24 oct 2020

Ir a contenido

JUICIO DE TRAPERO

Pérez de los Cobos dice que de haber tenido mando habría relevado a Trapero

Asegura que no vio "afán de colaboración" por parte del jefe de los Mossos, cuyo dispositivo "no era idóneo"

Deja constancia de que el mayor no se sumó a su petición expresa a Puigdemont de desconvocar el 1-O

Ángeles Vázquez

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos llega a la Audiencia Nacional, este lunes.

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos llega a la Audiencia Nacional, este lunes. / JOSÉ LUIS ROCA

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos mostró este lunes en la Audiencia Nacional su total falta de sintonía con el mayor Josep Lluís Trapero. Ante el tribunal declaró que le llegó a advertir que de haber tenido mando sobre el dispositivo policial previsto para impedir el 1-O, además de encargarse de su coordinación, su "primera decision habría sido relevarle", porque solo "ponía palos en las ruedas" y su actitud era siempre "renuente"

Pese a ello, dijo, nunca pensó que el 1 de octubre los Mossos "pudieran llegar a ese nivel de inacción"; una "pasividad" que en algunos casos llegó al "obstruccionismo" con una actitud "complaciente" con la votación ilegal, más encaminada a permitirla que a evitarla.

Pérez de los Cobos sostuvo que indicó a Trapero que el dispositivo que había preparado "no era idóneo", porque parecía de una cita electoral legal y ordinaria, en vez de un referéndum ilegal que había que impedir. En el juicio del 'procés' el testigo tachó los medios de los Mossos de "insuficientes, inadecuados e inapropiados". En la Audiencia Nacional, se remitió a la sentencia que dictó el Tribunal Supremo para calificar los binomios o parejas de mossos de "ineficaces e insuficientes", características que se acentuaron al "filtrarse" su plan y las pautas de actuación, lo que, según él, debería conllevar llamarlas "pistas de actuación", porque "definían el escenario de no actuación" y marcaron cuándo ocupar los colegios y por quién.

Contra la defensa

"¿Alguien puede pensar que si yo hubiera tenido funciones de mando sobre los mosos habría permitido que se discutiera con el convocante de la actividad ilegal en esa reunión? En ningun caso", dijo en referencia a la junta de seguridad en la que, según sus palabras, pidió al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que desconvocara el 1-O. A esa propuesta se sumó el delegado del Gobierno, Enric Millo, pero no Trapero, pese a lo que él mismo declaró en el Supremo y en la Audiencia Nacional dentro de su estrategia de defensa. Pérez de los Cobos dijo que le "sorprendió" escuchárselo, pero la presidenta del tribunal, Concepción Espejel, le impidió seguir.

Tan poca credibilidad otorga a la versión de Trapero que el coronel también cuestionó que tuviera un plan para detener a Puigdemont. "Dudo que si hubiera habido esa orden, el destinatario hubiesen sido los Mossos d'Esquadra", sentenció por la desconfianza en la actuación del cuerpo generada tras el 1-O. 

Desde el primer día

El testigo, que vinculó directamente su nombramiento como coordinador del dispositivo para impedir el 1-O con lo ocurrido en la Consejería de Economía el 20 de septiembre de 2017, durante los registros de la operación Anubis, aseguró que no vio "afán de colaboración" por parte del entonces jefe de los Mossos en ningún momento y desde el primer día. Antes de la primera reunión contó le pidió hablar a solas y Trapero le indicó que hablara con su secretaria. 

En la siguiente cita le dijo que "no veía idóneo" el dispositivo de los Mossos para el 1-O. "¿Ve, usted, cómo me están dando instrucciones?", fue la respuesta del mayor que se topó con que las asumió el fiscal superior. Resultó que "no movió ni una coma" y los Mossos contaron ese día con menos hombres que un día normal, cuando los policías se toparon con "murallas humanas". "Permanentemente en el plan se vislumbraba que era para dar cobertura a un evento multitudinario y legal y evitar problemas de orden público", agregó. 

"Situaciones no sencillas"

Para el coronel, la polémica actuación policial del 1-O fue la esperable "ante situaciones no sencillas" para impedir la votación. Fueron requeridos en los lugares más conflictivos y encontraron "más violencia que la inicialmente prevista". Así se lo planteó a la magistrada del TSJC Mercedes Armas, a la que Trapero había solicitado que cesara la actuación policial, porque "estaba provocando graves altercados y gran tensión". Pérez de los Cobos y Trapero se reprocharon la actuación de los respectivos cuerpos policiales durante el encuentro. 

Para entonces ya era una mera anécdota que Trapero se remitiera a lo dicho por el 'conseller' Joaquim Forn, al ser preguntado si necesitaba algún medio; el coronel lo situó en la carta en la que dijo al ministro del Interior que tenían "medios suficientes para afrontar la situación, y por tanto, no necesitaban refuerzo" alguno. 

Pirómanos y bomberos

Muy expresivo, Pérez de los Cobos comparó que Puigdemont quisiera decidir cómo sería el dispositivo policial del 1-O con un "pirómano" que dice cómo debe extinguirse un incendio y la votación ilegal, con la compra de drogas. "Todos los escoltas acompañaron a sus protegidos a una actividad ilegal. En vez de decir que no se lo podían permitir", afirmó para destacar las incongruencias del cuerpo.

Concluyó recordando que tanto Jordi Turull como el propio Trapero dieron la enhorabuena a los mossos por su actuación el 1-O. El mayor unos días antes "sacó pecho ante su gente" y les indicó que "como policías el 'qué' puede venir impuesto, pero el 'cómo' está en sus manos".

Este martes la defensa tratará de contrarrestar su contundente testimonio contra el exjefe de los Mossos.