ hasta que el ‘president’ elija fecha, habrá otros momentos decisivos. El primero, este viernes. Montero convocó este martes a los consejeros autonómicos de Finanzas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), para trasladarles la nueva senda de objetivos de déficit y deuda pública que deben cumplir este ejercicio y los tres siguientes, hasta el 2023.

La convocatoria del CPFF --que no se reunía desde agosto del 2018-- constituye el primer trámite, imprescindible, para que el Gobierno central pueda elaborar el proyecto de ley de Presupuestos para el 2020. A partir del reparto de los objetivos de déficit entre los diferentes niveles de la administración pública, Hacienda ya podrá presentar en el Parlamento, para su aprobación por el Senado, el techo de gasto al que deberá ceñirse el proyecto.

La ministra expresó su confianza en que a la reunión del viernes asistan los representantes de todas las comunidades autónomas, también de Cataluña, después de que en la última convocatoria se ausentara el vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès. "Ojalá la normalidad institucional sea la nota dominante en las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat", dijo la ministra. El responsable económico de la Generalitat respondió que no acudirá, tras conocer la existencia de la reunión por la rueda de prensa de Montero.

Techo de gasto

La ministra Montero rehusó adelantar cuáles serán los objetivos de déficit y deuda que presentará en el CPFF. Fuentes gubernamentales confirmaron que ya se ha llegado a un acuerdo “satisfactorio” con Bruselas para la determinación de estos objetivos, pero no se conoce aún el mayor margen fiscal que la Comisión Europea habría otorgado a la España, toda vez que el objetivo aun vigente para este año es del 0,5% del PIB (para el conjunto de las administraciones)

En unas declaraciones posteriores, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño —que es quien lidera las conversaciones con la CE— negó, sin embargo que exista un pacto con Bruselas sobre los nuevos objetivos de déficit.  Según Calviño, una vez que España ha abandonado el ‘brazo correctivo’ del Pacto Estabilidad y Crecimiento (por haber situado su déficit por debajo del 3% del PIB), la CE ya no pone el énfasis en los objetivos de déficit sino “en cuáles son los ajustes estructurales que debemos hacer en los próximos años para lograr los objetivos de sostenibilidad, desde el punto de vista del déficit y de la deuda”.

Según Calviño, es en este marco en el que se está produciendo el diálogo con la Comisión Europea, “que en este momento no se tiene que pronunciar sobre ninguna senda, ninguna propuesta, ni ninguna cifra”. “Estaremos en un constante diálogo mientras preparemos el plan presupuestario y el proyecto de Presupuestos y en el momento oportuno la Comisión Europea expresará su opinión” ha añadido la vicepresidenta matizando así la información proporcionada por otras fuentes del Gobierno que habían adelantado un acuerdo “satisfactorio” con Bruselas sobre la senda de objetivos.