19 feb 2020

Ir a contenido

PARLAMENTO EUROPEO

Puigdemont y Comín retiran su petición para entrar en los Verdes

Los dos eurodiputados comunican por carta a los copresidentes de los Verdes, Ska Keller y Philippe Lamberts, su decisión ante el poco apetito por incorporarlos al grupo en la Eurocámara

Silvia Martínez / Bruselas

Puigdemont y Comín, con sus acreditaciones en el Parlamento Europeo.

Puigdemont y Comín, con sus acreditaciones en el Parlamento Europeo. / SÍLVIA MARTÍNEZ

Carles Puigdemont y Toni Comin no se integrarán finalmente en el grupo Verdes/Alianza Europea, al que solicitaron incorporarse en diciembre pasado, y seguirán de momento en los no inscritos. Las resistencias surgidas entre los ecologistas ha llevado al expresident y al exconseller catalán a desistir en su empeño de unirse a este grupo, en el que se sientan los representantes de ErC en el Parlamento Europeo, y retirar su petición.

Los dos eurodiputados comunicaron el martes por la tarde por carta su decisión a los copresidentes del grupo, Ska Keller y Philippe Lamberts, con quienes se reunieron el pasado lunes. Según han alegado los políticos catalanes, el motivo es evitar la división interna de los Verdes. “Lo último que querríamos es entrar en un grupo después de un proceso que haya podido causar graves discrepancias entre algunos de sus miembros y que nuestra aceptación sea motivo de discordia”, señalan subrayando que su decisión de dar marcha atrás no implica un rechazo al proyecto político del grupo, el cuarto de mayor peso en la Eurocamara aunque será relegado a la quinta posición tras el 'brexit'.

Es más Puigdemont y Comín, emplazan a los ecologistas a seguir trabajando juntos y agradecen los contactos mantenidos para explicarles el proyecto que quieren defender en la Eurocámara. Un programa, sostienen, basado “en las personas, en los derechos humanos, en la sostenibilidad ambiental, social y económica y en una fraternidad entre los pueblos del mundo” y que incluye “el derecho a la autodeterminación, imprescindible” para “poder asegurar un mundo de paz, democracia y libertad”.

Conciliación fallida

Tras dos reuniones de conciliación fallidas, entre Keller y Lamberts por los Verdes y Diana Riba y el corso François Alfonsi en nombre de ALE, estaba previsto que el grupo tomara una decisión durante una votación que debía tener lugar este miércoles y en la que estaban llamados a pronunciarse los 74 eurodiputados del grupo. Un voto que a priori se les había puesto muy cuesta arriba dada la reacia posición de una mayoría de eurodiputados ecologistas a incorporarlos y el peso relativamente pequeño de los eurodiputados de ALE, que solo cuentan con 7 miembros en el grupo. 

Entre los más críticos, el ecologista belga Lamberts, que durante las últimas semanas se había opuesto públicamente a la incorporación por considerar que los valores de Puigdemont y Comín están más cerca de los nacionalistas flamencos de la N-VA que de los Verdes y que, por tanto, era incongruente su incorporación. Las reuniones de las últimas semanas no han servido pra disipar dudas y desacuerdos, tal y como ha quedado patente tras la reunión de este miércoles.

“Tenemos diferencias políticas porque somos partidos distintos. Es normal y es la democracia. Pero no son un partido ecologista. En el pasado se han sentado con los liberales de ALDE y en cuanto a Catalunya nuestros miembros siempre defienden una estrategia de diálogo, de búsqueda de soluciones y lograr que todos se sienten a la mesa. Lo hemos hablado con Puigdemont en nuestra reunión y nuestra impresión es que su estrategia es un poco distinta a la de pedir únicamente diálogo”, ha reconocido Keller tras el encuentro del grupo . 

Tramitación del suplicatorio

Pese a la retirada de la solicitud de última hora, la petición sí ha sido finalmente objeto de un largo debate parlamentario de hora y media en el que Keller y Lamberts han informado de su postura contraria a incorporarlos y en la que Alfonsi ha admitido que no había mayoría suficiente. Según fuentes parlamentarias, el apoyo a Puigdemont y Comín se limitaba a los eurodiputados del Partido pirata, la delegación francesa y checa de los ecologistas así como a los miembros de ALE, que defendieron su candidatura de adhesión de la mano de Riba. Según han explicado otras fuentes parlamentarias, la eurodiputada de ErC se enterado por los Verdes de la renuncia de Puigdemont y Comín.

La decisión coincide con el pistoletazo de salida a la tramitación del suplicatorio esta semana en la comisión de asuntos jurídicos del Parlamento Europeo que ha designado a un búlgaro, Angel Dzhambazki, del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y en el que comparten bancada la N-VA y Vox, como ponente del informe sobre la retirada de la inmunidad solicitada por el Tribunal Supremo para que puedan ser juzgados en España. Un trago en el que Puigdemont y Comín tendrán que afrontar sin el apoyo de un grupo.