25 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS EN EL PSOE-A

La crisis del PSOE andaluz alcanza ya a Sevilla

Dimiten cuatro miembros de la ejecutiva por discrepancias con Verónica Pérez y el proyecto de Susana Díaz

Julia Camacho

La secretaria general del PSOE-Andalucía Susana Diaz, este martes.

La secretaria general del PSOE-Andalucía Susana Diaz, este martes. / Europa Press / María José López

La carrera de Susana Díaz por revalidar su cuestionado liderazgo al frente del PSOE andaluz ha encontrado nuevos escollos en Sevilla, la provincia donde supuestamente tenía todo firmemente controlado.

Cuatro miembros de la ejecutiva provincial han presentado este martes su dimisión con duras críticas al proyecto comandado por Verónica Pérez, a quien acusan de poner el partido a disposición de Díaz. Unas bajas a las que la dirección del partido quita importancia pero que evidencian que, un año después de perder la Junta de Andalucía y con una valoración a la baja entre los andaluces, el susanismo ya no es un bloque monolítico en la principal federación socialista y todo puede pasar en las primarias.

Impulsar "un proyecto nuevo"

Los críticos con la todavía secretaria general empiezan así los movimientos de cara a los próximos procesos congresuales, posiblemente a partir del verano, en los que se debería dirimir la nueva dirección regional. Uno de los dimitidos, Manuel Domínguez, secretario general del PSOE de El Viso del Alcor y exdiputado provincial, justifica su renuncia precisamente en esa necesidad de impulsar un "proyecto nuevo" que sirva al PSOE andaluz para recuperar la empatía con la ciudadanía y volver a ser "ese partido transformador de la realidad andaluza que fue durante mucho tiempo".

A Domínguez se suman Jerónimo Guerrero, exalcalde de El Coronil, exdiputado provincial y miembro de Comité Director del PSOE-andaluz; y Carmelo Cubero, exalcalde de El Real de la Jara y secretario general del PSOE local, así como el alcalde Camas, Rafael Recio. Todos ellos apoyos de Díaz en su momento.

Ahora coinciden en la necesidad de "repensar dónde está el partido y a dónde debe ir", porque el proyecto actual que encabeza Díaz "está ya agotado", al tiempo que cuestionan que determinados dirigentes provinciales no hayan sido capaces de ver que su etapa ha terminado y deben dar un paso atrás.

Críticos con la oposición al Gobierno de PP-Cs y Vox

"Parece que todo iba bien fuera y dentro" del partido, lamenta Domínguez, reprochando incluso la forma de hacer oposición que se ha adoptado frente al gobierno de PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox. Y se muestran muy críticos con la actual dirección provincial, a la que acusan de tener "una venda en los ojos para no ver la realidad". "No nos sentíamos en sintonía ni compartíamos objetivos o forma de ser, por lo que no tenía sentido continuar en la ejecutiva", defiende.

Domínguez no descarta que otros compañeros con los que comparten diagnóstico se sumen a su marcha en los próximos días. E insiste en que no se trata tanto de señalar un líder cómo de redefinir primero "un proyecto ilusionante y capaz de aglutinar a todos los militantes y a la sociedad". Para ello, en los próximos días presentarán un documento base que pretenden hacer llegar a todas las agrupaciones para que los militantes inicien ese debate sobre un nuevo PSOE andaluz.