19 feb 2020

Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

Torrent se niega a quitar el acta de diputado a Torra

Desoye al Supremo y el jefe del Govern estaría el lunes en el pleno del Parlament

El plazo para ejecutar el relevo del 'president' por otro diputado finaliza este sábado

Xabi Barrena / Daniel G. Sastre

 El president del Govern, Quim Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent.

 El president del Govern, Quim Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent.

Roger Torrent no cursará la baja como diputado de Quim Torra en el pleno que se inicia el lunes. "La decisión de un órgano administrativo como la Junta Electoral Central (JEC) no puede doblegar al Parlament, donde reside la soberanía catalana", apuntan, desde hace tiempo, voces republicanas que fijan como objetivo del presidente de la Cámara y de ERC la "defensa de las instituciones catalanas". La decisión del Tribunal Supremo (TS) de no retirar las medidas cautelares sobre la inhabilitación del presidente de la Generalitat como diputado es entendida por los republicanos, y por JxCat, como más de lo mismo. Es decir, el TS no ha entrado a discutir el fondo de la cuestión, por lo que el órgano que quiere imponer su criterio al Parlament es la JEC.

La negativa de Torrent tendrá múltiples consecuencias. Entre ellas, la presentación de querellas criminales por parte de la oposición y la de que todas aquellas votaciones que se produzcan y que cuenten con el discutido voto del 'president' serán impugnadas. Empezando por el inicio de la tramitación de los presupuestos de la Generalitat, que el Govern ha pactado con los 'comuns' y que está prevista en el orden del día del lunes.

Querella por desobediencia

En aplicación de la decisión de la JEC, avalada por el Supremo, la junta provincial de Barcelona dio el jueves un plazo de 48 horas al Parlament para que comunique qué representante de JxCat ocupará a partir de entonces el escaño de Torra. Si no lo hace, la Junta Electoral podría instar a la fiscalía superior de Catalunya a investigar si hay delito de desobediencia. Pese a que el tiempo se termina este sábado, durante la jornada de este viernes las instituciones catalanas no hicieron ningún movimiento en esa dirección.

Más bien al contrario. Mientras ERC, JxCat y la CUP se citaban para este fin de semana para estudiar la situación, Torrent renunciaba a pedir un nuevo informe a los letrados del Parlament, como le sugieren PSC y los 'comuns'. Y Torra presentaba nuevas alegaciones ante la Junta Electoral Provincial en las que afirmaba que ese organismo no es competente para despojarlo del acta de diputado.

Durante la jornada, JxCat siguió presionando a Torrent para que no acate las órdenes de dejar al 'president' sin escaño. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, subrayó su convicción de que de que la Mesa del Parlament hará "efectiva" la resolución de la Cámara que ratificó a Torra, el pasado 4 de enero, como diputado y como jefe del Govern. El propio 'president', en un comunicado en el que denunciaba las "presiones insostenibles" a Torrent y amenazaba con acciones legales a quienes le acusan de "usurpador", contribuía a aumentar esa presión.

El precedente de Puigdemont

Los republicanos son conscientes de que sus aliados posconvergentes tratan de equiparar el actual pulso con la justicia española con el que el 30 de enero del 2018 llevó a Roger Torrent a suspender un pleno que debía conducir a una incierta investidura de Carles Puigdemont, residente en Bélgica. "Sin embargo", apuntan fuentes republicanas, "todos hemos evolucionado desde entonces. ERC defenderá al 'president' y, también, denunciará  a la JEC y al TS por tomar decisiones totalmente políticas".

La Mesa del Parlament se reunirá el lunes a las 12.30, poco antes del pleno, para tomar una decisión definitiva sobre la situación de Torra. Ahí aflorarán los diferentes puntos de vista sobre la cuestión. Los partidos independentistas sostienen que nada ha cambiado con respecto a la decisión de mantener al 'president' como diputado que la Cámara tomó en enero. Los socialistas son partidarios de obedecer al Tribunal Supremo, y retirar a Torra el acta mientras se le mantiene como presidente de la Generalitat.

En cambio, Ciudadanos y el PP catalán mantienen que desde que la Junta Electoral Central ordenó dejar a Torra sin escaño ya no es diputado. De hecho, la líder parlamentaria de Cs, Lorena Roldán, se dirige en las últimas semanas a él como "'expresident'". Ahora, advierten también a Torrent de que, si le deja votar en el próximo pleno, podría enfrentarse a consecuencias penales.