05 abr 2020

Ir a contenido

DEMANDA ANTE EL TGUE

Junqueras intenta revocar en Europa su veto como eurodiputado

Interpone una demanda ante el TGUE contra la decisión del presidente de la Eurocámara de no considerarle diputado

Pide que se anulen los actos que le impiden tomar posesión del escaño pese a la sentencia el TJUE

Ángeles Vázquez

Oriol Junqueras en el Congreso de los Diputados en una imagen de archivo

Oriol Junqueras en el Congreso de los Diputados en una imagen de archivo / SERGIO PEREZ REUTERS

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha interpuesto una demanda, que pide que se tramite de forma acelerada, ante el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) para intentar revocar la decisión del presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, de no reconocerle como eurodiputado, tras la resolución del Tribunal Supremo que le impide esta pretensión por su condena firme a 13 años de prisión, y dar paso al siguiente eurodiputado de la lista. Argumenta que esa decisión, cuya anulación propugna, altera la composición de la Eurocámara.

La ofensiva europea firmada por el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, pasa por la interposición de una demanda para recurrir y tratar de anular la decisión de Sassoli y del propio Parlamento Europeo relativa al líder independentista, que se queja de no haber sido escuchado al aplicarse la resolución de la Junta Electoral Central del pasado día 3 de declararle inelegible por su condena por el 'procés'. 

El Supremo unos días después la mantuvo y su Sala Segunda comunicó a la Eurocámara que la situación procesal de Junqueras le impide ejercer como eurodiputado por haber sido condenado en firme. Para la defensa ello priva "de ningún efecto práctico" a la sentencia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del 19 de diciembre, en la que se declaraba que la inmunidad de los europarlamentarios rige desde que son electos y que era conocida por el Parlamento Europeo. Ello, alega, vulnera sus derechos y los de sus votantes.

Acelerada

Junqueras pide que la demanda se tramite de forma acelerada por la vulneración de derechos que supone tanto para él como para las personas que le votaron para formar parte del Europarlamento.

"A la vista que el mandato de los parlamentarios europeo es de cinco años, y teniendo en consideración que ya se han consumido siete meses desde que Junqueras fue declarado electo y adquirió la condición" de eurodiputado electo el 13 de junio del año pasado "y más de seis meses desde que adquirió la condición plena de eurodiputado por la celebración de la sesión inaugural del Parlamento Europeo (2 de julio de 2019), resulta evidente que cada día que pasa sin que pueda ejercer plenamente su condición de MEP es un perjuicio irreparable para él y para sus electores, puesto que dicho mandato ya no le podrá ser devuelto por la sentencia que pueda dictarse", argumenta uno de los escritos.

En su opinión, lo ocurrido contradice "la primacía del Derecho de la Unión y del efecto vinculante de las sentencias, en vulneración de sus derechos fundamentales de acuerdo con la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del Protocolo 7 de Privilegios e inmunidades", porque en el caso del líder de ERC "no se había previamente solicitado el suplicatorio" para condenarle. El Supremo entendió que la solicitud del levantamiento de la inmunidad a la Eurocámara no era preceptivo, porque el juicio contra él concluyó la víspera de la proclamación de los resultados a las elecciones europeas. 

La defensa, en cambio, sostiene que el Parlamento Europeo le ha vetado la posibilidad de ser eurodiputado "sin oírle previamente" ni contrastar la información que pudiera aportar, "impidiéndole el acceso al expediente, tomando únicamente en consideración las comunicaciones del Tribunal Supremo y de la Junta Electoral Central de España y, por tanto, de forma parcial e inequitativa".

Según Junqueras, eso vulnera el Acta Electoral Europea al no concurrir una causa de vacancia del escaño prevista en la legislación, al haberse vulnerado la obligación de petición del suplicatorio, y el Reglamento de Procedimiento del Parlamento, al no haber constatado las evidentes incorrecciones materiales del procedimiento.