28 feb 2020

Ir a contenido

LAS CUENTAS CATALANAS

El Govern recupera el gasto precrisis pero no la inversión

La entente con los `comuns¿aumenta en 3.070 millonesel presupuesto para el 2020

"Es la primera piedra del gobierno progresista que Catalunya merece", sentencia Albiach

Agustí Sala / Roger Pascual

  Presentación acuerdos presupuestos de la Generalitat en la sede de Economía.

  Presentación acuerdos presupuestos de la Generalitat en la sede de Economía. / FERRAN NADEU

Tres años después Catalunya volverá a tener unos nuevos presupuestos. Govern y Catalunya En Comú Podem han presentado este lunes el acuerdo para las cuentas catalanas, prorrogadas desde el 2017, que crecerán 3.070 millones de euros. Eso situará el gasto no financiero no finalista (sobre el que el Govern tiene capacidad de decisión) en unos 25.680 millones de euros. El gasto corriente se situará al nivel anterior a la crisis. La inversión pública, que volverá a cobrar protagonismo con un aumento de 405 millones, hasta alrededor de los 2.000 millones, se quedará aún lejos de las cotas anteriores a la crisis. Con todo ello culmina la carambola a tres bandas de ERC y 'comuns' en Barcelona, Generalitat y Moncloa, que ha permitido pactar los números en las dos primeras tras desbloquear la investidura de Pedro Sánchez.

El Govern y los 'comuns' ya hicieron público hace algo más de un mes su primer pacto, que incluía solo los ingresos de la Generalitat. Sobresalía entonces el acuerdo de elevar la recaudación en 543 millones de euros por la vía, principalmente, de subir los impuestos. Las medidas más llamativas son la subida del IRPF a quienes cobran más de 90.000 euros al año y las modificaciones al alza en el impuesto de Sucesiones. Este lunes el vicepresidente Pere Aragonès, la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó, y la presidenta del grupo de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, han presentado el capítulo de gasto. Para escenificar que están juntos, pero no revueltos en esto, han ofrecido ruedas de prensa separadas. Mientras los 'comuns' no estaban en la sala mientras Aragonès pedía independencia para tener las cuentas que el país precisa, ni ERC ni JxCat estaban presentes cuando Albiach ha cargado contra Torra y ha definido el pacto con ERC como la antesala de un gobierno de izquierdas sin los posconvergentes.

Albiach lo ve como la primera piedra del gobierno progresista

"Son unos presupuestos muy buenos", ha sentenciado el vicepresidente, que ha destacado que se recuperan los niveles de gasto previos a la crisis (superando en 500 millones los del 2010). "Tras años de austeridad impuesta, la recuperación el gasto iniciada en el 2016 y 2017 da un paso adelante. Hoy abrimos una nueva etapa". "Revertir los recortes nos hace mejores como país", ha valorado Albiach. La líder parlamentaria de los 'comuns' ha destacado que, aunque no sean los presupuestos que habrían hecho si estuvieran en el Govern, este acuerdo con ERC no solo sirve para revertir los recortes sino para poner la "primera piedra del gobierno progresista que Catalunya merece". Ante el agotamiento que sigue viendo en la relación entre los dos socios de Govern, ha vuelto a reclamar elecciones.

Los 'comuns' celebran que se haya avanzado especialmente en dos ámbitos que para ellos eran prioritarios: el ámbito sanitario y el educativo. El primero crecerá en 908,5 millones y destacan, entre otros aspectos, que habrá 1.400 profesionales más en atención primaria respecto al 2017 y 20,2 millones extras para paliar las listas de espera, tal y como los 'comuns' habían exigido para dar luz verde a las cuentas. En el segundo, como ya adelantó EL PERIÓDICO, el aumento será de 818 millones, para una cifra total de 5.639 millones. El crecimiento en materia educativa con respecto a las cuentas prorrogadas que han regido hasta ahora es de casi el 17%. 

Como ya anunció Albiach en una entrevista en EL PERIÓDICO, la partida para guarderías pasará de 0 a 70 millones de euros. La otra novedad más significativa son 65,5 millones de euros para el plan de inversión en centros educativos para la mejora de equipamientos y retirada barracones. La negociación empezó con el anuncio de una rebaja de las tasas universitarias. Los estudiantes de las universidades catalanas pagan los precios más altos del Estado desde que las tasas empezaran a escalar a principios de década y se congelaran en el 2012 con un incremento del 67%. Ahora se destinarán 57,4 millones al departamento de Empresa i Coneixement para la rebaja lineal del 30%.

El impacto de las nuevas medidas fiscales, unido al aumento de los tributos propios y la financiación autonómica así como la evolución de la economía desde el 2017, permiten aumentar los ingresos hasta los 4.000 millones de euros con respecto a las últimas cuentas, lo que los situaría en torno a los 26.000 milloens de euros.

Las inversiones públicas suben 405 millones, un 25% más que en el 2017, hasta situarse en torno a los 2.000 millones de euros; y la partida para renta garantizada de ciudadanía aumenta 125 millones hasta situarse en los 388. Tanto ERC y JxCat como los 'comuns' insisten en reclamar al Gobierno los compromisos pendientes, que se cifraron en 1.469 millones en el 2018, y que el Ejecutivo surgido de la moción de censura se comprometió a saldar en cuatro años. Entre las cantidades estan los 759 millones de inversiones pendientes en Catalunya por no aplicar la disposición adicional tercera del Estatut. Budó, que ha reclamado que el Gobierno español salde su deduda, ha reclamado que se vuelvan a publicarse las balanzas fiscales, algo que ya no se hizo el año pasado. "Exigimos que se calculen y se publiquen".

El objetivo de déficit 2020 es inicialmente del 0% del PIB, es decir equilibrio presupuestario, pese a que Aragonès ha afeado que el Estado imponga a las comunidades algo que luego no cumple en sus cuentas. En este sentido, confía que ahora se pueda negociar la flexibilización del nivel de déficit, teniendo en cuenta que Pedro Sánchez les necesitará para tirar adelante los Presupuestos Generales del EstadoEsquerra, cuyos votos volverán a ser decisivos, ya ha avisado de que vincula su apoyo a los avances en la mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat.

Eva Granados, que ha rebajado el optimismo sobre las cuentas catalanas  -«si lo que está sobre la mesa son estos 3.000 millones respecto a 2017, este dinero ya se ha gastado», también ha advertido a ERC que estas pueden quedar en «papel mojado» sin las estatales. «Sobre las brasas de nuevos tripartitos arderán los bolsillos de los catalanes», ha clamado por su parte el secretario general del PPC, Daniel Serrano, cargando contra los pactos de 'comuns' y PSC con ERC. 

Foment, crítico con el proyecto presupuestario

Tras conocer el acuerdo de presupuestos, Foment del Treball ha lamentado que el conjunto de políticas relacionadas con la dinamización económica solo eleve su dotación en 23,8 millones de euros, que no llega ni a un 1% de los 3.070 millones de euros de incremento del gasto. En un comunicado la patronal reitera que el incremento fiscal a personas, empresas y autónomos, en relación a otras comunidades, es confiscatorio y perjudica la competitividad.