09 ago 2020

Ir a contenido

PARLAMENTO EUROPEO

Los Verdes siguen sin despejar el camino para incorporar a Puigdemont y Comín

La reunión de conciliación con los eurodiputados de la Alianza Libre Europea se salda sin acuerdo

La eurodiputada Diana Riba constata tras el encuentro que sigue habiendo "muchas divergencias"

Silvia Martinez

El ’exconseller’ Toni Comín y el ’expresident’ Carles Puigdemont, con su credencial de eurodiputados en Bélgica.

El ’exconseller’ Toni Comín y el ’expresident’ Carles Puigdemont, con su credencial de eurodiputados en Bélgica. / ACN / NAZARET ROMERO

La incorporación de Carles Puigdemont y Toni Comín al grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea (ALE) del Parlamento Europeo sigue en el aire. Los ecologistas siguen resistiéndose a su ingreso y la reunión de conciliación celebrada este miércoles, entre los copresidentes de los Verdes, el belga Philippe Lamberts y la alemana Ska Keller, y los representantes de ALE, Diana Riba y François Alfonsi, se ha saldado sin acuerdo.

“Hemos constatado que sigue habiendo muchas divergencias entre las dos partes pero también que tenemos ganas de llegar a una solución consensuada, que ninguna de las partes se imponga a la otra”, ha explicado Riba tras el encuentro. “Por eso nos emplazamos a seguir trabajando en los próximos días en este camino que debe llevar a un consenso y no a una imposición. Como ALE seguiremos trabajando para que la entrada de Puigdemont y Comín al grupo sea efectiva y pueda producirse”, ha añadido la eurodiputada de ErC.

La intención del grupo es resolver la cuestión del ingreso de los dos nuevos eurodiputados, que se sentaron por primera vez en su escaño el pasado 13 de enero, “en los próximos días” aunque prefieren no ponerse ni plazos concretos ni fechas límites “porque eso nos cierra puertas y no queremos que se nos cierren”, ha insistido Riba, quien tampoco ha querido entrar a valorar los motivos aducidos por los Verdes para rechazar la incorporación de los eurodiputados catalanes. “Ellos lo han explicado en los últimos tiempos y ya explicarán sus motivos”, se ha limitado a señalar. 

"Es necesario seguir discutiendo"

En nombre de los Verdes, Ska Keller ha explicado a EL PERIÓDICO que la discusión ha sido “muy buena y constructiva”, que ambas partes han intercambiado “argumentos válidos” pero que “no hemos llegado a una decisión todavía y es necesario seguir discutiendo”. Uno de los principales motivos aducidos por su colega Lamberts, que según ha explicado a este diario tras el encuentro "sin estar convencido de la incorporación de los dos diputados catalanes" porque considera que tendrá más "consecuencias negativas" que positivas, es la cercanía de ambos a la Nueva-Alianza Flamenca (N-VA), el partido nacionalista flamenco.

Se trata de un partido que, según el belga, defiende valores opuestos a los de los Verdes. “La postura de ErC está clara. Quieren que se sumen al grupo. Pero eso no es evidente. A priori no somos favorables a esta hipótesis”, admitía la semana pasada desde Estrasburgo donde reconoció que para ellos la adhesión supone “un problema” y una incongruencia. "Entiendo sus argumentos pero todavía no estoy convencido", ha indicado.

Pese a esta diversidad de opiniones, lo que está claro, según Riba, es que “las dos partes tenemos muy buenos argumentos” y que ninguna de las partes quiere imponerse a la otra. ¿Consideraría útil que Puigdemont y Comín soliciten una reunión con los copresidentes de los Verdes para explicarse?. “Hablar siempre es útil. Siempre lo hemos demostrado y practicado, que hablen siempre es útil y nunca será negativo”, ha respondido en relación a los reproches vertidos en los últimos días por Lamberts que se ha quejado de que el líder de JuntsperCat quiere unirse a los Verdes pero que nunca se ha puesto en contacto con él. 

Posibles votación

Si Verdes y ALE siguen sin ponerse de acuerdo en los próximos días la solicitud podría terminar en una votación interna y ahí los números no juegan a favor de Puigdemont porque los Verdes tienen un peso muy superior al de los representantes de la ALE. “Si en los próximos días no entramos en un consenso claro entre las dos partes la última opción es la votación. Tendremos que hablar de si es lo que queremos hacer. Pero es verdad que un debate y un voto es una de las soluciones más claras”, ha admitido la eurodiputada de ErC. 

En caso este caso, tendrían la última palabra los 75 eurodiputados del grupo –todos salvo Oriol Junqueras- y sería necesaria una mayoría simple. Este número variará con el brexit, a partir del 1 de febrero, ya que el grupo perderá 11 eurodiputados con la salida del Reino Unido de la UE. De ellos, tres pertenecen a la Alianza Libre Europea que quedará muy aislada dentro del grupo.